Los tres tristes tigres

Nov 16th, 2009 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria.- Cuentan sus amigos que, cuando en el 2006 fue enviado a Tamaulipas a la campaña por una senaduría, por el naciente PANAL, le echó muchas ganas, pensó que venía a ganar.

A los pocos días su ama, Elba Esther Gordillo, le llamó y le dijo que solo era de mentiritas, que no se animara mucho, que no iba a ganar.

Y así transcurrió su primera participación, tan reprimida que su nombre ni siquiera apreció en las boletas electorales que por “errores técnicos”.

Pero Enrique Meléndez cumplió al pié de la letra con su jefa: Resistió la farsa y alcanzó poco más de 52 mil sufragios.

No venía a ganar, solo a hacer acto de presencia, a pasearse por esos rumbos de Dios. No tenía que ganar.

A mitad del sexenio, en los comicios federales del pasado julio, no solo fue enviado Enrique sino todo el trío, el Trío de Malandrines, como se les conoce, que presuntamente venían a ganar las elecciones en Victoria, Madero y Mante.

Los tres ex dirigentes de la sección 30, y dizque la fuerza del magisterio panalista: Enrique Meléndez Pérez, Martín Ramos Salinas y Noé Rodríguez García.

Pero las cosas se volvieron a enfriar por una sencilla razón: El viejo Arnulfo Rodríguez se negó a apoyarlos con recursos, vehículos y personal, y se puso a las patadas con la “mamá grande” .

Y una vez más Meléndez se quedó milando, como el chinito, imposibilitado para retornar a San Lázaro por las nuevas siglas.

Esta vez ya no se partió el alma ni sudó tanto la camiseta por su partido, por su PANAL del alma cuya propiedad mantiene su ama y señora.

El hombre apenas logró alrededor de siete mil sufragios, en tanto que sus colegas solo se presentaron a dar lástima.

Está confirmado que, una vez más, el Partido Nueva Alianza se dispone a hacer el ridículo en le proceso que viene, o bueno, a hacerla de palero.

Y surge la pregunta ¿que irá a pasar con el trío de malandros?.

Nada se ha dicho de ellos y, por el momento, la gerencia estatal del partido de Elba tampoco ha mencionado algo sobre precandidaturas.

Según esto representan la “fuerza gordillista” en Tamaulipas, aunque antes que ellos está una mujer que sí ganó una alcaldía con el apoyo tricolor y del PANAL.

Se trata de la alcaldesa de Nueva Ciudad Guerrero, la única dama que hoy detenta una presidencia municipal en nuestra tierra cueruda.

Y hay un diputado local también, producto de la mafia tricolor panalista.

A nivel estatal, el gerente Sergio Flores Leal nada de muertito recordando las cifras de posibles votos que no se concretan.

A decir de los picudos electorales de Elba, en nuestra entidad aterrizan en la nómina magisterial alrededor de 43 mil cráneos.

De ellos, en promedio 30 mil son los profesores; los demás administrativos.

Pero de esos 30, hay aproximadamente cinco mil que cobran pero no ejercen, o bien están comisionados en muy diversas funciones.

En la nómina de aviación hay ex altos funcionarios y sus esposas, que ya no quieren volver a las aulas, ex diputados locales y federales y ex integrantes de la sección 30.

Pero esos potenciales votos simplemente no se manifiestan, no hay la instrucción de que así sea.

Una vez más, los dirigentes panalistas se disponen a hacer el ridículo, a menos que la señora mande otra vez a Los Tres Tigres que, si no los manda con lana suficiente, serán lo que las otras ocasiones: Tres Tristes Tigres.

A partir de julio nada se ha sabido de esos tigrillos.

Unos dicen que están en el DF y cobran como si trabajaran 30 horas diarias.

Otros señalan que viven en California, donde asisten a cursos permanentes de capacitación en grilla barataria.

Los más adictos al trío manifiestan que Meléndez está en preparación para quedar en la dirigencia y, en su tiempo,  heredar el temible cacicazgo de Elba Esther.

Debe recordarse que el cacicazgo no es cualquier baba de perico: En 65 años de historia, el gremio, el SNTE ha tenido 60 de cacicazgos con apenas dos individuos y una individua. Así como lo escuchó usted: Tres caciques en 60 años: Jesús Robles Martínez, Carlos Jonguitud y Elba Esther Gordillo ¿seguirá Meléndez? Parecde muy ojona…

Mientras tanto, ahí está Checo Flores haciendo el ridículo y respondiendo a la prensa con monosílabos.

Habrá que esperar porque a lo mejor de la noche a la mañana aparecen los felinos dispuestos a ganar sufragios.

Su compromiso con la ama debe ser muy fuertes, pues por ejemplo, Martín ”El Negro” Ramos renunció a la delegación del ISSSTE para cumplir la “comisión” como candidato en Madero.

Pero mejor nos vamos, no vayamos a encontrar por ahí a un tigrillo de esta talla, indignados por una herida política.

Leave Comment

*