La carretera Rumbo Nuevo sigue oliendo a corrupción… Y a muerte

May 8th, 2011 | By | Category: Articulos Destacados

El olor a corrupción no se le quita. A corrupción del cavacismo, a Pedro Hernández Carrizález y socios que no pagaron con cárcel los delitos que cometieron.

Cavazos y su gente gozaron de la protección de su sucesor, Tomás Yarrington Ruvalcaba. Pese a que el 24 de noviembre del 2000 fue capturado Hernández Carrizález, un año después salió absuelto de todo delito.

La carretera Victoria-El Chihue, mejor conocida como Rumbo Nuevo, fue reinaugurada el diez de octubre del 2003, o sea cuatro años después de la salida de Cavazos.

Fue (sigue siendo) la carretera más cara del mundo en su construcción. Se gastaron un promedio de dos mil millones de pesos, es decir, un promedio de 50 millones por kilómetro cuadrado.

El Gobernador Cavazos le metió mil 200 millones y Yarrington 800 adicionales para poder hacerla funcional, útil. Permaneció casi cinco años cerrada, después de la primera “inauguración” hecha por el propio MCL.

La obra había comenzado en 1995 como la más grande y majestuosa del sexenio cavacista, y al final resultó el más grande desastre: Sus técnicos no pudieron con la sierra.

Pero de todas maneras, si en estos tiempos de inseguridad usted no se arriesga a ir más lejos, déle una vuelta (la moda es ir a comer gorditas a Jaumave) al tramo “derrumbe nuevo”, o la que se conoció como “carretera de la corrupción”.

Es el tercer camino que se ha construido para comunicar Victoria con Jaumave y Tula.

El primer camino fue terminado en 1884 e inaugurado por el Presidente Porfirio Díaz, según una placa de piedra que todavía existe y que reza: Muro construido por el sobrestante mayor Juan J. Páez en junio de 1883; mayo 5 de 1884.

Para la construcción se utilizaron los servicios de los presos de Tula y Victoria, a quienes no se les pagaba sueldo.

El segundo, por la sierra, fue iniciado durante el gobierno del doctor Norberto Treviño Zapata.

Su proyectista: Un ingeniero Espinoza,  ya fallecido, quien era originario de Michoacán. También dirigió la carretera a Soto la Marina.

222 CURVAS DEL VIEJO CAMINO

Si usted puede, hágalo, haga ese recorrido por la nueva y la vieja ruta que parte de Victoria rumbo a la zona del altiplano.

(Ejido) Juan Capitán-El Chihue fue diseñada para evitar tantos accidentes por la sierra, aunque los sigue habiendo y muchos.

Desde siempre la circulación de vehículos ha sido de un 60 por ciento de unidades pesadas y el resto ligeros. En total poco más dos mil 500 por día.

Cuando los técnicos proyectaron su gran obra, se jactaban que los conductores de vehículos a gasolina ahorrarían un promedio de siete litros de combustible ¿será cierto?.

Por el viejo camino, partiendo de ciudad Victoria, son alrededor de 39 kilómetros de curvas peligrosas. Por la otra son 82.

Hasta el río El Chihue son 222 curvas  y a lo largo de ese tramo solo pueden verse las cruces a orillas de la carretera, que significa que ahí falleció una persona o varias personas. Otras han sido destruidas, o sus familiares se olvidaron de reponerlas.

Es la imponente Sierra Madre Oriental.

Para cruzarla se necesita ascender a los mil 820 metros sobre el nivel del mar. La parte más alta se conoce como Cerro de Las Mulas, que es donde están las antenas de repetición de las corporaciones policíacas de Tamaulipas y Cruz Roja.

EL TUNEL QUE NO LLEGO A “CUAJAR”

Durante al cavacismo, los ingenieros elaboraron dos proyectos para la realización del nuevo tramo carretero a Jaumave.

