Cuestión pública

Jul 11th, 2011 | By | Category: Editoriales

Luis Lauro Carrillo

EL EPN DE PEÑA NIETO

El movimiento denominado “Expresión Política Nacional” nació cuatro días después de que el PRI obtuviera contundentes victorias en las elecciones para gobernador del Edomex, Coahuila y Nayarit, así como los comicios en Hidalgo, donde se renovaron alcaldías.

Al  viejo estilo priista en la Casa de Gobierno de Toluca, al reunir a diputados federales, senadores, ex gobernadores y presidentes municipales y dirigentes tricolores de diversos estados de la república, prácticamente se dio el»destape» de Enrique Peña Nieto como candidato priista a la presidencia de la republica, donde de paso se puso en operación el movimiento «Expresión Política Nacional», (EPN),

«Expresión Política Nacional», tiene las mismas iniciales del nombre y apellidos de Enrique Peña Nieto, grupo que impulsará la candidatura presidencial del gobernador mexiquense, tal parece que con estas manifestaciones se está reeditando las viejas prácticas del PRI, como el “tapadísmo”, “cargada” y los candidatos únicos o de “unidad”.

El EPN en los hechos significa un descontòn a las aspiraciones del senador Manlio Fabio Beltrones, es una organización que coordinara el proselitismo  priista la plataforma electoral a su ya virtual abanderado.

La realidad política es que Peña Nieto y el PRI están y se ven muy fuertes rumbo al 2012, ante la debilidad del PAN y PRD evidenciada en el fracaso electoral del pasado 3 de julio, azules y amarillos todavía no alcanzan a asimilar y explican a quien quiere oírlos que los comicios especialmente los de Edomex-, fueron elecciones de estado y no puede tomarse como el «laboratorio» al 2012.

Los panistas y perredistas no se cansan repetir  que el mandatario de Edomex no es más que un producto de mercadotecnia creado por Televisa, no solo incurren en el error político de subestimar al mexiquense, sino que se auto engañan, cayendo el burdo recurso de la descalificación. La fuerza de Peña Nieto es real.
Lo que los albiazules y solaztequistas no reconocen es que Peña Nieto es un político que combina popularidad, con habilidades y con aliados muy poderosos como Televisa y Elba Esther Gordillo, aunque eso no signifique que sea el aspirante más inteligente, con más talento o capacidad política, pero si es el personaje más  aventajado en la carrera presidencial.

De ahí que las elecciones pasadas, particularmente la del Estado de México, donde el candidato del PRI, se alzó con un triunfo avasallador de  más del 60% de los votos, ya no sólo es un llamado de atención para las dirigencias del PAN y PRD, sino una predicción de lo que sucederá en el 2012.

El gobernador del Edomex ha incurrido en muchos traspiés políticos, sin embargo nadie le podrá objetar su destreza política en el cálculo político al operar la candidatura de “unidad” de Humberto Moreira, a la dirigencia del PRI, convirtiéndolo en su “para rayos” y utilizando a López Obrador para hacerle el trabajo sucio dinamitando la alianza PAN-PRD que amenazaba su sucesión

Mas allá de que Peña Nieto sea el candidato presidencial del PRI y con capacidad de derrotar a la a la izquierda o a la derecha con candidatos propios o coaligados, surge la pregunta obligada ¿convendrá a los gobernadores priistas, que Peña Nieto gane la presidencia, a sabiendas de que perderán la facultad de decisión para designar su propio sucesor, diputados federales, senadores, alcaldías al cedérsela al presidente?

En definitiva el PRI está más vivo y más fuerte que nunca, con un candidato presidencial también muy fuerte para las elecciones de 2012, para triunfar avasalladoramente frente a una débil y paralizada  oposición panista y perredista, salvo que los gobernadores priistas  dispongan otra cosa.

lucarrso@hotmail.com

Twiter: @luiscarrs

Leave Comment

*