Cuestión pública

Abr 1st, 2011 | By | Category: Editoriales

Luis Lauro Carrillo.

PRODUCTOS MILAGRO EN TELEVISION.

El Senado de la República aprobó reformas a la Ley General de Salud previamente aprobadas por la Cámara de diputados, en materia de productos cosméticos y contra los llamados «Productos Milagro» para poner un freno a su producción y la publicidad engañosa al ser ofertados como medicinas.

El derecho de los consumidores  estuvo  postergado por los intereses comerciales, de los laboratorios, las farmacéuticas y medios de comunicación quienes se habían encargado de frenar la reforma a la legislación de salud, y por otro lado aprovecharon las lagunas legales que existían para defraudar a los consumidores.

Como causas generadoras del problema  se tiene la incompetencia de las autoridades; la  ignorancia y superstición social, la insuficiencia de los servicios de salud  y la  irresponsabilidad  y complicidad de las empresas televisoras.

La reforma faculta a las autoridades de  salud para sancionar a quien comercialice remedios herbolarios, suplementos alimenticios o productos cosméticos  atribuyéndoles cualidades terapéuticas, sin contar con el registro sanitario correspondiente.

La Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos  Sanitarios (Cofepris) determino el retiro  y dejar la publicidad de los 13 productos  “milagro” los mas anunciados  en medios electrónicos: Prostamax, Prostaliv, Malunggay, Chardon de Marie, Rejuvital, Cold Heat Extreme, Purifhígado, Moinsage, Skinny Shot, Puassance, P-SO Excacto, Hongo Charakini y Pilz Hongo Michoacano.

La publicidad engañosa de los productos “mágicos” anunciados en Televisa, TV Azteca y los más de 50 canales de la televisión restringida que acapara toda la barra nocturna con estos anuncios, sin importarles la salud de sus propias audiencias.

Productos milagrosos que sin el más elemental protocolo científico afirman curar todo tipo de enfermedades, incluido el cáncer, el VIH-Sida  la diabetes etc., no obstante que la Ley de Protección del Consumidor y la Ley General de salud establecen su prohibición, la eludían con los vacios legales ahora subsanados.

Con las reformas aprobadas en el Senado  se evitará ese tipo de engaños, que sangra la economía familiar, cuya esperanza está centrada en un espejismo en un atajo fácil, que consientes o inconscientemente lo conducen a problemas  complejos, que ponen en riesgo su salud y se medra con la esperanza de la gente.

Algunos productos mágicos son inofensivos placebos, pero la mayoría contienen sustancias con efectos secundarios  peligrosos  para la salud, sin responsabilidad  para quienes los producen  y ofertan  irresponsablemente, haciéndolos pasar como la panacea de todos los males.

Entre los “productos milagrosos” retirados por Cofepris no están incluidos Cicatricure ni los tenis Fitnessstep que ayudan a bajar de peso con sólo caminar diez minutos al día o los vibradores que nos prometen cuerpos esculturales que serían la envidia del “Chicharito” Hernández.

Se hace necesario revertir la cultura de pensamiento mágico arraigado en la mayor parte de los mexicanos, para no caer en el consumo de este tipo de productos, haciendo valer aquella máxima “lo que sirve para todo, no sirve para nada”.

En definitiva los «productos milagro» además de crear una «idea mágica» acarrean graves problemas de salud, por lo que se hace necesario que la PROFECO  y la Secretaría de Salud realicen campañas intensivas alertando a la gente a no consumir estos productos y evitar la automedicación, promoviendo los estilos de vida y una fuerte regulación  sanitaria que evite mas engaños y enfermedades.

carrsot_l@hotmail.com

Twiter: @luiscarrs

Leave Comment

*