Una grabación demuestra corrupción en la PGJE…Eduardo Govea regresa $30 mil

Nov 1st, 2009 | By | Category: Articulos Destacados, Noticias

La plática se da en las oficinas de la Procuraduría General de Justicia del Estado, entre un Subdirector y un “cliente” que le ha pagado una “mordida” de 30 mil pesos por sacar adelante un expediente.

Como el “asunto” no camina, el afectado le pide que le regrese el dinero.

-Sabe qué licenciado, estuve platicando (con mi esposa) y yo quiero mi dinero.

– Sí, está bien, yo se lo doy.

– Pero acuérdese que eran 30 , y quiero mis 30.

-Por eso!. Eso es algo que no puedo hacer en este momento.

-¿Cuándo licenciado?.

-Ahorita le doy una parte, y  lo otro yo se lo tengo que quitar a Martín, porque él es el responsable de eso.

Jesús Eduardo Govea-Muy bien licenciado.

-¿Cuando? En unos días, no se, unos cuantos días, pero sí quisiera que quede claro eso: Yo entiendo que trae muchas cosas en la cabeza, que muchas opiniones le mueven la cabeza, por eso le pedí reflexione bien. No me parece justo que al final las cosas queden así, porque haga de cuenta que el bañado fui yo, y no es así.

Yo lo hago, tan es así y en señal de que lo hago, ahorita en un ratito más, ahorita que salga lo veo afuera.

-¿Y lo demás cuando sería?.

-En unos cuantos días, no se, tres, cuatro días, en cuanto yo localizo a Martín y lo ajusticio.

-Está bien, así le hacemos.

-Bueno ¿y el documento?.

-Dando y dando licenciado ¿verdad? muy bien.

El funcionario de la procuraduría es el Subdirector de Averiguaciones Previas, Jesús Eduardo Govea Orozco, y su interlocutor (que exige el pago) Víctor Hugo Estrada Magaña, del poblado Francisco González Villarreal, municipio de San Fernando, quien  había presentado una demanda en contra de su madre Graciela Magaña, y un notario, por el pleito de una herencia.

El documento a que se refiere Govea, durante el diálogo, es un recibo que le pidió a Estrada que firmara para hacer aparecer que el acto de corrupción de los 30 mil pesos, se trataba de un préstamo personal y no algo fuera de la Ley.

A GOVEA SOLO LE DIERON 15 MIL

Pareciera el tema de una película de ficción, pero en realidad.

La grabación -copia de la cual desde hace meses tienen el Procurador Jaime Rodríguez; el Sub Procurador Hernán de la Garza y el Director de Averiguaciones, Alejandro Pérez Cantú- se da en dos partes: Una, la de los reclamos y la “negociación” del regreso del dinero, y la segunda, la entrega del recurso en dos partes.

Las dos entrevistas se dan con bastante familiaridad, donde el funcionario trata a Víctor como si lo hubiera visto en muchas ocasiones.

Los 30 mil, una parte en cheque y otra en efectivo, fueron entregados por Estrada a “Martín”, un auxiliar en la Procuraduría, cuando este le dijo que el recurso era para el Sub Director de Averiguaciones porque así lo pedía.

Pero Martín –que luego sería el abogado del denunciante- se quedó con la mitad, según el decir de Govea y, para regresar la cifra completa, tiene que “ejecutar” –como él mismo dice- a su ahora ex colaborador.

En las propias oficinas de la dependencia, ni siquiera “afuera” como lo había dicho inicialmente, Jesús Eduardo comienza a pagar en abonos su acto de corrupción: Primero diez mi en efectivo en ese momento; promete los cinco mil más dentro de tres días, y los otros 15 mil cuando encuentre a Martín.

En un momento dado Estrada se niega a recibir el dinero, pero luego lo acepta, en tanto que el recibo de “préstamo” no lo firma.

Govea.- Son cuatro… cinco, y aquí están diez mil.

