¡Aquí estamos!

Sep 12th, 2011 | By | Category: Editoriales

CARTA DEL PADRE JUAN RIVAS

Lic. francisco Javier Álvarez de la fuente

alvarezfj.2@gmail.com

En esta ocasión me voy permitir compartir con ustedes una carta de un sacerdote Legionario de Cristo, el Padre Juan Rivas, quien es el fundador y, durante muchos años director del movimiento «Hombre Nuevo», movimiento de evangelización a través de los medios de comunicación, que empezó en Estados Unidos, hace dos décadas, y se ha ido extendiendo por toda América Latina, en particular en radio y televisión.

En esta carta l Padre Rivas L.C. nos habla de la violencia que estamos viviendo en México y nos señala lo que según su visión debemos hacer para terminar con ella, pero dejemos que él mismo nos lo diga: “…La violencia en México no va a acabar por el contrario va a aumentar.

Esto lo vengo diciendo desde el día en que México votó por el aborto, por la violencia contra gente débil e indefensa.

El problema de la violencia, ciertamente, tiene muchas cabezas, y trae cola. Pero la violencia nace en un cultivo social donde la sociedad no quiere saber nada de Dios o ya no tiene tiempo para Él.

Los narcos no se reproducen por esporas, sino en la nata de una sociedad pagana, materialista, atea, de familias descompuestas, madres golpeadas, hijos sin padre ni madre, avaricia, ambición, ambientes de los antros y los casinos y todas mis amigas y amigos de la infancia se excusan diciendo que tienen derecho a hacer con su dinero lo que les venga en gana. ¡Adelante! pero esto y mucho más, es parte del «cultivo», de la «sopa primordial» donde nace la violencia.

El año en que todo el pueblo de Guadalajara salió en peregrinación con el Santísimo desde Zapopan hasta la catedral, la violencia bajó casi a cero. «Una sociedad que excluye a Dios camina hacia la autodestrucción» (Ben. XVI).

El problema de México más que social es espiritual. Si no hacemos una consagración de familia por familia, de pueblo por pueblo y de ciudad en ciudad, lo dije desde el 2007 y lo repito en el 2011 la violencia va a aumentar. Se trata de hacer algo parecido a lo que hizo san Francisco en Arezzo, donde todos se mataban a todos, hasta que invitó a un diácono para hacer un exorcismo mientras él rezaba públicamente en la calle.

Si no salen todos los obispos, sin miedo, por las calles, de ciudad en ciudad con el Santísimo y/o la imagen original se saca de la Basílica y se cierra ésta, como se hacía en tiempos de la peste, (porque había fe y no miedo) la violencia no se va acabar.

Nosotros le hemos dado fuerza al demonio y sólo El más fuerte podrá devolverlo (s) al abismo de donde salió el día en que México votó por el aborto, en la misma ciudad donde la Virgen está embarazada. México votó contra su Hijo. La Virgen está muy triste.

Al menos consagremos nuestros hogares al Corazón Inmaculado de María y busquemos que en mi parroquia se haga adoración una vez por semana 24 horas seguidas, una hora por familia. Si lo hacen esos barrios y esas familias estarán protegidas contra la violencia. En Cristo…”

Hasta aquí el Padre Juan, ahora después de haber leído estas reflexiones, a todos solo nos queda hacer lo que esta de nuestra parte, o seguir haciéndonos como que nada pasa y soportando lo que venga, por lo que a mi toca ya cumplí con darles a conocer esta carta y continuaré luchando por la vida desde su concepción hasta su término natural dese cualquier trinchera en la que me encuentre y mientras tanto… ¡Aquí estamos!

Leave Comment

*