"Me invitaron pero nunca quise ser guerrillero": Eduardo Alcalá

Ago 21st, 2010 | By | Category: Articulos Destacados, Entrevistas y Crónicas

Luchar por sus ideales le ha costado la cárcel y la persecución policiaca de aquellos años, cuando el sistema era autoritario y aplicaba a los líderes la temible “disolución social”.

Desde muy joven, como estudiante de preparatoria en Tampico, Eduardo Alcalá Ruiz ha participado en las luchas sociales y uno de los logros, junto a otros líderes, fue la plenitud de la autonomía universitaria en 1972.

Nacido en la vecina entidad potosina, Alcalá es licenciado en Derecho y quien se considera el presidente legal del Concejo Cívico de Instituciones y Ciudadanos de ciudad Victoria.

En su tiempo participó en la formación del Partido Mexicano de los Trabajadores al lado de Heberto Castillo y otros ex líderes del movimiento del 68´.

La gran persecución en su contra se dio cuando, junto con otros asesores, pretendieron formar un sindicato en lo que es el periódico El Sol de Tampico.

-¿Tiene muchos años en la lucha social? ¿como empezó?.

-Estuvimos en la universidad en la lucha por la autonomía en 1967, siendo estudiante de preparatoria en Tampico. De ahí seguí en la facultad de Derecho y en 1972 nos correspondió ser partícipes directos para la autonomía legislativa, en donde se logra que se de el Estatuto Orgánico y que sea una de las primeras universidades en el país realmente autónomas.

Aparte, lo principal fue que la propia universidad se diera su legislación y ya no estuviera sujeta al Congreso del Estado. Esa autonomía que se alcanza en 1967 y se concluye en 1972 es lo que le da a la Universidad su fortaleza.

Los movimientos indudablemente fueron muy criticados por la inciativa privada y las autoridades gubernamentales.

-A tantos años ¿cómo se valora la autonomía?

-Vimos crecer a la unviersidad como un organismo autonómo, en donde a sus aulas llegaban estudiantes de escasos recursos principalmente, lo que anteriormente era muy difícil en cuanto a que no había el cupo necesario.

Después del movimiento de la autonomía y de haber cursado la universidad en Tampico, Alcalá efectuó un recorrido por todo el país con un grupo de militantes de izquierda comandados por Heberto Castillo.

-En 1973 nos integramos al comité nacional para la formación de un nuevo partido político con el ingeniero Castillo, el Partido Mexicano de los Trabajadores, que fue el que se constituyó después de haber recorrido el país.

En ese recorrido estuvo al lado de elementos como Demetrio Vallejo y Valentín Campa, Cabeza de Vaca, con Eduardo Valle y otros, que tuvieron participación en 1968 y posteriormente se integraron a diversos movimientos sociales.

-Pero esas izquierdas las absorvió el gobierno ¿ya no hay izquierdas íntegras?.

-Bueno, quisiera señalar que precisamente a nosotros se nos criticó mucho porque se nos señalaba como “aperturos”, en razón de que no quisimos participar  con el Partido Comunista, con el Frente Cardenista (“ferrocarril”) que en ese entonces se estaba formando, ni con algunos otros que estaban dentro de la izquierda ya constituidos.

Mas tarde viene a constituirse el Partido Mexicano Socialista, cuando el PMT se une con el PC, y así sucesivamente hasta llegar al Partido de la Revolución Democrática.

               SINDICATO EN EL SOL DE TAMPICO      

Fue precisamente cuando las autoridades le giraron orden de aprehensión, cuando Alcalá Ruiz tuvo que abandonar Tamaulipas y se refugió en el Distrito Federal.

-Fuimos víctimas en 1973 precisamente en razón de que estábamos asesorando para la formación de un sindicato en el periódico El Sol de Tampico. Asesorábamos a los trabajadores Carlos Eduardo Lopez Torres y yo su auxiliar. En ese entonces la cadena era del Coronel GarcíaValseca.

