Huyen de los cobradores

Dic 12th, 2010 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria.- Hay apuestas a que no todos los alcaldes electos de Tamaulipas  rendirán su respectiva protesta de Ley antes del uno de enero y tomar a su cargo las respectivas responsabilidades.

El motivo serían los temores a ser víctimas de la violencia por lo cual pusieron pies en polvorosa, huyeron como se dice en lenguaje común.

Los rumores van y viene y dicen que varios alcaldes fueron “invitados” a tomar protesta de Ley junto al Gobernador Egidio Torre Cantú, el mero uno de enero en el Polyforum Victoria.

Si embargo parece que no ocurrirá así. Todos menos uno tienen la intención de instalarse en el cargo no el uno sino antes.

Y es que el presidente de Cruillas, José Felipe García García sigue “desaparecido” desde hace tiempo.

Su lugar sería ocupado por el suplente, Héctor Vargas Saldívar, aunque poca difusión se le ha dado al asunto.

Por lo demás, de la frontera chica nos informan que no hay por que no concurran los favorecidos con el voto popular, incluyendo a la profesora María del Carmen Rocha Hernández, de Camargo, la única que ocupará chambita por la vía del Partido de la Revolución Democrática.

Es más, hay algunos ediles que decidieron “madrugar” en su protesta, como el de Reynosa, Everardo Villarreal Salinas, quien lo hará el 26 de diciembre.

-¿Por qué tan temprano?, le preguntamos.

-Así lo acordamos con el saliente.

La interpretación es que Oscar Luebbert Gutiérrez, el que se va, tiene prisa por dejar la alcaldía. Tal vez se quiere ir a vivir en definitiva al lado gringo ¿o ingresar a gabinete de Egidio?.

No es el único que tiene prisa por entregar la responsabilidad, aunque no sea precisamente por temor a la violencia sino porque ya no soportan a los cobradores, como el de Victoria, Arturo Diez Gutiérrez; el de Altamira, Héctor Villarreal Martínez, el jaibo Oscar Pérez Inguanzo, y por supuesto el tramposo de San Fernando, Alejandro Franklin Galindo.

La mayor parte de los electos tomarán la protesta el 31 de diciembre. Y es que tienen que estar en posición de firmes el uno de enero en la ceremonia en que se instalará el Gobernador Egidio Torre Cantú.

Otros presidentes llegarán desde el 30, como Diego Guajardo, de Río bravo, y Humberto Flores Dewey, de Mante.

En Matamoros, Alfonso Sánchez Garza tendrá su evento el 27, o sea, cinco días antes de lo que señala la Ley.

De todas maneras, se supone que el ejercicio administrativo comienza el uno de enero y, por tanto, cualquier firma o negocio que atiendan en los días previos no tendrá validez.

Ahora bien, sobran locos por ahí como Alvaro Villanueva Perales, de Victoria, cuando hace seis años se fue a instalar en el sillón exactamente a las doce de la noche, como si le urgiera.

La que quiere hacer lo mismo es Doña Magdalena Peraza Guerra, de Tampico, quien protestará el mero 31, pero quiere realizar la primera sesión de cabildo en horas de la madrugada del día primero.

Se entiende que los que llegan a las alcaldías ya saben que no tendrán chequera libre desde las cero horas del uno de enero por aquello de los engorrosos trámires bancarios.

Los presidentes que se van, dan de baja las “huleras” de que disponen, y los que vienen deben abrir nuevas y da la casualidad que el uno de enero es sábado y los bancos tienen cerrado.

Y bien, desde ahora se pronostica que ningún alcalde huirá,  está arrepentido de haber obtenido la chambita. Al menos por el momento, porque dentro de tres años estarán en las mismas condiciones que los que ahora van de salida.

Lo que sí es cierto, es que en los primeros de enero –a partir de la primera sesión-no pocos regidores y regidoras abandonará la chambita.

Las mujeres se irán con el mote de “juanitas” para dar paso a sus maridos (por lo general las del PAN, PRD, PT y Convergencia) con los que integraron las fórmulas.

En Altamira se rumora que, de la planilla del PRI, la triunfadora, dejará la chambita la novena regidora, Rina Judith Gallegos Herrera, para dejar su lugar a Esteban Ruiz Lozoya, el dirigente de la organización “Emiliano Zapata”.

Pero también en Victoria se rumora que el alcalde Miguel González Salum arrancara con un ayuntamiento “ajustado”.

El rumor es que pedirán licencia el síndico Javier de los Santos Valero y su suplente Juan Pablo Casanova Báez, para ocupar chambitas administrativas.

Y claro que se puede, el lugar lo ocuparía el otro suplente de síndico o bien de los regidores.

Por cierto, a “Migue” le tocó un ayuntamiento de “juniors” inútiles que seguramente solo le darán dolores de cabeza, aunque eso se iguala con algunos gandallas como Amelia Rincón Tuexi.

Solo una muestra de sus agandalles: Cuado fue presidenta de la Canaco consiguió en Infonavit un crédito para casas de los empleados de Comercio, y “casualmente” ese fraccionamiento (que se llama Canaco) fue construido por la empresa suya y de su esposo.

Y bien, el pronostico es que todos menos uno de los alcaldes electos llegarán a la chambita y rendirán su protesta de Ley.

De las “juanitas” se comenzará a saber en las primeras semanas. Ellas renunciarán para dar paso a los varones según los convenios que previamente se hicieron.

Lo que no se garantiza es que a las respectivas ceremonias asistan los presidentes que van de salida. Andan huyendo pero de los proveedores que quieren que se les pague.

http://www.janambre.com.mx

Leave Comment

*