El primero, partiendo de La Peñita (en ciudad Victoria), contemplaba la construcción de un túnel de 2,542 metros de longitud.

En total, sumaría una distancia de 26 kilómetros.

Se ignora por qué no se llevó adelante, pero debe haber sido porque contemplaba un cobro a los usuarios.

El otro proyecto es el que se realizó, partiendo del arroyo de Juan Capitán, para terminar antes de cruzar el río El Chihue, con una distancia de 37 kilómetros.

Al primer proyecto se le denominó Carretera Victoria-Jaumave.

Pero al segundo ya se le impuso «Rumbo Nuevo», y el ahorro en relación a la antigua ruta es de apenas dos kilómetros.

El hombre de confianza del Gobernador Cavazos Lerma, Pedro Hernández Carrizález, jefe de obras públicas, indicaba:

-Este proyecto tiene como propósito el contar con una mejor alternativa que procure más seguridad al transporte y un menor tiempo de recorrido, al evitar el paso por el tramo donde la carretera presenta una mayor altitud sobre el nivel del mar, y una mayor sinuosidad en su trazo evitando, por esa razón, el alto número de accidentes de tráfico que en este tramo se registra.

El trazo del proyecto iniciaría a partir de su entronque con la carretera Victoria-San Luís Potosí (sector de Tamatán), en el kilómetro 134+120.3, hasta el entronque con la misma carretera en el 170+884.

La longitud  sería de 26.08 kilómetros, de ellos 7.0 en terreno plano sobre la llanura costera del golfo y sobre el Valle de Jaumave; 2.0 en terreno de lomerío, 14.00 sobre la sierra Madre Oriental, y 2.542 de túnel, en las cotas más altas y en donde se estrecha dicha sierra.

Más del entonces todopoderoso funcionario:

-Es un tipo de carretera A2 con tercer carril de ascenso en la zona del túnel, un grado máximo de curvatura de 7º 30’, una pendiente máxima del 6%. La velocidad del proyecto es de 90-110 km./hr. y un aforo actual estimado de 1,050 vehículos.

Queda establecido que, el túnel, sería revestido de cemento y varilla.

Para la realización del túnel  se tenía un plan de emergencia que incluía una zona de desaceleración de tres metros de ancho en ambos lados, en donde se podría atender una unidad motriz sin generar ningún tipo de riesgo para los usuarios.

-Se contará con el servicio de emergencia móvil, ángeles verdes, indicaban los jefes.

Asimismo, que sería restringida la velocidad para prevenir la ocurrencia

de accidentes.

-Se contará con el servicio de ambulancia y personal capacitado para dar atención a posibles accidentes. En el plan de emergencia se proyectan refugios en forma de «nichos» a lo largo del túnel, en donde se contará con equipo de emergencia, tales como extinguidores y artículos que permitan el rescate de usuarios en caso de accidentes.

No llegó a concretarse, pero pudo haber sido el mejor proyecto.

CHATARRAS EN EL FONDO DEL ABISMO

Se pensó que la Sierra Madre dejaría de cobrar vidas. Se había proyectado la nueva ruta al Chihue, por abajo de la sierra, pero es tiempo  que siguen los accidentes.

Si usted va por la nueva carretera se podrá dar cuenta que han ocurrido decenas de accidentes con costo de vidas humanas.

Por este camino puede llegar a lugares interesantes como “La Casa del Gringo” o el túnel artificial que elaboraron los constructores para desfogar las corrientes de agua. Además puede disfrutar de las aguas de la congregación de Joya Verde.

Si usted sigue la antigua ruta, se podrá dar cuenta que en el fondo de los barrancos todavía se encuentran los restos de lo que fueron los vehículos accidentados.

En lo que se conoce como El Temible Balcón Del Chihue, muchos muebles o pedazos ni siquiera fueron rescatados por los interesados, familiares o el seguro de los muebles.

Se nos hace que vale la pena.

http://www.janambre.com.mx

Leave Comment

*