Madero, en el caos; Tampico, precario equilibrio; Altamira, la sorpresa

Jul 11th, 2011 | By | Category: Noticias

Por: Mauricio Fernández Díaz

A medio año de haber iniciado sus gestiones, los alcaldes de la zona conurbada no tienen mucho de que enorgullecerse y menos han abonado la tan necesaria clientela electoral que necesitaran con urgencia a partir de Octubre de este año cuando inicie formalmente el proceso electoral federal que culminara con la elección del Presidente de la República, Diputados Federales y Senadores-

Jaime Turrubiates en Ciudad Madero ha sido la gran decepción, como ya se ha venido haciendo costumbre en este municipio; Grandes expectativas levantaron en su tiempo Sosa Phol, los dos hijos de la “quina”, Guadalupe González Galván y Sergio Posadas; desafortunadamente a los tres primeros mencionados, salidos  del PRD, se les recuerda más por los trafiques y la corrupción que impero en sus administraciones que por alguna obra relevante que hayan realizado.

Guadalupe González Galván se cocina aparte; el notario heredó una deuda tan enorme que aun en esta administración continúa haciendo estragos en las arcas públicas; González Galván fue premiado con el fuero de diputado y hasta la fecha no hay indicios de que vaya a pagar lo que se robó o malversó.

La gestión de Checo paso de noche; el rezo diario durante los tres años fue “no hay dinero, nos dejaron con las arcas vacías y endeudados; estamos pagando lo que se gastó la anterior administración u queda muy poco para ejercer”. Checo Posadas será más recordado por sus desmesurados gustos etílicos y las tremendas borracheras que semana tras semana eran motivo de comentarios en los pasillos del poder que por haber ejecutado alguna gestión relevante en es tres años perdidos.

Con el ¿panista, priista? Jaime Turrubiates se repite la historia.

Quien en la pasada contienda compitiera con los colores de Acción Nacional y un perdiera ante checo Posadas por un apretadísimo margen de aproximadamente 130 votos y que curiosamente no hizo ni el menor intento de impugnar una sola casilla, está dejando en claro que no es lo mismo administrar una franquicia de pollos que gobernar un municipio tan politizado como Ciudad Madero.

De entrada, la forma gamundiana en que logró que le dieran la candidatura pasando por encima de priístas con muchos mayores méritos y reconocida capacidad indignó a la clase política que aun no termina de digerir tamaña imposición.

Sin estructura o equipo propio, Turrubiates no ha tenido la suficiente inteligencia para quitarse los golpes que por debajo, por encima y por los lados le propinan tanto desde el interior de su administración como del exterior.

Turrubiates, con un carácter forjado en el crisol empresarial no ha sabido o no ha querido dejar por un lado la soberbia y el desdén hacia las clases sociales menos favorecidas, convirtiéndose en un presidente autoritario y déspota, que no atiende ni entiende que el cargo que ostenta es para trabajar en favor de todos, pero especialmente de los que menos tienen, encerrándose en una burbuja a la que solo tienen acceso sus más allegados.

El empresario pollero sabe que traicionó a los panistas y que los priístas no lo aceptan; de ahí que viva con una eterna desconfianza que raya en la paranoia pensando que cualquier comentario que se haga en su contra es producto del rencor que dejó sembrado al recorrer de manera torcida el camino a la presidencia.

Esto, aunado a la ausencia de una estrategia inteligente para invertir el poco presupuesto  que dice le dejaron las pasadas administraciones ha convertido estos seis meses al Ayuntamiento de Madero en un municipio fallido.

Vamos, ni siquiera ha podido llegar a acuerdos con síndicos y regidores quienes lo ven como un advenedizo que solo trata de sacar tajada para él y sus amigos, sin que Ciudad Madero avance en el combate a sus más apremiantes necesidades.

Dando tumbos, sin rumbo ni brújula, Jaime Turrubiates se perfila ya como el peor alcalde de la zona conurbada, presagiándose ya una caótica lucha política por la designación del candidato a diputado federal y el inminente peligro para el tricolor de que Acción Nacional capitalice, aun con sus pugnas internas, los errores político-administrativos del pan-priísta.

