Entre comillas

Jun 30th, 2010 | By | Category: Editoriales

Por.-  José Luis Ávila.

Hasta el cielo lloro.

1.- La voz del maestro de ceremonias retumbo por todo el Poliforum de esta capital cuando entraron los restos del amigo  a estas instalaciones y casi de inmediato ante cientos de gentes se escucho  “ sin señor, con ustedes Rodolfo Torre Cantú”, tal y como se hacia en su campaña,  eso basto para que la mayor parte de quienes estaban ahí dejaran rodar una lagrima en sus mejillas en memoria del Doctor, pero también   por el triste momento que se vivía, no se podían contener, hasta el cielo lloro;  y es que la muerte de un candidato en plena campaña   no ocurría desde que mataron al también inolvidable,  Luis Donaldo Colosio Murrieta, en Lomas Taurinas, aquella tarde fatídica del 23 de marzo de 1994.

Y  la verdad es que el  asesinato de Rodolfo Torre Cantú, aspirante al gobierno de Tamaulipas, sucede en un entorno nacional convulsivo, por ello antes de tomar la palabra el Gobernador del Estado, Eugenio Hernández Flores,  de manera unánime se aclamo Justicia, Justicia, Justicia, palabras iban y venían pero todos coincidían en una sola voz, Justicia.

Por ello uno no se explica como es posible que los principales actores políticos del país, en lugar de conciliar y llamar a la concordia, a la unidad nacional en estos momentos de zozobra, siembran vientos de cuyas tempestades ya dejaron de escapar;  pues “solo así lo detuvieron con balas cobardes”, fue también el reclamo.

Claro es que con esto Tamaulipas se encuentran en el ojo del huracán, y los ejemplos están que no se llegue a conciliar o establecer acuerdos es otra cosa, y desde aquel 17  de mayo, fecha cuando también fuera asesinado   José Mario Guajardo Varela, candidato del PAN a la alcaldía de Valle Hermoso, ya se veía reflejado un panorama no tan halagador para estas elecciones.

Situación que con ello se refleja  el grado de explosividad electoral en los quince estados que renovarán gobiernos estatales y municipales, la mayoría el 4 de julio, y Tamaulipas  no es la excepción ya se vio.

Igual se recuerda a, Rafael Barrientos, precandidato del PRI a la Presidencia Municipal de Méndez, quien fuera abatido  en 2004, y luego tres años mas tarde, el panista Juan Antonio Guajardo Anzaldúa, ex alcalde de Río Bravo en dos ocasiones, “que triste panorama vive Tamaulipas”.

Por lo pronto resulta  imperioso que los partidos políticos  moderen su lenguaje y dejen de incitar a la violencia, mensaje que hasta los mismos gobernadores quienes estuvieron ayer aquí en esta capital como Colima, Coahuila, Chihuahua, Durango, Hidalgo, Estado de México, Nayarit, Querétaro, Nuevo León, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sinaloa, Tabasco, Veracruz y Yucatán, lleven este mensaje  ante momentos difíciles.

De tal manera que tampoco son momentos para echarle mas leña al fuego pues todos debemos  hacer nuestra  parte para distender el ambiente, con el único propósito de llega a la civilidad, a la paz y a la concordia, y  no a la violencia en cualquiera de sus formas, sino  al debate sereno y juicioso, no a la destrucción del contrario.

El país necesita certidumbre, no agitación, aunque en estos momentos Tamaulipas se encuentre consternado, agraviado ante los hechos ocurridos en contra del que fuera candidato del PRI a la gubernatura Rodolfo Torre Cantú, por ello dijo el Gobernador Eugenio Hernández Flores que estos hechos no deben quedar impunes “ y no lo permitiremos”, con esto no se descarta que se viven hoy tiempos aciagos por  tanta sangre vertida, tanto duelo, tantas vidas malogradas, por ello se debe poner calma para detener la barbarie que atrapa al país. Ya veremos los resultados. Correo electrónico; joseluis_avila_2@hotmail.com

Leave Comment

*