Niños diputados no llegaron en avión ni cobraron, pero aprendieron de “maiceadas” y “mapacherías”

May 20th, 2011 | By | Category: Reportajes

Son los niños “diputados por un día”  que aprendieron rápido de los auténticos legisladores.

Aprendieron bien las marrullerías de los adultos: El “maiceo”, las llegadas tarde, el mayoriteo y las mapacherías  a la hora de contar los dedos.

Es el “ejercicio democrático” organizado por el Instituto Electoral de Tamaulipas en que fueron seleccionados 42 alumnos de sexto de primaria de la zona centro de Tamaulipas, para escenificar la representación de una sesión del 61 legislatura del Congreso del Estado.

Todo en los escenarios reales y con guiones preparados por los asesores del legislativo, bajo la dirección de Raúl Tizoc Tovar.

Este viernes se le dio realismo a la plenaria de los pequeños legisladores, con algunas ventajas para ellos: Presentaron (de cuatro) dos auténticas iniciativas que los adultos deberían tomar en cuenta.

La última escenificación de “diputado por un día” se realizó el 29 de abril del 2010.

Pero esta fue más real, más auténtica.

Para empezar, no fueron 42 los diputados como se había dicho, sino 43. Al final, en un acto de mapachismo,“apareció” uno más.

De ellos 33 damitas y diez varones (a diferencia de la real legislatura, en que son más los masculinos).

Fueron citados a las diez pero la mayor parte llegaron tarde, algunos somnolientos y bostezando.

En sesión presidida por la diputada Andrea de la Rosa Vázquez, esta vez se nombraron cinco secretarios de la mesa directiva.

Al pasar lista de presentes, el secretario Gabriel Sánchez Gómez encontró que todos asistieron a la sesión, aunque se apreciaban espacios vacíos.

Para no variar con la realidad, hubo quienes abandonaron sus curules para cotorrear, o hablar con los periodistas y “posar” para la foto.

Como sucede en la realidad, la sesión de los niños diputados arrancó 20 minutos después de las once de la mañana, solo con una diferencia en las gradas del público: Ahora lucían repletas.

Una de las secretarias, Katya Alanís Hernández, llamó a los legisladores:

-Si alguno de ustedes desea presentar iniciativas.

Y sí, estos niños sí se apuntaron, presentaron cuatro iniciativas.

NO LLEGARON EN AVION, NI COBRARON

Los diputados infantiles no llegaron de la frontera en avión ni en lujosas camionetas suburban, tahoe, BMW o armadas.

Claro que tampoco cobraron sus dietas, el sueldo o las “pizcachas” por los llamados “maiceos”.

Sesión de 35 minutos en que no hubo lo que se llama “lectura de correspondencia”, y dictámenes, que tampoco.

Solo faltó el “diputado 37”, Enrique Yánez Reyes, con su respetiva manta semanal de denuncia.

En cada curul su botellita de agua electropura. Y no, no se vieron los celulares con que “juegan” y cotorrean los diputados reales.

Subieron a la máxima tribuna a leer su documento, sus iniciativas, inclusive con más fluidez que los reales.

No perdieron el tiempo: No se metieron a la cafetería para almorzar, ni sacaron los canapés y galletas hacia el salón de plenos.

Tampoco llevaron los “guaruras” y asistentes, choferes o cargamaletas. Sus padres los esperaron en las galerías del público.

De las iniciativas, Juan Manuel Hernández Paz pidió un “Código de Etica Escolar”, en tanto que Juan Manuel Morales Gutiérrez, “rendir homenaje a maestros distinguidos imponiendo su nombre a escuelas de nueva creación”.

Y la presidenta de la legislatura:

-Si alguien desea hacer uso de la palabra… en contra!.

Pero no, nadie, todo “planchadito”. Las iniciativas se aprobaron “con dispensa de trámite”.

Pese a que uno de los secretarios se abstuvo en todas las votaciones, la presidenta De la Rosa Vázquez siempre anunció la aprobación “por 43 votos a favor y cero en contra”.

Todo como en la realidad.

Llamó la atención una “iniciativa aprobada” que deberían tomar en cuenta los legisladores verdaderos en sus trabajos parlamentarios.

La presentó la estudiante Blanca Esmeralda Perales Guerrero y se refiere a la “Modificación a la Ley de los Símbolos del Estado de Tamaulipas”.

-Esto es lo que deberían hacer los diputados reales, dijo alguien.

La petición de Perales Guerrero dice que el llamado “Escudo de Armas de Tamaulipas” debe llamarse simplemente “Escudo de Tamaulipas”.

El argumento de la jovencita de sexto de primaria:

-Somos un gobierno democrático y republicano, y no una monarquía.

Otra razón:

-El Escudo de Armas se refiere a Don José de Escandón y está equivocado porque no corresponden sus características con el original (Museo de Historia).

Pidió corregir otros errores que contienen los símbolos del Escudo: Hay un pleonasmo en Cerro del Bernal; bernal quiere decir peña o protuberancia rocosa.

Los documentos oficiales mencionan al “Cerro del Bernal”, cuando lo correcto es decir “Bernal de Horcaditas”.

Y caló hondo, muy hondo entre los funcionarios asistentes, la iniciativa de la alumna Gabriela Guadalupe Rodríguez Montalvo, sobre las “Reglas para la Contratación de Maestros Normalistas” por parte del Gobierno del Estado.

-La contratación se ha venido dando de manera irregular. Maestros que fueron preparados para una función están cumpliendo otras por así convenir a las necesidades del momento.

En específico, se refirió:

-Maestros de primaria que están en educación especial; de educación especial en preescolar; de preescolar en primaria y de primaria en secundaria.

Pero además, dijo:

-En secundaria hay maestros de una asignatura que están dando clases de otra.

La estudiante “niña diputada” pidió algo imposible: Que la función docente de cada maestro atienda el perfil para el que estudió.

Terminada la sesión, estos niños diputados se citaron para la siguiente en el 2012.

http://www.janambre.com.mx

Leave Comment

*