No quería, pero en 1960 Amalia García fue la primera alcaldesa de Tamaulipas

Mar 9th, 2011 | By | Category: Reportajes

LE DIJO TREVIÑO ZAPATA: “NECESITO A ALGUIEN QUE NO SEA POLITICO”

Doña Amalia García tiene muchas historias qué contar.

No hay duda que fue la primera alcaldesa de Tamaulipas, y tal vez de México entero.

Lo fue en sustitución del titular, quien se había ido de candidato a diputado.

Militante priísta, no ha recibido ni un recuerdo. Ni las mujeres del sector se han acordado de ella.

Tal vez porque nunca fue política, sino académica, profesora toda su vida.

Se partió el alma enseñando a las juventudes por espacio de 62 años consecutivos, desde que apenas tenía los 16, diríase que una niña.

Hoy está jubilada, pero tiene también la satisfacción de haber trabajado siempre como directora.

En esa larga vida en el magisterio buscó la superación académica personal, de tal forma que, en 1969, a los 57, se tituló como licenciada en la Normal Superior de Monterrey.

Las historias de su vida son interesantes y parece vivirlas con la emoción del momento.

Y reitera que, si la volvieran a llamar, volvería a las aulas, pese a sus 88 años.

ENCUENTRO CON EL GOBERNADOR TREVIÑO ZAPATA

Los hechos se sitúan en mayo de 1960 en ciudad Mante.

El presidente municipal, Roberto García Domínguez, pidió licencia para figurar como candidato a diputado local.

El suplente era Lauro Saavedra, pero el cabildo envió una terna al Congreso para que tomara la decisión. Doña Amalia era la última en la lista, pero sin embargo contó con el apoyo de la clase política.

Ella figuraba como primera regidora; atendía la comisión de cárceles.

En la sala de su casa, serena, emocionada, lúcida, Amalia García Méndez nos cuenta aquellos momentos.

Está presente su único hijo, Horacio Lara García (medalla de oro en la facultad de Arquitectura de la UNAM).

-El Gobernador Treviño Zapata me mandó llamar; estaba en el hotel Nahola. Me llevaron porque yo no quería ir, pero un hermano me dijo: Eso es irrenunciable.

Tiempos políticos, aquellos, que parecen no haber terminado. De antemano el ejecutivo sabe quién va a ser nombrado en una alcaldía.

Pero dejemos que lo diga Doña Amalia.

-El Gobernador me preguntó que si yo era fulana de tal, a lo que le contesté que sí, y me dijo: Usted es la primera regidora ¿está de acuerdo en ser la presidenta municipal?.

-Señor, yo cómo se, yo no soy política, soy profesora y de política no se nada…

-Pues precisamente es lo que quiero, que no sea política!.

-Si usted cree que pueda servir, estoy a sus órdenes.

De esta forma, Amalia fue ungida presidenta municipal por espacio de seis meses. Le entregó al sucesor constitucional, Roque Zúñiga, quien fue de aquella “comalada” de alcaldes de dos años.

Para la historia, había sido la primera alcaldesa de Tamaulipas.

Supo después que solo eran dos presidentas municipales en todo México, la otra se encontraba en Ozuloama, Ver., con quien llegó a hablar por teléfono.

LLEGO A CIUDAD VICTORIA EN BURRO

Cierto grupo de mujeres priístas reconocen como la primera alcaldesa de Tamaulipas a María Dolores Rodríguez de Nava.

Y ciertamente lo fue, pero hasta 1972, en el ciclo del gobernador Manuel A. Ravizé. Y después vinieron otras, como Aurora cruz de Mora, Delia Calles y Rosalinda Banda.

La primera sin embargo, en 1960, fue Doña Amalia García Méndez.

Ella nació en Tula el diez de julio de 1912.

Desde muy joven  sus padres la trajeron a ciudad Victoria.

Debió haber tenido cuatro años, una hermana suya dos, y la menor en brazos, de meses.

