Cuestión pública

Mar 4th, 2011 | By | Category: Editoriales

Luis Lauro Carrillo.

PLAN ESTATAL DE DESARROLLO.

El Gobernador Egidio Torre Cantú, no obstante que la ley le concede un plazo de seis meses para la formulación, aprobación y publicación del Plan Estatal de Desarrollo (PED) 2011-2016,  prácticamente  este se encuentra concluido, según se lee en la página Web del gobierno del estado de Tamaulipas.

El PED tamaulipeco consta de cuatro ejes: el Tamaulipas: Seguro, Humano, Competitivo y Sustentable. Contiene el diagnostico, Objetivos, estrategias y líneas de acción y evaluación.

Un rasgo característico del gobernador Torre cantú es la planeación. Así quedo evidenciado en la conformación de su gabinete eminentemente técnico y en la prioridad en la elaboración del PED.

Este instrumento tiene el propósito de darle solución a los problemas derivados de  la seguridad pública, procuración y administración de justicia, prevención del delito y reinserción social; salud, vivienda, educación, ciencia y tecnología, arte, cultura  y deporte; el crecimiento económico, el empleo, competitividad y ambiente entre otras asignaturas.

Planear es una obligación del gobierno y se considera una acción ordenadora de las actividades de todas las áreas de gobierno. El instrumento fundamental de la planeación gubernamental en Tamaulipas es el Plan Estatal de Desarrollo, aunque también existen planes de desarrollo municipales.

El resultado con frecuencia es la elaboración de un documento que solo ha servido para el discurso, ya que no es determinante en el proceso de toma de decisiones. A pesar de ello nadie puede cuestionar la trascendencia de la planeación para un ejercicio público responsable.

Sin embargo la planeación que formula el sector gubernamental en sus tres órdenes de gobierno hasta ahora no ha resultado adecuada ni eficaz, en materia de logro de los objetivos establecidos en los planes, porque normalmente se le considera como un requisito que debe realizarse por mandato constitucional.

De ahí que los resultados obtenidos de los planes estatales de desarrollo de sexenios anteriores, han sido magros en el mejor de los casos y en el peor ya que  lejos de abatirse los graves rezagos sociales, económicos, culturales y ambientales, se han agudizado sin vislumbrarse alternativas claras de solución.

Es decir, ha sido común la presentación de extensos listados de buenos propósitos, sin estar éstos acompañados de los instrumentos de política pública, ni de los programas y proyectos que indiquen claramente cómo, cuándo y por qué se alcanzarán.

Un ejemplo reciente es el Plan estatal de desarrollo 2004-2010 donde no hubo alusión al programa de infraestructura, ni tampoco se detectó la crítica situación financiera del gobierno del estado a meses del cambio de administración.

Desgraciadamente, en el documento referido nunca se mencionaron las debilidades, por la falta de un diagnóstico de mayor profundidad y visión, el documento no permitió prever la crítica situación que se avecinaba.

Por ello es de suma importancia aprender de los errores del pasado cometidos en materia de planeación a lo largo de la historia de nuestro estado.

En esas circunstancias el PND 2011-2016 no debe basarse en diagnósticos parciales, o sesgados de la realidad estatal, sino en aquéllos que con profundidad, permitan detectar adecuadamente las fortalezas y debilidades del sistema económico, político, social de la entidad y sus instituciones; así como las amenazas y oportunidades que presenta para el estado en el entorno nacional.

Además en su diagnóstico, o en alguna otra sección, el PED debe contener  un análisis estratégico que identifique los riesgos que posiblemente el Ejecutivo deba afrontar en los próximos años para alcanzar la misión y los objetivos propuestos.

En cuanto a su metodología el PED, está sustentada en la planeación estratégica, la cual indica la necesidad de plantear claramente su visión, misión, objetivos rectores y estrategias. Asimismo, esta metodología plantea la necesidad de plasmar metas y prioridades.

El esfuerzo gubernamental y social por darle un puntual seguimiento y evaluar el logro de metas e impactos del plan de desarrollo, a diferencia de los anteriores éste contiene un sistema de evaluación y seguimiento al cumplimiento de los contenidos del Plan Estatal de Desarrollo y programas sectoriales.

Tradicionalmente los planes de desarrollo han sido documentos elaborados únicamente por el Poder Ejecutivo, algunas veces con participación limitada de ciudadanos mediante “foros de consulta”, a que se refiere la Ley de Planeación y otras a través de buzones. ¿Para qué sirve el Consejo Económico y Social?

En definitiva el PED en teoría debe ser el instrumento que canalice los esfuerzos de la sociedad tamaulipeca para alcanzar los grandes objetivos estatales; a través de metas, prioridades e instrumentos, indicando no únicamente del gobierno, sino también de empresarios, sindicatos, campesinos y demás sectores de la sociedad, cuál debe ser su papel particular en esta gran cruzada estatal.

carrsot_l@hotmail.com

Twiter: @luiscarrs

Leave Comment

*