El cadillac del DIF

Abr 3rd, 2011 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tam.- Hasta diciembre del año pasado era imposible saber ciertos datos de la administración estatal, no obstante que su difusión debe ser “de oficio”.

Hoy, la administración egidista sigue organizándose  a pasos agigantados y dando a conocer datos como lo marca la Ley.

Es por eso que sabemos por primera vez que el SUTSPET (gremio burocrático) utiliza tres vehículos que pertenecen a la administración pública: Dos suburban de modelo reciente y una pick up.

Debe entenderse que fueron entregados por la administración estatal anterior (el procedimiento ¿estará dentro de la Ley?).

La nueva administración sigue en marcha su instalación y es evidente que hará transparente todo su funcionamiento, como Dios manda.

Decíamos que le faltan algunas áreas, como los proveedores, pero ya tiene la relación oficial de contratistas a quienes se asignarán las obras durante el sexenio (lo cual es otro tema).

Pues bien, ahora hemos de mencionar que por primera vez sabemos que el gobierno es dueño de un total de cuatro mil 169 vehículos automotores y algunos remolques (¿fuera de los que se rentaban?).

La información pública dice que con excepción de la Secretaría de Salud, la Oficina del Ejecutivo y una escuelita de Altamira, todas las unidades motrices son de modelo 2010 e inferiores.

Vamos a decir que la SS ya dispuso de 44 camionetas 2011 para sus jornadas asistenciales en el medio rural.

Es más, Salud es la segunda cartera que más vehículos maneja; se le adjudican 554 entre nuevos y chatarra.

Mientras tanto para la oficina del Gobernador, el reporte es que dispone de diez unidades último modelo, la mayor parte tahoe (seguridad del ejecutivo).

Y también compró vehículos nuevos la directora de la Universidad Tecnológica de Altamira, Sonia Sánchez Moreno, a quien parece no interesarle el gasto en época de austeridad.

El dato dice que ya dispone de una camioneta estacas y un auto Jetta del 2011.

En total, los automotores nuevos suman 56.

Agrega la referencia que la unidad “más vieja” es un camión blue bird modelo 1977, el que está a cargo del Colegio de Bachilleres.

Los Cobachs  tiene un total de 42 muebles.

Y bueno, la Procuraduría General de Justicia es la que más unidades tiene, con 594, seguida de Salud con 554.

En tercer espacio se lo lleva la Secretaría de Seguridad Pública que tiene a su servicio 464 vehículos, que incluyen carritos Fiesta y algunas cuatrimotos y motos.

En orden descendente, la Secretaría de Educación maneja 220 unidades, algunas de modelo 1992 y posteriores.

A obras públicas se le adjudican 139 muebles, desde los más modestos y económicos a los más caros.

Aquí empieza a llamar la atención, por ejemplo, que el ITEA (educación para adultos) mantenga una flotilla de 124 automotores ¿habrá tanto analfabeta en nuestro pueblo?.

La gente del Instituto de Mediación utiliza cinco muebles y el Instituto de Transparencia y Acceso a la Información dos (más o menos uno por cada chambita que hacen durante el año).

Hasta el año pasado era imposible saber que el parque vehicular del DIF  lo constituyen 130 unidades donde hay de todo, desde camiones y camionetas a un auto de lujo cadillac (modelo 1988).

Sería interesante saber  quién fue la “primera dama” que adquirió ese vehículo, y por qué no se ha rematado (o no se remató en el 2010 cuando salio toda la chatarra). Y también saber quien lo utiliza.

Los funcionarios de la Unidad y Previsión Social no se matan tanto. Conducen 23 automotores, casi todos de lujo.

Mientras tanto, hay una dependencia que se identifica como Comisión Estatal para la Conservación y Aprovechamiento Económico de la Vida (debe ser vida silvestre) con 26 unidades.

El Congreso del Estado tiene apenas siete automotores.

Mire usted que es interesante conocer datos que antes no teníamos a disposición, pese a que debe divulgarse por oficio.

Se presume que a lista de unidades se compraron (las nuevas) durante la administración anterior ¿y las de arrendamiento?.

Una referencia señala que se manejaron al menos 700 unidades de lujo (suburban y tahoe), de las cuales muchos ex funcionarios compraron antes de retirarse.

Pero mejor dejemos eso y digamos que (como lo comentamos en colaboración anterior), el señor Jorge Mario Sosa Pohl fue desconocido por el Tribunal Electoral de Tamaulipas como presidente del PRD.

Es un individuo de controversia.

Unos dicen que es descendiente de ruso pero nacido en Centroamérica.

Pero él refiere en su currículum oficial que vino al mundo y lo registraron en el Distrito Federal.

Dice que es hijo de Mario Sosa Navarro (militar) y de Isabel Romero.

Pero ahí mismo establece que se llama Jorge Mario Sosa Pohl.

Agrega que es “ingeniero tecnólogo” (carrera que solo se ve por Centroamérica) y está casado con Nina Bladimirovna Buik.

Se le define como un individuo agresivo y loco.

El cuatro de marzo del 2007, cuando era regidor en Madero, él y varios de sus colaboradores se dirigieron a la casa de su cuñada Marilú Villalobos Barrios, en la calle Privada Sonora, colonia Ampliación Vicente Guerrero, en Madero, para intervenir en un pleito.

Allí, según el expediente 96/007 de la fiscalía de Madero, Sosa le causó múltiples fracturas al joven Julio Compeán Sánchez, vecino de Villalobos.

Como la PGJE archivó el expediente, fue motivo de que los vecinos de la colonia Guerrero protestaran en contra de la fiscalía en los meses siguientes.

Pero todo indica que, ahora sí, a Sosa se le acabó la protección del gobierno del estado. Comentaremos.

http://www.janambre.com.mx

Leave Comment

*