Duro ha de ser gobernar un municipio para quien es repudiado por traidor por el sector de la población con filiación panista, despreciado por el otro amplio espectro de la sociedad que simpatiza con el PRI y desdeñado por los ciudadanos apartidistas por el pésimo desempeño que ha tenido hasta ahora como presidente municipal.

TAMPICO; EL COLMILLO (AHORA AZUL) DE LA MAESTRA LOGRA PRECARIO EQUILIBRIO

Por lo que concierne a Tampico, la maestra Magdalena Peraza ha hecho gala de su oficio político; negociadora nata, ha logrado mantener un precario equilibrio entre sus ex compañeros de partido (PRI) y sus nuevos aliados (PAN).

Peraza mostró su largo colmillo pintado ahora de azul en las negociaciones que logró realizar con el gobernador Egidio Torre Cantú, con quien estableció un pacto de no agresión y colaboración mutua que le ha valido el respaldo del gobernador para hacerle llegar recursos a las vacías arcas dejadas por el ex alcalde Oscar Pérez Inguanzo.

Claro que en una negociación se obtiene y se da; El Gobierno del Estado está haciendo que fluyan recursos hacia el municipio. La gran interrogante, la incógnita que no se ha despejado es a cambio de que lo hace. Analistas y politólogos circulan tres hipótesis: la primera, es que este apoyo se logró a cambio de que la primera mujer en la historia del puerto en ser alcaldesa “olvidara” el saqueo e Pérez Inguanzo y le echara tierra al asunto a cambio de que el estado le repusiera el dinero que el municipio está pagando por concepto de la enorme deuda contraída por el ex edil priísta.

La otra va más allá al especular que el apoyo brindado es a cambio de que en las elecciones federales la maestra no meta las manos a favor de Acción Nacional y apoye por debajo del agua a los candidatos priístas.

La tercera va en el sentido de que la llegada de Magdalena Peraza fue planeada y ejecutada desde palacio de gobierno ante el peligro de que lograra la candidatura un panista como  Luis Alonso Mejía o Díaz Casillas, a quienes hubiera sido mucho más difícil convencerlos de que “enterraran” el brutal saqueo dejado Pérez Inguanzo. Con la maestra en la presidencia, y conociendo sus dotes de negociadora, el peligro de que se enjuiciara al ex alcalde era prácticamente nulo.

Cualquiera de las dos hipótesis, u otra que pudiera surgir no le quitarían el mérito a Magdalena de mantener políticamente estable la ciudad y estar logrando obras para el municipio, tarea poco fácil cuando se llega a la presidencia dejando por un lado los colores de un partido con los que obtuvo múltiples puestos y cargos públicos para enfundarse otros en donde jamás tuvo la mínima participación.

ALTAMIRA, LA SORPRESA

Salido de las huestes carrillistas, de filiación cavacista, la llegada a la presidencia municipal de Pedro Carrillo Estrada causo conmoción y expectativas.

Muchos fueron los que auguraban un rotundo fracaso en la administración del ex diputado dadas las condiciones en las que llegaba al poder, con el equipo del ex presidente municipal y ahora  diputado Javier Gil  en su contra y con un gobernador que aun ahora no define bien cual es su estrategia política, sus cuadros ni sus preferencias hacia tal o cual edil; De Egidio solo se sabe que le gusta el color naranja. Fuera de eso, no traza aun el perfil que habrá de tener su gobierno.

En este entorno, Pedro Carrillo se ha mantenido ecuánime, y ha logrado armonizar a las fuerzas políticas, aunque en algunas ocasiones ha debido utilizar mano dura.

Con un manejo aseado del presupuesto, apoyándose en lo administrativo en su tesorero quien es gente de toda su confianza y en lo político en el delegado priisgta con muchas horas de vuelo Librado Treviño, Pedro Carrillo va caminando sin muchos tropiezos y se puede decir que de los tres alcaldes es quien mejor ha sabido manejar su imagen pública a pesar de lo raquítico del presupuesto que administra.

Así, día a día los alcaldes conurbados  van escribiendo cada uno su historia; faltan muchas pruebas por pasar, y una de las más difíciles será sin duda sacar adelante la elección presidencial; para eso se necesita mucha obra, mucho oficio político y mucho dinero. Ya veremos quién de los tres llega al mes de Julio con mejor saldo en su haber político, lo que sin duda determinara en gran parte su futuro con Jaime Turrubiates

Leave Comment

*