Estrategia de mercado

Abr 5th, 2011 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tam.- Perdió mercado. La realidad la superó para seguir manteniendo a sus clientes tradicionales.

Cada vez los medios masivos nos hablan de la queja permanente de los funcionarios de la Cruz Roja Mexicana por dejar de percibir suficientes ingresos para su operatividad.

Pero nadie de ellos se ha atrevido a señalar (públicamente), hasta la fecha, que sus estrategias de mercado han fallado.

Un ligero vistazo nos perite saber que los servicios que presta la Roja, al menos en ciudad Victoria, no son los más bajos del mercado.

A pesar de que la institución realiza “colectas” públicas, son lo consultorios del “Dr. Simi” los que compiten con ella.

Se supone que el servicio médico mas “bara” que hay es el “chequeo” de la presión arterial de una persona. La Roja cobra 20 pesillos (una tercera parte del salario mínimo) mientras “Simi” diez o 15.

Y lo mismo sucede con la aplicación de inyecciones.

Una consulta general en la CR es de 40 pesillos (en horario normal, porque en la noche se dispara), mientras en Similares es de 30 chuchos.

Habrá que decirle a Doña Catalina González de González, delegada de la Roja en Tamaulipas que, si ya entraron al mercado libre, lo mejor que pueden hacer es ponerse a nivel de competencia.

Para nadie es un secreto que ellos reciben subsidios oficiales, aunado a las colectas, algo que no perciben otros consultorios e instituciones privadas ¿qué está pasando? Parece que es una mala administración.

Habrá que decir que en otros tiempos la CR funcionaba realmente como una institución de beneficencia y mantenía cuotas voluntarias.

Pero fue a partir de la presidencia (del patronato) de Francisco Arellano Conde, por el año 1998, cuando de plano entró de plano en el mercado por los servicios médicos.

A partir de ahí se le dio el carácter de privado, y sus precios se han ido incrementando mas allá de los números inflacionarios.

En ese tiempo fijó la aplicación de inyecciones en siete pesos y la consulta general en 20, y comenzó el declive de la clientela.

Sus administradores no se volverían a recuperar.

Allá por el libramiento Naciones Unidas, las nuevas y modernas instalaciones de la benemérita permanecen solitarias.

Y es que mire usted, el cobro por un examen de glucosa en la sangre (con el aparato de reactivos) es de 30 pesillos mientras en otros lugares se hace por 20 y 25.

Los precios de la Roja andan más elevados que otros negocios del mercado, como usted mismo querido lector, lo puede constatar .

Una curación sale en 70 pesos y en 150 la aplicación de hasta cinco suturas (en adelante se cobra por una adicional).

Las consultas de pediatra también son más caras.

Y ni se diga por el “internado” en alguna cama; son 200 pesos por hora, más los medicamentos, como puede ser el suero.

Los principios de la Roja dicen que su misión “es con carácter voluntario y no lucrativo, que se auxilia, sin distinción de raza, región, condición económica o credo político…”.

Pero si usted, amigo lector, se presenta en el edificio pidiendo examen de glucosa, si no lleva la lanita no le hacen nada, aunque haya hecho una aportación en la calle.

En la Roja los servicios se cobran por anticipado. En otros consultorios después que se “toca el son”.

Alguien debería decirles que, si entraron al mercado libre, deben competir con los precios que se mantienen en la región.

Hay que bajarle a las tarifas por curación de heridas, aplicación de suero, uñas enterradas, retirar suturas. A todo pues.

Ah! y también a los traslados porque son demasiado caros. Se cobra por kilómetro.

Deben saber que, para sobrevivir, se necesita la estrategia de mercado. Al final sobrevivirá el más grande y el más listo.

De paso nos imaginamos que la CR no paga rentas ni impuestos. Sus competidores sí.

Y bueno, ahora que la institución ha comenzado una de sus colectas por las calles de la ciudad, se le desea la mejor de la suertes, entendiendo que ahí, además, no tienen competidores.

Tema aparte, mire que la administración municipal victorense comenzó a gestionar que la empresa Victoria Meters, de parquímetros, le pague el 40 por ciento de lo que se recaude por el uso de la vía pública.

Por ahora se recibe el 35 por cinto de la lana que ingresa.

Habrá que ver la reacción de los empresarios, porque en otras ciudades, como Guadalajara, el aporte es del 50 por ciento, o sea a mitad y mitad.

¿Qué sucederá si no quieren? De seguro hay otros capitalistas interesados.

Antes de irnos, mire que este miércoles a las diez de la mañana, el dirigente del PRD en Victoria, Félix Mezquitic Montoya, realizara un plantón en contra de los jefes del IETAM ahí en el 13 y Morelos.

¿Motivo? El “jineteo” de los subsidios para los partidos políticos.

La lanita sale del gobierno del estado y se entrega a los partidos a través del Instituto Electoral.

Y también este miércoles habrá chamba en el Congreso del Estado: Se recibirán minutas enviadas por el Congreso de la Unión para reformar varios artículos de la Constitución General de la República.

Mejor nos vamos por ahora.

http://www.janambre.com.mx

Leave Comment

*