El orgullo del alcalde: Comprar un carretón y su mula para el servicio de limpia

Sep 10th, 2010 | By | Category: Reportajes

CANACO VICTORIA LLEGARA AL SIGLO, SE FUNDO EN 1919

El alcalde informaba con orgullo haber comprado un carretón y una mula para el servicio de limpia de la ciudad.

A petición del regidor Antonio Carlos Valdez, el ayuntamiento tomó una de las decisiones más interesantes: La compra de escupideras para el salón de actos (era de lujo).

Ya había cuatro  prostíbulos , o «casas de asignación» que pagaban impuestos al municipio. La principal era la de «Josefina».

Apenas se pensaba ponerle bancas al Paseo Méndez y árboles a la avenida 23, o de la Independencia de entonces.

Había muchos taxis que cobraban 50 centavos «por viaje». Las tarifas las autorizaba el cabildo.

Los miembros del Club Deportivo Victoria comienzan a practicar el tenis en el Paseo Méndez.

El Registro Público de la Propiedad lo llevaba el municipio.

Ya había el servicio de agua entubada en la ciudad.

El Gobernador era Don Andrés Osuna, quien fijó su residencia frente al palacio de Gobierno (Alameda e Hidalgo), en lo que luego sería el Hotel Palacio.

La trituradora de piedra del Gobierno del Estado se ubicaba en lo que ahora son oficinas gubernamentales, antigua escuela Leona Vicario (17 Hidalgo  y Juárez).

Industriales había varios, entre ellos B. Chávez González, que fabricaba pastas; los cigarros de hoja eran de Aureliano Coronado y Rafael Zurricanday; Doña Rafaela G. Viuda de Terán fabricaba ladrillo, y la jarciería era de Pablo Flores. Eugenio Mier también tenía pastas y Patrocinio Lozada fábrica de cigarros.

Comerciantes eran muchos, pero sobresalían los de origen extranjero, como los Filizola y Lavín e hijos, que incluso importaban muebles y ropa europea y americana a través de Matamoros y Tampico.

Los alcaldes se cambiaban como camisas: Jesús Gómez, Jesús María Garza Cantú y Porfirio Sánchez, en un año.

La capital tenía un promedio de 17 mil habitantes. En general, la población urbana y rural había disminuido como consecuencia de revolución.

En la ciudad había pocos ambulantes. Estaba prohibido vender raspas por el antihigiénico manejo del hielo y los jarabes.

PRIMERAS LABORES SOCIALES

En este marco se dio origen a la Cámara Nacional de Comercio de Ciudad Victoria, la que nacería precisamente el tres de abril de 1919. Fue la cuarta de Tamaulipas después de Matamoros, Tampico y Nuevo Laredo.

Los comerciantes se reunieron la noche del tres de abril, nombraron su directiva y aprobaron sus estatutos.

Luego lo comunicaron al ayuntamiento, donde en sesión del 12 se dio a conocer la creación del nuevo organismo.

Pero fue hasta el 23 de febrero de 1920 (Crónica de Victoria, de Vidal Covián Martínez, 1984) cuando se difundió otra buena noticia: La Secretaría de Industria y Comercio le dio el reconocimiento a la Cámara.

Y desde entonces, aunque en ocasiones con diferencias con la autoridad, el sector comercio ha colaborado en el desarrollo de Victoria.

En 1920 el ayuntamiento ordenó a los comerciantes que no envolvieran sus productos en papel periódico sino en papel de estraza, y todos acataron la disposición.

Luego colaborarían para la construcción de un puente  de madera que comunicara del centro de la ciudad a la colonia Mainero. Algunos recién llegados a Victoria se burlaban de los constructores, entre ellos Cipriano Cumpeán y Vicente Avalos, porque decían «ese río no lleva agua».

Dice la crónica: La Canaco local inició una colecta entre sus miembros para la construcción del puente sobre el Río de San Marcos.

En la obra también colaboró decididamente la colonia China (de chinos).