-¿Los persiguieron?

-Nos metieron a los soldados y se giró orden de aprehensión en contra de los dos asesores, Carlos Eduardo y su servidor, y a él lo aprehenden y yo logro salir de Tamaulipas.

Nos aventaron todo el código federal y del fuero común. Los delitos por los cuales nos procesaron eran todos los que contenían los códigos.

-¿Disolución social?

-Carlos estuvo recluido en Monterrey y en Tampico, cerca de cuatro años. Yo me salgo de Tamaulipas y me voy al Distrito Federal y me integro al senado y recorro todo el país. No me fui a esconder, independientemente de que sabía que había una situación persecutoria, entendí en mi lucha y recorrimos la República para formar el partido.

Pero si no estuvo como “cliente” de Topo Chico o Andonegui, en diversas regiones del país le tocó la cárcel junto con otros activistas del PMT

-En aquel entonces las fuerzas del orden no permitían anda, lo que es nada, que no fuera del partido gubernamental. Te veían que estabas pegando propaganda de algún otro órgano político y te detenían, sin que tuvieras delito.

-Luego nació el PRD ¿por qué no se han puesto de acuerdo en formar un solo grupo, un solo partido?.

-En general el problema que tenemos es indudablemente la facilidad con que los cuadros que se han formado dentro de la izquierda son coptados por el gobierno, es decir, desgraciadamente seguimos en la actualidad: O te alíneas o de chingas, si te alíneas te dan todo y te siguen permitiendo que estés con una careta de luchador social.

-¿Han cambiado los métodos del sistema?

-Sí en cuanto a que ahora se han perfeccionado más.

-Las condiciones del país ¿son para radicarlizar un movimiento? ¿Hay menos necesidades ahora?

-No, la pobreza ha ido en aumento. Cada día la población vive más paupérrima, y eso no es mas que un caldo de cultivo. Nuestro país no ha logrado avanzar realmente en el aspecto económico, en la distribución de la riqueza. No se en que momento nos perdimos.

-¿Nunca participó en grupos radicales armados? ¿lo invitaron?

-Sí nos invitaron, éramos estudiantes univesitarios. En 1970 en las guerrillas, en Tampico y Madero anidaron líderes de esas guerrillas. Fue muy sonado el hecho de que en una secundaria estaba gente de ellos. Indudablemente nos contactaron para que recibir entranamiento, pero no era nuestro objetivo, no consideramos que fuera el momento para ese tipo de acciones y no aceptamos participar.

-¿Cómo fue su relación con ellos?.

-La cercanía que llevamos con esa gente era mucha. Ellos estaban interesados en estudiantes y obreros. Estoy hablando de los setentas cuando la lucha de los electricistas, cuando se hicieron grandes manifestaciones en Tampico.

En ese tiempo se conformó lo que era el ejido El Blanco, que se tuvieron que tomar esos predios e indudablemente no fue fácil obtener.

-Eduardo Alcalá Ruiz no alcanzó a ser candidato a la alcaldía de Victoria por el Partido Convergencia ¿qué proyectos tenía?

-Las necesidades son muchas, y que los gobiernos priístas no han puesto atención a los mismos. Tenemos una ciudad de obreros y trabajadores, de ellos un gran número en la construcción, y otros que utilizan la bicicleta como medio motriz.

Tan solo en los últimos 30 años de la ciudad ningún gobierno ha hecho nada por esa clase trabajadora, en donde te expones la vida diariamente al salir a tu trabajo.

-¿Los ciclódromos?

-Sí. Deberíamos tener una red de ciclovías en la ciudad. Eso es lo que nos proponiamos, no arboladas como alguien dijo por ahí. Yo no quiero una ciclovía para la burguesía. Yo quiero una ciclovía para resolver un problema social, en donde al año diez personas mueren mínimo por atropellamiento. No es posible perder una sola vida por falta de una sensibilidad social.

www.janambre.com.mx

Leave Comment

*