Estrada.- ¿Qué viene siendo eso?.

Govea.- El papel ese (que le digo).

Estrada.- ¿Ahí donde voy a firmar?.

Govea.- Ajá.

Estrada.- ¿Y los otros 15?

Govea.- Por eso Víctor,  entiéndame!. Esto es por lo que usted vino aquí, ya le dije: Aunque no es mi responsabilidad, yo voy a juntarlos y en unos dos o tres días lo veo.

Estrada.- ¿Y si no le firmo no me entrega nada?.

Govea.- Se los voy a entregar, Víctor, pero yo le estoy pidiendo de la mejor manera que comprenda que las cosas no son justas ni son así.

Estrada.- Que quede claro. Yo cuando le dije (que me ayudara) no le pedí que me firmara nada. Yo no le pedí que me firmara nada, verdad.

Govea.- ¿No quiere hacerlo?.

Estrada.- No, porque cuando yo le entregué los 15 en cheque, a Martín, ya le había entregado 15 en efectivo.

Govea.- Escúcheme bien… usted hizo un cheque.

Estrada.- Sí.

Govea.-Usted hizo un cheque y ese es un papel, y ese papel ahí está.

Estrada.- Yo se lo puedo entregar si usted desconfía de mi.

Govea.- No, no. Tan es así que no desconfié, y ese día no se lo dije pero ¿no será más fácil de esta manera? (firmar el documento de préstamo)

– Estrada.- A mi no…No vamos a discutir, aquí está su dinero.

Govea.- Mire Víctor, tenga!. Déjelo así. No, no, no vamos a discutir, yo tengo palabra, tenga, tenga!.

Estrada.- ¿Y cuándo lo demás?

Govea.- Ya le dije, dos o tres días, pero sí me gustaría entonces… Digo, el cheque es un papel y ahí está, dice usted me lo da  ¿cómo me lo va a dar?

Una llamada telefónica de la red de la Procuraduría interrumpe a Eduardo, quien solo expresa.

– Mande. Dígale que me espere!.

Y Estrada Magaña retoma la palabra:

– Eso se puede licenciado, nada más de ir al banco…Así de fácil.

Govea.- Pero ¿qué va a hacer en el banco?.

Estrada.- El cheque que se pagó a nombre de tal persona…Ahora…Me da la otra parte y yo le firmo lo que usted quiera. Usted me entrega mi dinero completo y yo le firmo lo que usted quiera.

Govea.- Guárdelo por favor, por favor.

Estrada.- Entonces, ¿p`a cuando?.

Govea.- Dos o tres días.

Estrada.- El miércoles temprano vengo con usted para hacer eso.

Govea.- Hoy estamos a diez.

Estrada.- Está bien, yo vengo el miércoles a hacer esto.

Govea.-  Estamos ¿eh?.

MARTIN Y SAUL HUERTA, LOS ENGANCHADORES

Víctor Hugo Estrada Magaña concurrió en noviembre del 2008 con los funcionarios de la Procuraduría en ciudad Victoria, dado que en Valle Hermoso -jurisdicción a la que corresponde González Villarreal- sus querellas no encontraron eco en la fiscalía.

Había demandado a su madre Graciela Magaña y al notario 213 de Valle Hermoso, Carlos Bazán Cabrera, por falsificación de documentos y “otros”.

Antes de morir su padre, Jesús Estrada Sevilla, le dijo a Víctor que le había dejado la mayor parte de la herencia de maquinaria, ranchos e instalaciones millonarias de compra y venta de semilla en San Fernando.

Pero transcurrido el tiempo, el notario Bazán sacó otro testamento en que Víctor Hugo no tenía derecho a nada, ni siquiera al rancho Santa Anita, donde radicaba, y del cual fue echado por su madre y su hermana.