-Mi hermana y yo veníamos en canastos en un burro, una por cada lado, y nada más veíamos los voladeros del camino.

Estudió primaria y luego los dos años de normal, y se fue a “chambear” en 1928 como directora de la escuela del ejido Salamanca, municipio de Jaumave. Y desde entonces no dejaría el aula sino hasta 1990.

-Todavía tengo el nombramiento que me dieron cuando empecé. Dice que debería de ganar un peso diario como sueldo y que se me completara por parte del patrón (dueño de la hacienda). Pero yo ni lo leí, estaba emocionada, sino que me fijé hasta que me jubilé (62 años después).

Y es que, comenta, Salamanca todavía no era ejido, sino hacienda, de los Montemayor, descendientes que siguen viviendo en Victoria.

-Don Carlos Montemayor iba a la escuela cada tres días montado en su caballo.

Pero la niña Amalia jamás vio su nombramiento y por tanto, tampoco le exigió al hacendado que le completara el sueldo.

En esos 62 años de trabajo, Doña Amalia laboró en infinidad de escuelas. Muchas de ellas las fundó.

Recuerda una enécdota allá por 1947 cuando era directora de San José de las Flores. El edificio había sido construido con materiales de concreto y varilla.

La inauguración estaría a cargo del Gobernador Hugo Pedro González.

Pero en esos días ocurrió el desafuero del neolaredense y llegó Raúl Gárate como sucesor.

-Ya hasta tenía la placa metálica de inauguración, pero se la quitaron porque iría Gárate, aunque no la hubiera construido. Los ejidatarios tenían pensado matar una vaca, pero no le hicieron nada, ni se presentaron.

Así conoció a Raúl Gárate Legleu.

Pero desde siempre luchó por sus compañeros y por los derechos de la mujer. Es fundadora del sindicato de maestros.

En 936-37 participó activamente en el movimiento gremial por la federalización de la enseñanza.

-Un día nos fuimos a un congreso nacional arriba de un camión thorton. Después a los congresos de la mujer junto con Elvia Rangel de la Fuente.

Doña Amalia ha viajado en diversas actividades a Corea y a Hawai, entre otros países.

Ahora tocamos el tema de la educación de ayer y hoy.

-¿Antes había mejor enseñanza?.

-Sí, porque estábamos dedicados a una sola escuela. Ahora se necesita tener dos plazas y no se completa.

Manifiesta que, cuando ella estudió la primaria, en la Juana de Asbaje, ahí se les enseñaba el idioma inglés, y solfeo. Además química en sexto; ahora no, hasta secundaria.

Los maestros que iban al medio rural, como ella, allá se quedaban, aunque fuera aquí cerquita, en San José de las Flores o La Misión.

-Hoy, los maestros llegan los martes al ejido y se regresan el jueves

Antes, el maestro de grupo iba de ocho a 12 horas y de las tres a las cinco de la tarde, además de alfabetizar por las noches.

Las autoridades educativas exigían al maestro que mantuvieran actividades comunitarias, como palomares, gallineros, marraneros.

-Nos dedicábamos en cuerpo y alma a la enseñanza y ahora no…Que se trabaja en otra escuela, que la política. Antes era mucho mejor.

Es mucho lo que tiene qué decir la maestra García Méndez.

Ella fue maestra de tamaulipecos destacados que han participado en política.

(Entrevista realizada en el año 2000; se reproduce como homenaje en el Día Internacional de la Mujer. Doña Amalia García ya falleció)

http://www.janambre.com.mx

4 comments
Leave a comment »

  1. ORGULLOSA DE MI ABUELITA =D GRACIAS POR PUBLICAR ESTE ARTÌCULO.

  2. gracias por compartir y recordar a nuestra tia

  3. gratos recuerdos de la directora de la primaria miguel hidalgo en mante tamaulipas

  4. Gracias por escribir este articulo que nos trae gratos rexuerdos!! Muy Orgullosa de mi Abuelita! 😀

Leave Comment

*