La pipa de la paz

Ago 7th, 2011 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Noticia y “sorprais” en el medio político tamaulipeco.

No hay duda que fue una sorpresa, un evento histórico el que se hayan reunido el sábado los funcionarios estatales con los delegados federales acreditados en Tamaulipas.

Fija un precedente en las relaciones políticas de la administración estatal con los enviados de Doña Fede .

El propio Egidio Torre Cantú asistió y se reunió con los representantes de Felipe Calderón, con los que convivió y hasta bromeó en el marco de la primera “Jornada Ciudadana” que la federación realiza en Tamaulipas.

Las diferencias y rencores que hubo en el pasado con los panistas, parecen haber quedado atrás.

Hay quienes resaltan el espíritu conciliador de Torre Cantú, a diferencia de sus antecesores Eugenio Hernández y Tomás Yarrington Ruvalcaba, que privilegiaron la confrontación.

Fueron casi once años de “guerra fría”, vamos a decir que desde el triunfo de los azules en el año 2000.

Funcionarios federales y estatales “jalaban” cada quien por su lado en cuanto a obras y acciones, derivado esto de enconos partidistas.

Siempre las diferencias, siempre los ataques, las descalificaciones por ejemplo de Víctor de León Orti con su similar de SAGARPA, en este caso Roberto Salinas Salinas.

Hoy todos hermanados (nuevo gobierno estatal), tranquilos, dispuestos a resolver los problemas de los tamaulipecos y sin tocar temas políticos. Allí estuvieron en las canchas de la Unidad Deportiva Ruiz Cortines.

El Gobernador llegó con sus colaboradores a las tres de la tarde. Dijo que no estuvo antes porque andaba fuera de la ciudad.

Y ellos, los federales, los que en otros años tenían pleito cazado con los funcionarios del estado, hasta le aplaudieron y aventaron flores.

Y se tomaron la foto del recuerdo.

Egidio Torre Cantú emocionado: “Es un trabajo en equipo”.

Teóricamente así debe ser, anteponer el interés de los tamaulipecos por sobre colores partidistas. Pero no había ocurrido ¿por qué? habrá que preguntarles a los que se fueron.

El Gobernador convocó a su gente y a los federales a trabajar en equipo, como debe ser, como Dios manda ¿nuevas relaciones con la federación? ¿algún compromiso? ¿nuevas reglas del juego?.

Y bueno, la lucha política que viene ¿cómo se va a desarrollar? ¿en colaboración? ¿ajustándose estrictamente a las leyes? Porque en los hechos los azules ya se adelantaron, ya andan  en el proselitismo.

Los funcionarios federales instalaron sus “stands” y atendieron a miles de personas que incorporaron a sus muy diversos programas, como Oportunidades, becas o despensas, a Liconsa, a…

En estas nuevas relaciones estado-federación se habla incluso que la estructura del PRI se movilizó para acarrear  a la gente a las instalaciones del estadio.

Ellos por su parte, los panistas, aprendieron rápido: El lonche, el refresco, la despensa que hicieron llegar a cada uno de los colonos asistentes.

No hay duda que fue une vento bien organizado (no nos dicen si lo organizaron los priístas o los panistas), con toda la mano, con previsión incluso de letrinas y botes de basura.

Mucha seguridad, la que brindaron las corporaciones estatales y no los agentes federales, o los marinos, como se estilaba en otros tiempos.

Si organizaron los panistas, ya han aprendido: Instalaron hasta una tortillería para ofrecer taquitos a los asistentes.

También una planta potabilizadora de agua que estuvo operando personal del Seguro Social, y ni se diga de plantas emergentes de energía eléctrica.

Y leche, Diconsa regaló leche, y la Sedesol despensas y Conafor miles de arbolitos, y el Infonavit casas habitación y así sucesivamente cada dependencia del gobierno panista.

No olvidaron los organizadores el show y juegos para los niños.

Delegados como Elba Valles y Rosa María Uribe, resaltaron la labor del Gobierno de Egidio Torre para que Tamaulipas vaya superando los problemas que enfrenta.

Si las relaciones estado-federación van a continuar en ese grado de colaboración, no hay duda que este será un parteaguas histórico y, como tal, tendrá que reconocérsele al gobierno de Torre Cantú (antes y después de Egidio).

Vamos a decir que el sexenio de Egidio enterró el hacha de guerra y fumó la pipa de la paz con sus contrincantes.

El sábado no se habló de partidos. Las consecuencias políticas se verán en las urnas en la jornada que viene.

En relación con los mismos panistas, también aventó loas a la administración de Egidio el otrora belicoso Francisco García Cabeza de Vaca, aspirante a senador por las siglas del PAN, y luego a Gobernador.

El jefe de la CORETT entregó escrituras y finiquitos (edificio de los burócratas municipales) a 740 familias y, en el evento, más bien se notó un profundo divisionismo hacia el interior del PAN, dado que no asistieron delegados como Roberto Schuldes, Eliacib Leija, Roberto Salinas y Rosa Uribe (al estadio, con Egidio, asistieron todos).

Pero eso no llamó tanto la atención de los azules, sino la presencia de un miembro del comité estatal del PAN que apenas la semana anterior salió del penal, donde estuvo nueve meses por homicidio.

Salió de la pinta para ser el operador político del aspirante a senador Cabeza de Vaca ¿se acarreará simpatías?.

Antes de irnos, el Gobernador Torre Cantú visitará este martes el municipio de Jaumave para encabezar una jornada sobre el programa de abastecimiento de agua potable y seguimiento del programa de colaboración para el desarrollo rural del altiplano.

El día once tiene programada visita a San Carlos y Padilla.

Nos vamos.

http://www.janambre.com.mx

Leave Comment

*