Otra vez "La Potra Zaina"

Ene 28th, 2011 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria.- Pues mire que está regresando al medio político gente que ya se había retirado, o cuando menos eso habían querido o entendido muchos.

La noticia es el retorno de Antonia Mónica García Velásquez, de Nuevo Laredo, quien a partir de ya cobrará como secretaria de Acción Social del CDE del PRI que ahora encabeza Lucino Cervantes Durán.

Se trata de aquella muchachita que durante el cavacismo, sin la más mínima experiencia política, con apenas 27 años en su espalda, llegó a la alcaldía del pueblo.

Por entonces se le conocía como “La Potra Zaina” por su cabello negro y suelto.

En 1995 resultó candidata del PRI a la alcaldía cuando solo tenía como antecedente la delegación de la SEDESOL estatal (Mano con Mano para los cuates).

Cobró como alcaldesa entre 1996 y 1997, dado que otra vez Cavazos la hizo candidata, ahora a diputada federal por el Primer Distrito, Nuevo Laredo.

En la cámara federal sí cumplió con el ciclo. Terminó y se retiró de la vida pública en el año 2000, así que no le tocó ver la llegada de los azules al poder.

Desde entonces la mujer desapareció de los reflectores (o de las nóminas).

Se supo que contrajo nupcias con Ramiro Ramos, de quien se decía era el que tomaba las decisiones en el ayuntamiento.

En el 2009 solo se le avisó que iba como suplente de diputado federal de Benjamín Reyes Retana, en el lugar octavo de la lista plurinominal, en la tercera circunscripción.

Y bien, la señora se había perdido desde hace más de diez años y ahora regresa más madura, con 41 años, y con nueva chamba.

Al parecer su incorporación se debió solo al hecho de vivir en Nuevo Laredo por aquello de regionalizar la dirigencia estatal del partido.

Bueno, se dice también que la cartera no la quiso Arnulfo Tejada Lara, a quien se le ofreció en primera instancia.

La gente solo se pregunta si Mónica podrá superar el trabajo que en esa cartera realizó Susana Hernández Flores.

Dicen que cuando Dios da lo hace en abundancia, dado que Ramiro Ramos ahora cobra en la nómina del gobierno del estado como subsecretario del Transporte, de lo cual sabe lo mismo que usted y yo, querido lector, de ciencias aeroespaciales.

Este viernes se dieron a conocer los nombres de los integrantes del CDE del tricolor, y entre ellos destaca Raúl Zárate Lomas, de Reynosa, quien tendrá la cartera de Acción Electoral.

Entre la raza periodiquera se considera que Zárate es un tipo con experiencia, que conoce de aguacates y sabe a lo que va al CDE.

La experiencia la obtuvo a su paso por la representación estatal del Consejo Local Electoral (Vocal Ejecutivo, IFE), además de otras chambitas en el PRI que incluyen la dirigencia en aquel municipio fronterizo.

Otro de los secretarios bien seleccionados debe ser Don Rodolfo Higuera Terán, de Finanzas, quien ha participado en no pocas labores del tricolor, además de su paso por organismos de la iniciativa privada, como la CANACO.

Rodolfo es de los pocos descendientes de los fundadores de ciudad Victoria (Aguayo, 1750) que todavía viven en la región.

Con esos dos elementos, bien probados, el que organiza las elecciones y el que paga, Lucino Cervantes Durán tiene más que suficiente para sacar adelante la chamba que le han encargado en el tricolor.

En otro orden, mire que desde hace mucho existe la sospecha de que el dirigente de la Organización “Emiliano Zapata”, Esteban Ruiz Lozoya,  se “bailó” la lana para dos miniempresas tequileras cuyos apoyos aterrizó de recursos federales.

Tiene años diciendo que va a ”inaugurar” una destiladora en Xicotécatl, ubicada a la entrada del ejido El Conejo, pero ahí solo hay una construcción abandonada.

Cuando el gobernador del estado era Eugenio Hernández Flores, el vivillo de Esteban dijo que le impondría al nombre de “Tequila Don Eugenio” en honor al jefe político.

Ahora que ya se fue Geño, por la información del reportero Antonio de la Cruz sabemos que el vivillo vocifera que cambiará el nombre del tequila por “Don Egidio”.

La realidad es que no se ha molido una sola piña de agave y del tequila –con cualquier nombre- no se producirá ningún litro porque la lana ya “se perdió”.

Así se las gastan nuestros “líderes” sociales.

Aparte, mire que, mientras algunos representantes de los partidos políticos han fijado su ojo fiscalizador en las cuentas de algunos ex alcaldes como el de Tampico, Oscar Pérez Iguanzo, y el de Reynosa, Oscar Luebbert Gutiérrez, la verdad es que hay otros que cometieron pillerías y permanecen ensarapados.

Hay un pillo de siete suelas que lo fue de San Fernando, Alejandro Franklin Galindo, y otro que no curte mal las vaquetas de nombre Héctor López González, de Mante.

Ambos tienen situaciones parecidas: Los dos dejaron el ombligo en el Distrito Federal; jamás habían vivido en el municipio que escogieron para “gobernar”; dejaron una cola más larga que un tren carguero y al finalizar sus tres años de turistas abandonaron la tierra por la que se “sacrificaron”.

Así que habría que buscarle  no solo a los ex de Tampico y Reynosa, conocidos como “Los Oscares”. Por el otro lado también hay mucha tela de donde cortar.

Pero mejor nos vamos.

http://www.janambre.com.mx

Leave Comment

*