Meseros formaron primer cuerpo de bomberos en Victoria

Mar 27th, 2011 | By | Category: Reportajes

Por el año de 1930 ciudad Victoria tenía alrededor de 15 mil habitantes.

La economía giraba en torno de la estación del tren, la calle principal y el parián o mercado.

Había cafés, casas de huéspedes, fondas y cantinas que regenteaban patrones negreros (algunos extranjeros, chinos sobre todo) que hacían trabajar a sus empleados hasta 15 y 18 horas diarias con salarios irrisorios.

En la capital de entonces comenzaban a integrarse las primeras organizaciones obreras, como la Unión Sindical de Empleados de Restaurantes, Hoteles, Cafés, Cantinas y Similares de Ciudad Victoria, cuyo nombre sigue conservando hasta la fecha.

Fue creada precisamente el 27 de octubre de 1934.

Nació como un a organización fuerte, cohesionada y con algo de recursos por las cuotas que se imponían ellos mismos (como a la fecha)

Tal vez por eso, fue en el gremio de Meseros donde se creó el primer departamento de bomberos de ciudad Victoria.

Todos eran voluntarios, aunque era escasísimo el equipo con que contaban.

La iniciativa fue de los meseros Baldomero de la Cruz y de Domingo Trejo, quienes ocuparon el cargo de Comandante y Subcomandante, respectivamente.

Pero no solo crearon el cuerpo de apagafuegos, sino que hicieron eventos y festivales para reunir fondos para la compra de equipo.

Lograron hacerse de: Una unidad Dodge que compraron en 450 pesos a Don Francisco Sánchez; una sirena, hachas, picos, palas, tinas, cables, y todo lo más indispensable para hacer frente a una conflagración.

Puede decirse que el «bautizo» de los tragahumo locales ocurrió en un incendio que se dio en la Sierra Madre, y no por alguna desgracia que pudiera suceder en la zona urbana.

Los bomberos se habían constituido el siete de marzo de 1937 en el propio edificio de los meseros.

Pero muy pronto les apareció trabajo.

En septiembre de ese mismo año las tormentas ciclónicas afectaron la capital de Tamaulipas y los meseros-bomberos tuvieron que intervenir con energía para el rescate de personas.

Participaron también al año siguiente, en julio de 1938, cuando las tormentas afectaron la capital.

Los señores meseros eran un  ejemplo a seguir entre la juventud. Pese a las agotadoras jornadas de trabajo a que los sometían los patrones, en los ratos libres servían a la comunidad.

No obstante su labor desinteresada, los patrones de los cafés (sobre todo de chinos) y hoteles comenzaron a protestar.

Resulta que los meseros, en ciertas ocasiones, salían de improviso a brindar auxilio cuando se daba un incendio (que eran allá a las quinientas).

Ante las protestas de los propietarios, el grupo quedó a la deriva, solo con su Comandante y el Subcomandante.

Pero el amor al servicio había germinado y comenzaron a aparecer otros voluntarios que le dieron forma a lo que hoy es el cuerpo de bomberos de la capital.

Claro, la diferencia es que ahora cobran y cobran bien. Hay alrededor de cien empleados del Departamento de Bomberos que inclusive están sindicalizados.

Y nadie de ellos quiere seguir aquel ejemplo de los meseros que se dedicaron a colectar recursos para comprar sus equipos.

Ahora son burócratas y exigen cada día más prestaciones.

LA ETAPA DEL PERIODISTA JAVIER SANDOVAL

La historia de los apagafuegos en Victoria no está escrita todavía.

Pero se informa que, a finales de los sesentas, se integró un patronato presidido por el periodista Javier Sandoval, para construirles el edificio propio, como lo hicieron.

El señor Sandoval, director del periódico El Noticiero, también sirvió desinteresadamente y cumplió su objetivo: El edificio fue ubicado en las calles 18 Hidalgo y Morelos, de las propias instalaciones de la presidencia municipal.

Fue el primer edificio con instalaciones apropiadas para responder a emergencias, contaban ya con dormitorios y cocinas.

El inmueble ahora se utiliza para alojar oficinas del DIF y áreas del ayuntamiento, además de estacionamiento.

En fecha posterior, en 1976, el alcalde Magdaleno Mata Blanco dio forma a un patronato para comprar dos motobombas y equipo.

El grupo fue presidido por los comerciantes Armando Amín Rodríguez y Jaime González Cepeda, quienes hicieron una extraordinaria labor al comprar varias unidades completamente nuevas.

Más tarde el cuerpo de bomberos fue trasladado a lo que era el viejo Rastro de la ciudad.

Lo cierto es que ya nadir sirve desinteresadamente. Hay cientos de sindicatos pero ninguno de sus líderes se quieren echar una jornada de ayudar a los bomberos.

Los comerciantes tampoco intervienen y los bomberos no cuentan con equipo personal ni vehículos.

Actualmente el jefe de bomberos es un coronal de nombre Adolfo López Uvalle, quien no tiene idea siquiera de que tipo de botas usan los apagafuegos.

Les consiguió unas de hule, que con cualquier calor se les quedarían pegadas.

La institución de Victoria pertenece a la Asociación de Bomberos de Tamaulipas, que tampoco tiene personas con iniciativa.

Las autoridades tampoco le dan apoyo a nuestros apagafuegos.

Mas bien dependen de las limosnas que vienen de la Asociación de Bomberos de México, donde gobiernos como Jalisco, Hidalgo, Oaxaca, Veracruz, San Luís Potosí, Nuevo León y Chihuahua, sí les dan a los bomberos lo que necesitan.

La Asociación Mexicana de Jefes de Bomberos nació por la inquietud de los jefes de los años cincuentas, siendo el principal promotor el coronel de bomberos Evodio Alarcón García, quien era el titular en la ciudad de México.

Tuvo la idea de reunir a los jefes de las diferentes ciudades, en lo cual colaboró el titular de los bomberos de Querétaro, César Mirave Alonso y del comandante Manuel Pesquería García.

Con el apoyo del gobierno del estado, Querétaro fue la sede de la primera reunión de bomberos, los días 25, 26 y 27 de octubre de 1955.

Y ¿quiénes estuvieron de Tamaulipas?

Apenas el comandante de los bomberos de El Mante, José de la Cruz Prevencia.

Los de la capital apenas enviaron una carta de apoyo.

Es triste saber que hoy los bomberos de Ciudad Victoria están abandonados y ellos mismos no colaboran en bien de la comunidad.

Los primeros bomberos de la capital no cobraban, trabajaban de meseros y hacían las colectas para su equipo.

Los de ahora están sindicalizados y quieren todo servido.

http://www.janambre.com.mx

Leave Comment

*