Cuestión pública

Mar 8th, 2011 | By | Category: Editoriales

Luis Lauro Carrillo

PRI, ANIVERSARIO Y DIRIGENCIA

El Partido Revolucionario Institucional cumplió sus primeros 82 años en el ejercicio del poder político en México, actualmente expresado en 19 gubernaturas, 23 alcaldías en ciudades capitales, miles de presidencias municipales, 240 diputados federales, 33 senadores y 488 diputados locales de un total de mil 142, que constituyen la fuerza política con que el tricolor está celebrando su aniversario.

En ese  contexto de los festejos, el PRI inicio una nueva etapa con la llegada de Humberto Moreira Valdés quien asumió la Presidencia Nacional del PRI, junto con la diputada federal Cristina Díaz Salazar en la Secretaría General, conducirán los esfuerzos partidistas del priismo de cara a los retos que encara este 2011 y 201.

La tarea de Humberto Moreira no será nada sencilla. En primer término consolidar la unidad priista; integrar un Comité Ejecutivo Nacional plural, incluyendo a los grupos más fuertes del PRI, de Peña Nieto, Manlio Fabio Beltrones, Beatriz Paredes y sobre todo el de los gobernadores que juegan un papel hegemónico al interior del partido.

En segundo lugar, en este 2011, Moreira tendrá que enfrentar las elecciones del próximo 3 de julio en el Estado de México, Nayarit, Coahuila donde el profesor gobernaba y el 13 de noviembre en Michoacán, y en las cuales se renovará el gobierno estatal.

Concluidos los procesos electorales en dichas entidades, la atención se enfocará en los comicios presidenciales de 2012, cuyo proceso federal arranca en octubre próximo.

Los tropezones electorales del 2010 frente a las cuestionadas pero efectivas alianzas PAN-PRD en Oaxaca, Puebla y Sinaloa calaron hondo, a pesar de los triunfos en Zacatecas, Tlaxcala, Hidalgo y Aguascalientes. A las derrotas en las urnas, se sumaron las dos primeras elecciones de este 2011 en Guerrero y Baja California Sur.

Con esos descalabros, Beatriz Paredes se despidió de la dirigencia. Mal augurio para algunos, factibilidad de superar los fracasos para otros, esas dos derrotas encendieron los focos rojos en el PRI, un partido no acostumbrado a ser oposición, costándole ser más crítico ante el Ejecutivo Federal, al no reaccionar a los golpes lanzados desde Los Pinos.

¿Quién es Humberto Moreira?, es un político pragmático, profesor de educación primaria; no es un hombre de luces, ni estadista, cuya característica es la bravucononeria y la genitalia, es  hábil, como quedo demostrado al unir a todas las corrientes priistas en torno a su candidatura, con ideología ubicado en el centro derecha de la geometría política.

HMV es Impulsado por el gobernador del Estado de México Enrique Peña Nieto, el precandidato mejor posicionado en las encuestas para la presidencia de la república y quien cuenta con un grupo fuerte al interior del tricolor integrado por gobernadores, ex gobernadores y legisladores federales.

Además, Moreira está muy cercano a los afectos de Elba Esther Gordillo, por formar parte de las huestes del SNTE y tener una familia con arraigo en ese sindicato.

Por lo que hace a Peña Nieto, para conseguir su objetivo tiene un obstáculo muy importante que superar, más allá de derrotar a la izquierda o a la derecha con candidatos propios o coaligados, es vencer la resistencia de los gobernadores de su partido.

Los gobernadores que de dientes paras fuera le expresan su todo apoyo  en pos de la conquista de la presidencia de la republica. La pregunta obligada: ¿Por qué la resistencia soterrada del poderoso grupo de gobernadores priistas? Porque si regresa la figura del Presidente priista, los mandatarios tricolores tendrán por encima de su poder el del presidente.

De esa manera habrán perdido el poder excesivo que han disfrutado a lo largo de toda una década, desde que Vicente Fox derrotó a Francisco Labastida en el año 2000.

En los hechos los gobernadores se convirtieron en una especie de reyes locales  sustituyendo en sus feudos al gran monarca que caracterizaba al presidencialismo autoritario. Son jefes de estado y de gobierno, jefes del partido, jefes de las fuerzas de seguridad, con facultades constitucionales y metaconstitucionales.

Los gobernadores priistas, panistas y perredistas del país, controlan a los poderes ejecutivo, legislativo, judicial y el municipal de su estado,  controlan los órganos de fiscalización de las legislaturas, controlan sus institutos de transparencia e información, controlan su comisión de Derechos Humanos, controlan sus organismos electorales.

Lo gobernadores además controlan el Congreso de la Unión a través de sus legisladores y son los que más recursos reciben de la Federación sin estar obligados a rendir cuentas, en suma controlan todo, como antes lo hacían los presidentes priistas.

Surgen preguntas a responder ¿si el PRI ganara la presidencia de la republica en 2012, los gobernadores tricolores regresarían a su antiguo status de Virreyes?, ¿convendrá a los gobernadores priistas que la facultad de decisión de designar su propio sucesor, diputados y senadores, regresarla al presidente de la republica?

Por otro lado también muchas fuerzas e intereses se han alineado para que el PRI vuelva al poder. Los poderes facticos como la empresas televisoras, grandes empresarios, decepcionados del desorden y la violencia delincuencial interminable en los gobiernos panistas, así como ciudadanos que están convencidos de que los priístas sí saben gobernar.

El PRI  no solo no ha muerto, sino que está más vivo que nunca,  nada o muy poco cambió, el sistema de partidos en su conjunto se volvió copia fiel del priismo añejo, ya que no detuvo ni corrigió a tiempo las viejas prácticas. El PRI, de ganar la presidencia, enfrentaría el dilema de restaurar el viejo régimen o realizar una autentica reforma del Estado.

En definitiva, Humberto Moreira necesitará algo más que frases golpeadoras y espectaculares para ‘descontar’ en el ring electoral al PAN-gobierno, para controlar a sus gobernadores y grupos de interés. No será una misión tan sencilla como la esperaba el gobernador con licencia de Coahuila. Al contrario, echar al PAN de los Pinos puede costar sangre, sudor, lágrimas, decepciones y frustraciones.

carrsot_l@hotmail.com

Twiter: @luiscarrs

Leave Comment

*