Las damas truculentas

Feb 23rd, 2011 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria.- Sus colegas diputados ya no la soportan. Tiene hasta el gorro al personal (que quiere despedir) bajo su mando. En menos de dos meses que lleva de ejercicio, los periodistas que cubren la fuente ya la vomitan.

Algunos comunicadores dicen que debería estar encarcelada en Yucatán, donde estuvo organizando una estrategia de mapacherías a favor de su partido, el PAN, durante los comicios del 2010. Inexplicablemente se escapó del bote mientras sus cómplices sí estuvieron en la sombra.

Se trata de Beatriz Collado Lara, coordinadora de la fracción panista en el Congreso del Estado, manipulada y beneficiada con recursos oficiales desde la pastoría del propio poder legislativo a cargo de Guadalupe Anastacia Flores Valdez.

Da pena contar la historia pero es real.

Resulta que, cuando Beatriz fue nombrada coordinadora de los legisladores del PAN, de inmediato se puso de acuerdo (ambiciosas las dos) con Flores para el reparto del pastelillo.

Cada mes Doña Lupe le empezó a aflojar a la coordinadora cien mil del águila para la operación de oficinas y gastos imprevistos de los azules.

Pero la señora Collado a su vez repartió el queso entre sus otros cinco coleguitas: 16 mil pesotes por mes directos al vencedor.

Esto independientemente del sueldo de cada diputado y los apoyos para auxiliares, que esos sí cobran en la nómina del Congreso.

Pero ambas mujeres y los diputados se olvidaron del personal que labora en la fracción panista, que son cinco elementos.

Estaba previsto que de los cien mil se cubriría lo del personal.

Pasaron tres quincenas y los billetillos jamás salieron para los infelices burócratas.

La idea de ambas mujeres era -sigue siendo- despedir a los empleados.

Dicen que Doña Lupe se la barre diciendo que son cuestiones internas de los legisladores panistas, a los que entrega el paquete de lana. La otra hace como que le llama la Virgencita de Guadalupe.

La embestida contra los trabajadores comenzó de inmediato. El cese del coordinador de asesores del PAN, llamado Jorge Durham Acevedo, fue puesto de patitas en la calle sin la indemnización correspondiente, calculada en alrededor de cien mil pesotes.

El acuerdo entre las damas bribonas deja atrás a cualquier ingenio malvado: Durham fue sustituido por Isbet Rebaj Collado, hija de la pastora panista.

Señala el dato que el asesor sí aterriza en la nómina oficial del legislativo en razón de alrededor de 16 mil del águila cada 15 días.

Pero Rebaj no cumple con labores de asesoría (como las tenía Guillermo Hernández Sánchez) sino que anda por ahí tomando fotografías y “fichando” a los enemigos de su madre, los periodistas.

Cuado los empleados pusieron la denuncia en la prensa, la señora Collado se fue sobre los reporteros a los que llamó “maiceados” y acusó de otras linduras (dijo que todos eh!).

Pero bueno, sirvió de algo porque este martes dos empleados recibieron algún “adelanto” de sus tres quincenas.

A una le ofrecieron su liquidación conforme a la Ley, pero a otra le dijeron que se conforme con el pago de su sueldo y tiene que “ahuecar” el ala porque son instrucciones de Doña Guadalupe Flores.

A la fecha no hay demandas laborales pero no tardan. Los empleados ya tenían muchos años laborando para la fracción panista del Congreso y los despiden esperan su lana que ¿de dónde van a salir? Correcto, de la firma de Doña Lupa.

Entre los burócratas hay temor, mucho temor de sufrir agresiones de legisladores incondicionales, como uno al que apodan “JR”.

Dice la versión que, cuando los empleados le reclamaron a Collado Lara, esta les dijo que no había recursos porque se habían ido a Reynosa para pagarle al chofer del señor diputado y a su secretaria que tiene en una oficina de representación (ello, cuando se sabe que el chofer cobra en la presidencia de aquel municipio) en su distrito.

Ahora solo falta que, a la salida de otro de los empleados, Beatriz se traiga a la nómina a otro de sus hijos, José Ramón.

Y ese es el temor de los otros diputados azules que critican que la coordinadora hiciera “un arreglo por tan poco” con Flores Valdez.

-Mejor le hubiera sacado la aprobación de nuestras iniciativas y no una plaza para su hija –dicen legisladores-.

Total que la “asesoría” de tomar fotos es muy cara y el objetivo es “fichar” a los reporteros de la fuente.

Este miércoles, la señora Collado llegó y salió corriendo del salón de sesiones para refugiarse en su despacho del segundo piso del Palacio Legislativo.

El temor de sus colegas es que, en un descuido, ocupe las cinco plazas con familiares suyos traídos de allá de la zona sur.

Mientras tanto, no se descarta que, para el lunes se presenten demandas laborales por falta del pago del salario, por despido sin la indemnización correspondiente y maltrato y acoso en el desempeño laboral.

Si Flores Valdez, la pastora, en efecto no tiene responsabilidad directa en las demandas, no hay duda que saldrá embarrada si no afloja la lana oportunamente ¿de dónde más?. Ya lo veremos.

Antes de irnos, mire que este 24 de febrero se celebra el Día de la Bandera. La ceremonia respectiva del gobierno la presidirá Egidio Torre Cantú en el asta del Palacio de Justicia, a las nueve de la mañana.

Pero mejor nos vamos.

http://www.janambre.com.mx

Leave Comment

*