En su demanda, quería que la Procuraduría sacara los libros del notario para confirmar que ahí estaba el verdadero testamento, algo que por Ley ni siquiera pueden hacer los fiscales, sino que son atribuciones de la Dirección General de Notarías del Gobierno del Estado.

Aun así, Govea y su gente recibieron el dinero y le aseguraban a Víctor que las cosas seguían adelante, investigándose, y habían citado ya al notario Bazán.

Los primeros diálogos de la entrevista y reclamo del dinero.

Govea.- Que hay!

Estrada.- Nada, nada, aquí ¿no vino Martín?

-No pues no, no quiso venir.

-¿Y eso?

-Pues pinche…pero yo quiero preguntarle cuál es el problema conmigo.

Jesús Eduardo contesta una llamada por teléfono, pero luego retoma, con el productor de San Fernando.

-Bien, que bueno que entró. Yo le quiero comentar una cosa, probablemente el mismo abogado Roché ya se lo dijo, él (Martín) tiene motivos de coraje, o de molestia hacia mi persona porque él trabajó aquí.

De hecho eso no es nuevo, él siempre ha tenido un coraje aún trabajando aquí, lo tiene para conmigo. Yo se que eso puede influir en sus intenciones de cómo pueda suceder esto.

Lo único que le quiero aclarar a usted es que nosotros, tal y como lo solicitó, le accedimos a recibir la querella, iniciamos la averiguación y se ha estado trabajando en ella.

Estrada.- No. Como Martín me dijo: Sabes que, la sentencia…va a salir a favor tuyo.

Govea.- Pero usted trajo al otro abogado.

Estrada.- Aquel bato salió peor que Martín. Aquel me dijo, yo hablé con él: Se va a hacer, sí o no. Se acuerda que le había dicho que iba a sacar el testamento que de veras hizo mi padre; a la mera hora habló con mamá, mamá le dio una feria y hasta ahí llegó.

Govea.- Pero el testamento, el problema… y lo comentamos ese día, de dónde lo vamos a sacar si el notario lo clava, dónde lo agarramos. Se puede hacer una inspección física en la notaría y la chingada, pero el detalle es que lo muestre. Entonces ¿Qué necesitamos ahí? Otros testigos que digan que sí existía ese otro testamento.

Estrada.- Ahora  que el juez de Valle Hermoso hizo la inspección, dijo: Del libro, el único que puede venir por él es el Juez personalmente.

Govea.- Es una inspección. Pero tenemos que revisarle todos los libros. Tenemos que tener un parámetro de búsqueda para saber en que libros podría estar, porque de tener libros tiene un chingo.

Estrada.-O preguntarle así como había dicho usted: Sabes qué, existe un testamento a favor de esta persona, y así verdad. Saliendo eso no hay ningún problema.

Govea.- Yo como quiera tengo programada la cita con el notario para el cuatro de diciembre.. O sea ya le estoy avisando: Necesitas venir o te vamos a consignar. Pero retomando el punto para lo que vinieron ustedes, porque yo sí quisieras que quedara claro.

Lo que Martín hizo, eso yo no lo puedo resolver.  Yo tampoco tenía que decir pinche Martín cábula. Sí me explico. Porque no es mi papel. Yo supuse que ustedes iban a arreglar sus cosas.

Estrada.- Y ahora, lo que me da mucho coraje es que yo, como se lo dije, le entregué 30, según eso que se le iban a entregar al licenciado Govea, y de esos, le dije, solo le entregaste 15, como él mismo (el mismo Govea) me dijo.

Govea.- Digo, no hay necesidad. Vamos a hacer una cosa. Yo quería aclarar que este cuate tiene motivos, rencor hacia mi, y  eso a mi me queda claro que para él hay una intención en ese sentido.

Estrada.- El problema es que como Martín me dijo: Sabes que, tu me vas a dar 30 mil pesos para el licenciado Govea, y entonces, me dijo, esos 30 son para poder trabajar el proceso.

