Cuestión pública

Ago 22nd, 2011 | By | Category: Editoriales

Luis Lauro Carrillo.

¿QUE VA HA HACERSE CON  MOREIRA?

Tras revelarse el monto real, el manejo con opacidad de la megadeuda del estado de Coahuila heredada por Humberto Moreira y el haber mentido a las calificadoras, fue el estallido más estruendoso de una bomba financiera cuyos efectos  retumbaron en la elite del PRI y en especial en el equipo de Peña Nieto.

Previamente fue el escándalo de Vicente Chaires, un presunto prestanombres de Moreira enriquecido de manera súbita y bastante “explicable”, luego la descomunal deuda y últimamente la exhibición de decretos del Congreso de Coahuila falsificados para ocultar la deuda real para engañar a Hacienda y calificadoras Fitch Ratings y Standard & Poors para obtener créditos adicionales.

De esos escándalos políticos surge la pregunta obligada ¿qué va a hacer el equipo de Peña Nieto con el incomodo Humberto Moreira Valdez presidente nacional del PRI?

En tales circunstancias, lo más sensato e inteligente seria que el ex gobernador de Coahuila se separe de  la presidencia priista para hacer frente a los cuestionamientos y acusaciones legales, a fin de evitar el golpeteo y cualquier macula o escándalo que ensucie la marcha triunfal de Peña Nieto a rumbo a la presidencia de la republica.

En ese tenor las evidencias del manejo opaco y abuso descomunal en las finanzas de Coahuila inhabilitan al ex gobernador bailarín para convertirse en crítico de la oposición y como consecuencia para dirigir al priismo nacional.

Así pues Humberto Moreira se presentaba como la mancuerna perfecta para la campaña de Peña Nieto. Un Gobernador dicharachero con imagen exitosa y popular, cercano a la maestra Elba Esther; parecía el pararrayos perfecto para polemizar con los partidos y candidatos rivales a lo largo de la campaña.

Naturalmente el caso Moreira no sólo se trata de un asunto de finanzas irresponsables que en un lustro convirtió una deuda de 393 millones en 32 mil millones de pesos, sino de ilegalidad. Hay y hubo muchos gobernadores mano sueltas que gastan más de sus ingresos fiscales, pero lo más grave es el problema de falsificación de  garantías para engañar a sus acreedores.

De ahí que el Gobernador enrique peña nieto quien lleva una amplísima  delantera en pos de la candidatura presidencial, ha actuado con extrema cautela y con ayuno mediático últimamente y más concentrado en su VI informe de gobierno.  Porque sabe que sólo un imponderable lo dejaría fuera de Los Pinos en 2012, y no desea que un affaire de esa naturaleza sea motivo escándalo mediático que pudiera afectar su imagen.

Como podrá verse, tanto se tensó la cuerda, que hay quienes aseguran que el ex gobernador hidalguense Miguel Ángel Osorio le hizo saber a Peña Nieto que, si Moreira no corregía esa situación, ahí estaba él listo para lo que se ofreciera.

Incuestionablemente Peña Nieto ya logró con éxito alcanzar el objetivo del posicionamiento, el conocimiento, la imagen positiva y la aceptación ciudadana del país. Por lo que observadores consideran que sería un despropósito mantener a Moreira en la dirigencia del PRI.

Es comprensible que el escándalo ha impactado seriamente al priismo a juzgar por las reacciones en la pasada reunión de los diputados tricolores en Playa del Carmen, teniendo como primera consecuencia remover a Moreira sustituyéndolo por Beatriz Paredes como negociador principal con Hacienda para canalizar la exigencia de los gobernadores de obtener mayores recursos de la federación.

En ese orden de ideas los priistas  reflexionaron con sentido lógico que la voz del presidente del PRI quitaba toda legitimidad a la argumentación a favor de mayores recursos para los gobiernos estatales a cambio de más transparencia.

La reacción al caso Moreira no se hizo esperar en los partidos políticos,  el coordinador de la fracción parlamentaria del PRD en la cámara de diputados Armando Ríos Piter, afirmo que la estrategia de Moreira era endeudar a los estados priistas para utilizar después esos recursos en beneficio de Enrique Peña Nieto en las elecciones Presidenciales de 2012.

En definitiva si el caso de los decretos falsificados relacionados con la megadeuda se judicializa, el impacto en la opinión pública será demoledor si ellos juzgan que la mácula salpica, los días de Moreira como presidente de PRI están contados, aunque sea bajo la fórmula de separación del cargo “para probar su inocencia”

carrsot_l@hotmail.com

Twiter.com/luiscarrs

Leave Comment

*