Porfirista de hueso colorado, Mainero construyó el monumento al traidor

Jul 31st, 2010 | By | Category: Reportajes

Sus restos descansan ya en la Rotonda de los Tamaulipecos Ilustres, pero ¿Merece estar ahí? La historia no le ha juzgado su lado malo.

¿Quién fue este hombre? La inmensa mayoría de los victorenses lo idolatran sin conocerlo.

Una o muchas colonias llevan su nombre, y escuelas y parques y hasta un municipio.

En Victoria, al crearse la colonia, la intención era «bautizarla» como “Melchor Ocampo”, como lo dispuso el propio Gobernador Mainero.

El hecho es que Don Guadalupe murió y se decidió por darle perpetuidad a su nombre.

Fue un individuo de controversia. Y lo sigue siendo.

¿Un tipo imperialista? ¿conservador? ¿retrógrado? ¿porfirista? Parece que sí, no se apartó un céntimo de la política de Don Porfirio.

Mainero se reeligió una vez como Gobernador del Estado.

Muy amigo de Porfirio Díaz, se dijo que  iría al gabinete del tirano.

Pero el ansiado visto bueno se le vino abajo, cuando promovió la construcción del monumento a Agustín de Iturbide, en Viejo Padilla, en el lugar de su fusilamiento.

PESE A TODO, FUE UN TIPO «SUERTUDO»

La biografía más completa de Don Guadalupe la escribió Laura Hernández Montemayor, en 1981, estudiante de la  Universidad Iberoamericana, como tesis profesional.

La vida de Mainero fue breve, apenas 45 años.

Había nacido el 12 de diciembre de 1856…De ahí su nombre (Lupito).

Sus orígenes son Matamoros. Abogado por el colegio de San Juan de allá mismo.

Podría considerarse que fue un tipo «suertudo», como se dice ahora.

Como periodista escribía en El Progreso, El Cronista, El Bravo de allá mismo.

Dice su biógrafa que, en 1884, el Gobernador Rómulo Cuéllar se dio cuenta que Mainero le enderezaba críticas hacia actos de su administración.

Entonces, Cuéllar fue, lo vio y, en lugar de recriminarle, lo invitó a que colaborara con él para que le ayudara a componer las cosas.

Le ofreció la chamba, nada menos que de secretario General de Gobierno

Y aquel profesor de Filosofía del propio colegio aceptó la invitación. Colaboró como Secretario General entre 1884 y 1888.

Tenía dicho trabajo cuando se caso a los 31 años con Aminta Blanco Núñez de Cáceres, hermana de Othón, de cuya relación nacieron dos hijas.

SOLO RESALTAN SUS BONDADES

En realidad hay poca información respecto a Mainero.

El Diccionario Biográfico de Tamaulipas de Juan Fidel Zorrilla y Carlos González Salas, no expresa que Mainero se reeligió como Gobernador.

Tampoco mencionan los incidentes del monumento a Iturbide.

Y menos el Diccionario Histórico Biográfico de la Revolución Mexicana en el Estado de Tamaulipas.

Pareciera que solo se quiere  mencionar «lo bueno» de Don Guadalupe.

Pero Hernández Montemayor sí establece que fue electo Gobernador en 1896 para culminar su mandado en 1900. Pero se reeligió para un segundo periodo 1900-1904, que no logró terminar porque lo sorprendió la muerte en el Palacio de Gobierno, que ahora es la Presidencia Municipal de Victoria.

No se sabe “oficialmente” de qué falleció.

Zorrilla y González Salas dicen que en Tamaulipas encausó la política de construcción de caminos para vincular las zonas productivas; aumentó el presupuesto del área educativa, reorganizó el instituto literario, estableció escuelas de párvulos, y organizó el primer congreso pedagógico de Tamaulipas.

DECIA GUADALUPE: DON PORFIRIO YA «CHOCHEA»

En su tesis, Hernández Montemayor resalta que Mainero ya vislumbraba la revolución.

Cuando el Gobernador regresó de uno de sus viajes a la capital, un colaborador le preguntó.