LO HACEMOS COMO SI FUE UN “PRESTAMO”

“Martín”, el ex funcionario de la Procuraduría, figuró luego como abogado de Estrada Magaña.

Govea.- Necesito hablar con Martín para decirle: Oye responde de esto, porque no es realmente lo que pasó, ni son las cosas así. Ustedes pidieron una ayuda, se les recibió el expediente aquí y comenzamos a trabajar. Pero sí me gustaría, porque yo se que las intenciones de este cuate no son buenas…Bueno, podemos firmar algo, algo que lo haga quedar, que haga quedar esa parte.,.

Estrada.- Como si no se hubiera hecho nunca nada.

Govea.- Como si hubiera sido un préstamo entre nosotros, o no se.

Estrada.- Es cierto, sí.

Govea.- Si está de acuerdo lo hacemos, porque a mi también me molesta por la forma en que este abogado viene y me dice las cosas.

Sí me gustaría que quedara eso para la reflexión, que se pensara que nos pidieron ayuda y nosotros accedimos a hacerlo, yo particularmente.

Estrada.- ¿Y cuándo juntarían esas gentes?, por ejemplo a Bazán y a mamá.

Govea.-  Ella vino con un abogado y se abstuvo, o sea no ha dicho nada, y el notario no ha venido, por eso lo estoy juntando de nuevo.

Estrada.- ¿Y cuando se  va hacer algo en contra de los dos?

Govea.- Necesitamos seguir haciendo las diligencias…Eso de la notaría, necesitamos hacer una inspección, se manda y se hace o vamos y la hacemos.

-Estrada.- Yo creo que sí. De que hay, sí hay un testamento porque él me lo leyó a mi.

Govea.- Ah! bueno, vamos a agotar la posibilidad de que lo haya. Falta también llamar a los otros testigos.

Estrada.- Sí, porque fueron ellos los que se presentaron para declarar.

Govea.- Sí, aquí está. Inclusive aquí estoy mencionando los nombres de ellos, Francisco Reyes Moreno, (que vive en las calles Cinco y Veracruz, de González Villarreal) y Javier Mendoza niño ¿quiénes son ellos? Los testigos que firmaron el testamento.

Si usted está seguro de que había otro testamento y de que lo podemos encontrar ahí podemos ir a la notaría. El notario no puede negar el acceso del Ministerio Público

Estrada.- Sí, de que hay uno (testamento) sí hay, porque mi mismo padre, una vez que fue con Bazán, cuando  él iba a hacer el testamento me dijo: Usted es al que más le voy a dejar y es el que va a quedar mejor que ninguno.

Así me lo dijo él varias veces, que iba a dejar testamento favor mío, y ya cuando murió, Bazán mismo leyó donde yo podía disponer de toda la maquinaria y el rancho Santa Anita, y ya cuando sale el testamento resulta que es otro.

Fue cuando dije espérate y me puse a checar y resultó que el testamento era del día 17 … Pero ¿Cómo va a ser, si ese día papá estaba internado?.

Govea.- Ya se hizo, ya quedó demostrado con declaraciones de los médicos y todo eso. Ahora que si usted tiene verdadero interés en que se siga, pues se sigue.

Estrada.- Pues sí, yo lo que quiero es que, por ejemplo que junten a esas personas porque ellos me amenazaron de muerte.

Govea.- Otra cosa muy importante. Si se manda citar a los testigos que firmaron el testamento se les va a interrogar a profundidad, se les tienen que hacer muchas preguntas por el Ministerio Público.

Estrada.-  Pero allá nos dimos cuenta que mamá y el abogado con todo el dinero que dejó mi padre, lo está usando para protegerse.

Govea.- Bueno, yo los puedo mandar llamar aquí, pero no garantizo que si los mando citar la otra semana, vengan luego. Tenemos que emplear varios medios, para lo cual pueden transcurrir dos, tres, cuatro, seis días, y se necesita interrogarlos muy puntualmente, preguntarles: A ver, cómo es la oficina del notario, que horas eran cuando estuviste presente. Varios detalles que los hagan caer en la mentira.

