No tiene los tamaños

Jul 4th, 2011 | By | Category: Opinión Pública
Spread the love

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Preguntamos y nos dicen que no, que el joven Arnulfo Rodríguez Treviño no tiene posibilidades de convertirse en cacique del magisterio en Tamaulipas.

-¿Por qué?, inquirimos.

-No tiene los tamaños suficientes –fue la respuesta-.

En nuestra tierra, dicho gremio solo ha tenido un cacique y se llamó –porque ya está muerto- Jesús Cervantes Sánchez, “orgullo” de Miguel Alemán.

A nivel nacional el SNTE ha tenido tres caciques en un ciclo de 61 años de vida ¿les han faltado ganas a los tamaulipecos?.

Pero también faltarían otras condiciones para que el hombre de Villagrán se convierta en la decisión del magisterio local: No tiene el viso bueno del CEN.

No está permitida la reelección de los secretarios generales, aunque  sí los integrantes del comité seccional.

Se dice que hay un mar de diferencia entre un “líder” y otro.

El legendario Jesús Cervantes era amigo del líder de Vanguardia Revolucionaria, Carlos Jonguitud Barrios; Arnulfo no lo es de la caciquilla Elba Esther Gordillo.

Cervantes tomaba decisiones; Rodríguez las consulta.

El de Miguel Alemán tenía sometido al gobernador en turno y a las autoridades educativas; el de Villagrán no puede someter ni a los integrantes de la 30.

“Chuy” giraba instrucciones al director y delegado de educación; Arnulfo no da órdenes ni a los conserjes.

La “fuerza” de Jesús vino desde el Distrito Federal hacia Tamaulipas; Rodríguez Treviño no tiene ni la cartera más baja en el CEN de “La Mamá Grande”.

Ya desde el golpe vanguardista de Jonguitud, “Chuy” formó parte del comité nacional.El golpe se dio 1972, cuando llegó como dirigente provisional el tamaulipeco Eloy Benavides Salinas, oriundo de Xicoténcatl.

El cacicazgo tamaulipeco lo comprendieron: Melitón Gallegos Véliz 1974-77; el propio Jesús Cervantes, Filemón Salazar Jaramillo, Rigoberto García García, Ramón Bahena (murió siendo secretario general) y Felipe Rocha Delgadillo.

La mecánica de la hegemonía es que los caciques imponen gente, no se reeligen.

A nivel nacional, Jonguitud impuso a José Luis Andrade, Ramón Martínez Martín, Alberto Miranda Castro, Antonio Jaimes Aguilar y Refugio Araujo del Angel.

En Tamaulipas, los profes ven difícil que Arnulfo esté en condiciones de imponer a su compadre Aurelio Walle Gallardo, hoy diputado local por el PANAL.

Cervantes imponía a los secretarios generales delegacionales; Rodríguez Treviño ha tenido problemas con los operadores de la Secretaría de Educación que quieren el control, para “lo que viene”.

La lucha del grupo cervantista era hacia el interior, obtener el voto del “jefe”; en la actualidad cada quien tiene su corazoncito.

Don Jesús no tenía enemigos en el DF ni en el estado; el profe Arnulfo se tiene que enfrenar a los fedayines del comité nacional y al gobierno del estado.

Pero tampoco han tenido lo tamaños para ser caciques otros secretarios generales como Rubén Salas Mata, de Matamoros (pese a que su suegro Agapito González supo mantener 40 años de cacicazgo en la CTM de aquella ciudad fronteriza), Guadalupe López Tijerina, Jaime Medellín Cepeda, Enrique Meléndez Pérez, Oscar “El Negro” Ramos Salinas y Noé “El Músico” Rodríguez García.

En Tamaulipas solo un cacicazgo; a nivel nacional van tres, pero con un ciclo que suma ya 61 años, “más los que se acumulen” con Elba Esther.

El cacicazgo mas largo ha sido el de Jesús Robles Martínez, con 23 años, que comenzó en 1949.

El más corto el del potosino Jonguitud, de “apenas” 17 años.

El intermedio es el de Elba Esther, que va para 22 años, pero amenaza con convertirse en la pesadilla más cruenta de los maestros de México (es “líder” vitalicia).

Triste pues, es la historia gremial de los profes. Y será muy difícil que  se quiten el yugo opresor de la señora chiapaneca.

En otro tema, el alcalde victorense Miguel González Salum, comenzó ya los trabajos de reconstrucción de los daños causados por la tormenta “Arlene”.

Ese lunes, desde el fraccionamiento San Luisito,  puso en marcha el programa emergente de bacheo que cubrirá la mancha urbana.

También estuvo en la colonia Moderna, donde las corrientes del río San Marcos lastimaron seriamente el puente vado, el cual será rehabilitado con una fuerte inversión.

Y concurrió el presidente a la inauguración de repavimentaciones en la colonia Libertad, además de la reparación de los barandales del dren pluvial que va a un lado  de  la vía férrea Tampico-Monterrey.

Antes de irnos, mire que el Jr. al que le fue obsequiada la dirigencia del PRI en Victoria, José Angel Cárdenas Castillejos, parece haber equivocado el camino de hacer adeptos para la causa tricolor.

El ingrato ha sumado, pero en su contra, a toda la estructura tricolor en el municipio.

En lugar de organizar una gira (como lo han hecho todos los agraciados con esa chambita) para conocer las colonias de Victoria y sus líderes naturales, el muchacho dispuso que ellos tuvieran el privilegio de ir a visitarlo a sus oficinas en 20 hidalgo.

¿Y qué pasó? Pues que lo mandaron a la fregada (por no decir muy feo).

En el municipio capitalino el Revolucionario Institucional sigue descabezado; con un “líder” que no conoce las colonias más tradicionales, como la Mainero y la Nacozari, y menos los líderes seccionales y modulares que son los que hacen la talacha del partido.

La tumba del PRI la empezó a cavar el anterior Jr., Ricardo Rodríguez Martínez; seguramente la última palada la dará este Cárdenas.

Pero el espacio se termina. Luego continuamos porque “Pepe Jr.” ni siquiera ha nombrado el comité del partido.

http://www.janambre.com.mx

Leave Comment

*

code