El auge del comercio y la industria se demostró en la feria que se efectuó del uno al 31 de mayo de 1920, concesionada al particular Francisco Lerma.

Otra de las primeras acciones de la CANACO, como organización, fue solicitar en 1923 al municipio, permiso «para contratar veladores  particulares para que vigilen los comercios de la avenida Hidalgo. Eran los conocidos «serenos», que se encontraban a cada dos cuadras».

De acuerdo con el acta constitutiva de la Canaco Victoria, ese tres de abril se reunieron un grupo aproximado de 60 personas en el local que entonces ocupaba la Cámara Agrícola y Ganadera de Tamaulipas.

Previamente a la asamblea, se había nombrado una Comisión Organizadora que presidía con Bernardo Zorrilla Beltranilla, uno de los más prominentes productores y hombres de negocios de Victoria, llevando como secretario al señor Carlos Núñez de Cáceres.

Al comenzar la asamblea, la Comisión dijo  conocer un informe verbal de sus gestiones y últimas actividades, entre ellas el proyecto de estatutos, «que la susodicha comisión formuló para regir a la Cámara Nacional de Comercio de Ciudad Victoria», como dice la primera anotación en el libro de actas de la organización.

Todos los presentes aprobaron el proyecto de estatutos, con «solo una ligera modificación», según el documento, y entonces se declaró creado el organismo.

De acuerdo con la vieja Ley porfirista del 12 de junio de 1908, se prohibía a los socios (se sigue prohibiendo) hablar de política.

Fue hasta 1917 por acuerdo del Presidente Carranza, cuando se organizó el primer congreso nacional de comerciantes. De paso, en alrededor de 20 días de trabajo de los delegados, se le dio vida a la Confederación de Cámaras de Comercio de la República Mexicana.

La Ley de Don Porfirio siguió vigente hasta el 26 de agosto 1941, cuando, a través de otra Ley,  a las Cámaras de Comercio se les dio personalidad jurídica propia.

A la fecha los organismos se rigen por una ley que entró en vigor el primero de enero de 1997.

LOS PRIMEROS LIDERES

Dice el acta constitutiva que «acto seguido procedieron a la elección de una Directiva y Comisario que deberán funcionar durante el presente año…»

Allí resultaron electos por haber obtenido mayoría de votos, los siguientes.

-Presidente: Carlos Núñez de Cáceres

-Primer Vocal: Bernardo Zorrilla

-Segundo Vocal: Benito Haces.

-Tesorero: Dionisio González

-Secretario: Alfonso Díez

-Comisario Propietario: José Sierra Torres

-Comisario Suplente: Nazario Assad.

El Presidente, Don Carlos Núñez de Cáceres, declaró formal y solemnemente constituida la Cámara Nacional de Comercio de Ciudad Victoria.

Con ello terminó el evento, acordando que la Junta Directiva gestionara inmediatamente ante la Secretaría de Industria y Comercio la aprobación del acta constitutiva y de los estatutos, «para que la cámara pueda funcionar legalmente, firmando de conformidad todos los presentes».

Las primeras firmas que aparecen, son las de Benito Haces y Bernardo Zorrilla.

Algunos comerciantes escribieron el nombre de sus negocios y luego el nombre de ellos o la firma.

Como socios fundadores aparecen varias personas de origen chino.

La Ley de 1997 establece:

-La actividad de las Cámaras será la propia de su objeto, no tendrán fines de lucro y se abstendrán de realizar actividades religiosas y partidistas.

Artículo 13o.- Las cámaras deberán contar por lo menos con el siguiente número de afiliados:

Tratándose de una cámara de comercio o una cámara de comercio en pequeño:

a)  Veinte por ciento del total de las empresas comerciales y sus establecimientos ubicados en la región correspondiente, o

b)  Quince por ciento del total de las empresas comerciales y sus establecimientos, ubicados en la región correspondiente, siempre que el personal empleado por las empresas afiliadas represente por lo menos treinta por ciento del personal total empleado por las empresas comerciales y sus establecimientos en la región.

http://www.janambre.com.mx

Leave Comment

*