SIEMPRE HA DICHO QUE YO LO CHINGUE,

PERO EL PROCURADOR ME LO ORDENO

Víctor Hugo, de 38 años, sigue hasta la fecha con el problema. Ahora lo asesora un abogado de Monterrey, quien comenzó el trámite por el camino correcto: A través de la Dirección de Notarías del Gobierno del Estado.

Pero la discusión continúa en las oficinas de la Procuraduría.

Govea.- Retomando, a mi me interesa dejar aclarado el punto por el cual,  a mi, me resulta muy difícil tener tratos con este abogado. Probablemente ya se lo dijo.

Estrada.- No, no. De eso no.

Govea.- En realidad el perjudicado es usted. Esa es la realidad, Martín estuvo aquí y el Procurador le perdió la confianza y me ordenó pedirle la renuncia. El siempre ha dicho  que yo lo chingué.

Estrada.- No, no, eso no, hasta ahorita no me ha dicho.

Govea.- Eso se lo aclaro para que sepa cual es la realidad. Para mi eso  es muy difícil porque él no va a entender.

Y otra vez, el Subdirector de Averiguaciones Previas toca el tema de que se trata de un préstamo personal.

Govea.- Yo le puedo ahorita, al ratito, en media o una hora, allá afuerita, yo lo veo y le doy eso. Pero me gustaría que para evitar cualquier ..Hagamos un papelito, en decir bueno, eso fue por un préstamo de más antes.

Estrada.- Sí, fue por un préstamo, pero que no tiene nada que ver en este problema.

Govea.- Así es.. muy sencillo.

Estrada.- Pero lo que yo quiero también, o sea, al pedir o no pedir esta cantidad, como va a seguir mi asunto ¿se me va a seguir ayudando?.

Govea.- Normal, normal.

Estrada.- Por ejemplo, si yo se lo pido…

Govea.- Aunque usted no volvió, como quiera eso siguió y va a seguir.

Estrada.- Como quiera ¿no va haber trabas? me han puesto trabas…Martín me ha puesto trabas, y yo soy hombre de palabra.

Govea.- Yo también.

Estrada- Y lo que no me gustó a mi, para empezar le dije,… se supone que ellos son  unos delincuentes, hay que juntarlos, entonces aparte…Yo le dije a usted, Martín entregó cierta cantidad y usted me dijo: Sí entregó, pero por mitad. Eso me molestó mucho de parte de él.

Govea.- Yo, para que usted vea que yo no tengo nada que ver, vamos a hacerle así. Estrada.- Yo tampoco tengo nada en contra de usted. Desde ahorita también que quede claro, pero el que dio más problemas en esto fue Martín, aparte de Saúl Huerta, él fue el que me dijo personalmente: Sabes que, se le va a entregar esta cantidad al señor Govea.

Estrada.- Ahorita regreso para llegar a un acuerdo.

Govea.- Pero esto, ¿con quién lo va a consultar con quién? Martín le va a decir que no.

Estrada.- ¿Usted cree  que el problema es ese, que tienen problemas personales?

Govea.- No es que desconfíe de usted, pero esto va a aparecer como que nos conocíamos de antes y hay un préstamo ahí, y eso es todo. Yo se lo doy ahorita como quiera.

Cuando se fue Martín, se fue muy resentido, pero así como se fue se fueron muchos y no fue cosa mía si no que el Procurador lo ordenó. Pero él, cuando se fue, dijo a todo mundo que yo.

A mi me parece que no tiene objeto alguno platicar o consultar nada con él porque de todas maneras va a decir, no, no, si él lo que quiere es tener un pretexto o presionarlo a usted para causar un perjuicio (www.janambre.com.mx).

Leave Comment

*