Cuestión pública

Sep 23rd, 2011 | By | Category: Editoriales

Luis Lauro Carrillo

LEY GUADALUPE FLORES

Las propuestas para reformar las leyes penales para regular los contenidos de las redes sociales de internet es una constante en México, propiciadas por el lamentable abuso de poder perpetrado contra dos usuarios de Twitter en Veracruz que desencadenó un efecto dominó en la clase política nacional.

Estados como Tabasco y Nayarit se engallaron para hacer sus legislaciones exprés para castigar los rumores en Internet, y otros como Tamaulipas están en vías de hacerlo, pasando por alto que dichas conductas son consecuencia natural del clima de violencia exacerbada y desinformación que prevalece en el país.

En ese tenor, la diputada Guadalupe Flores Valdez, Presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso Estatal, al grito de ya se sumó a esa tendencia coyuntural, anunciando la propuesta de reforma al código penal para incluir figuras delictivas para sancionar personas que usan internet para crear el caos.

De ahí la propuesta de Flores Valdez para penalizar el uso de Twitter, Facebook, Youtube, Frontera al Rojo Vivo, Sol del Sur y otros sitios de la red cuando se “perturbe” el orden público generando terror entre la población o se calumnie o difame a figuras públicas, denostando  a los políticos en campañas o no, con información falsa.

En ese sentido parece muy peligroso la criminalización de  las redes sociales de internet y el controlar del flujo de información mediante leyes punitivas, pueden hacerlo con el internet como ya lo hicieron con la radio y televisión  prohibiendo las campañas negativas, cuando lo único que debieran hacer es desmentir las infundios que se propagan de ellos en cualquier medio..

Oliver Wendell Holmes Jr. se preguntó si la libertad de expresión protege el que un individuo grite la mentira de que hay «fuego» en un teatro abarrotado. Claro que no la protege puesto que esta expresión no sólo es falsa, sino peligrosa, ya que puede causar pánico, lo cual a su vez puede generar muertos y heridos.

Aquí viene la pregunta  a nuestra mente ¿Puede un tweet causar pánico que ponga en peligro claro e inminente a la sociedad?

La respuesta es no, porque los usuarios de Twitter saben que en esa red social se propagan todo tipo de basura, miles de mentiras, rumores y .chismes. Más aun que el número de usuarios de Internet en México y especialmente Tamaulipas no constituyen una mayoría abrumadora, ¿entonces por qué tanto temor hacia estas redes?

Por tanto, más que castigar a aquellos que propagan información falsa por las redes sociales, hay que confiar en la inteligencia de la gente para saber diferenciar entre una red social como Twitter, llena de chismes, y un medio de información serio y confiable todavía no estamos en presencia de una amenaza de una Internet «sin límites».

El Congreso del estado más que preocuparse por reglamentar los fenómeno Internet y demás tecnologías debería dar prioridad reformar el código penal para combatir con más severidad el patrimonialismo de los servidores públicos, las cuentas públicas,  aumentando las penas a los delitos de abuso de autoridad, peculado, concusión de funcionarios, enriquecimiento ilícito y tráfico de influencias

En cuanto al tema del respeto a la legalidad viene a cuento aquello de que no hay leyes que se respeten y de ahí cierto chiste dice que en nuestro estado no se cumple ni siquiera con la ley de la gravedad.

En definitiva reglamentar el internet a pretexto de la perturbación del orden público mediante un supuesto terrorismo informático y la difamación electoral de figuras públicas, traería consigo la censura, una restricción a la libertad de expresión; independientemente de la incapacidad para garantizar el cumplimiento que una ley extraterritorial

lucarrso@hotmail.com

Twiter: @luiscarrs

Leave Comment

*