-¿Cómo dejó usted al general Porfirio Díaz?.

-Desafortunadamente muy bien.

-¿Por qué señor?

-Porque la chochez de Díaz nos  va a costar una revolución.

Eso fue en 1900, y la revolución llegó diez años más tarde, cuando había muerto el abogado matamorense.

Como Gobernador, Mainero introdujo el alumbrado público en Victoria.

Esto ocurrió en 1900, como lo confirma el cronista de la capital, Antonio Maldonado Guzmán.

Se hizo  a través de un contrato con Manuel González hijo, el hacendado, ahijado de Don Porfirio, colaborador de Mainero. Era uno de los hombres más ricos de México.

EL PROBLEMA CON EL MONUMENTO A ITURBIDE

La controversia nacional e internacional se suscitó cuando Mainero envió al Congreso y este aprobó un decreto para honrar a Agustín e Iturbide con un monumento, en Padilla.

Una placa debería decir:

-Agustín de Iturbide nació en Valladolid (hoy Morelia) el 10 de agosto de 1783.

-En este lugar fue ejecutad el primero de julio de 1824 a las 6 P.M.

-Como mexicanos deploramos la ejecución del consumador de la independencia.

-Como republicanos y ciudadanos de este estado hacemos constar que la ejecución se debió a un acuerdo del Congreso Nacional.

El Gobernador fue criticado severamente por ciudadanos e instituciones de todo tipo, no solo liberales.

Mainero se defendió ante la prensa y construyó el monumento, pero con algunas modificaciones en la citada placa, que al parecer le ordenó Don Porfirio.

-Como mexicanos deploramos que haya sido necesario ejecutar al consumador de la independencia nacional.

Y las preguntas siguen en el aire ¿por qué honrar al traidor?.

El monumento fue destruido en los años sesentas del siglo pasado, cuando se enfrentaron Caballeros de Colón y Masones. No se sabe a donde fue a parar.

El pedestal en que fue colocado, fue destruido por los ladrones de piedra de Viejo Padilla.

SIETE DIAS DE DUELO POR SU MUERTE

Hay quien dice que Guadalupe murió en el despacho del 17 Hidalgo, donde a la vez estaba la Casa de Gobierno.

Sin embargo, Laura Hernández dice que Mainero había pedido un permiso varios días antes porque estaba enfermo.

Falleció a las 12:20 horas de ese 10 de agosto de 1901.

El Congreso del Estado declaró nueve días de duelo oficial en Tamaulipas.

Al día siguiente fue sepultado en el Panteón del Cero Morelos, en punto de las nueve de la mañana.

Sus restos permanecieron allí hasta enero de 1999 cuando fueron sacados para llevarlos a la Rotonda de los Tamaulipecos Ilustres.

Hernández Montemayor establece:

-Mainero era un porfirista ciento por ciento, y no lo decía, lo demostraba (en cuanto al desarrollo material del país, pero pensaba que era necesaria la democracia para el verdadero progreso).

Al tomar protesta de su segundo periodo, en 1900, decía lo que algunos gobernantes recientes han repetido.

-Ofrecí que no toleraría a mi lado personas que explotasen a Tamaulipas en ningún sentido, a título de ardientes partidarios míos, y tengo la firme convicción de que no  ha habido cerca de mi favoritos…

Pero en Don Guadalupe, fue un explotador y negrero de los reos de Tamaulipas, a los que esclavizó para construir las obras públicas que tanto se le elogian, lo cual luego abordaremos.

http://www.janambre.com.mx

One comment
Leave a comment »

  1. Traidores los del congreso que lo aprobaron primero como emperador y lo desconocieron posteriormente en forma totalmente ilegal, pésele a quien le pese Iturbide no solo fué el consumador de la independencia sino su iniciador, todos los anteriores no querían la independencia de España querían derrocar al Virrey y apoyaban a Fernando VII. Por eso como patriota yo si lo reconozco y aclamo en este bicentenario que celebramos en fecha errónea, «Viva Agustín de Iturbide liberador de México y su legítimo emperador»

Leave Comment

*