Que ahora van sobre “El Robalo”

Nov 9th, 2011 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Pues nada, querido lector, que ahora las huestes de la contraloría van sobre los huesos de Javier Villarreal Terán, mejor conocido como El Robado.

Fue jefe de Turismo en el sexeno geñista y se distinguió –según las crónicas periodísticas- por andar siempre “a media agua” (parece que la interpretación es traer copas entre pecho y espalda).

Terminó el sexenio en medio del escándalo por acusaciones de mal manejo de los dineros provenientes del impuesto sobre hospedaje.

Dicen los que saben de política que el cargamaletas de Manuel Cavazos Lerma estaba muy bien de salud mental recluido en su residencia de Mc Allen, pero se le ocurrió ir a El Mante en plan de futurismo.

Alguien le metió en su cabecita que es un fregón y puede ser diputado federal por el VI distrito, donde ya cultiva odios y rencores, y… Que se le aparecen los demonios!.

A su paso por Turismo abundaron las denuncias de irregularidades y, en los meses previos a irse, fue un escándalo la denuncia de que andaban “perdidos” los 20 melones de pesos del impuesto hotelero del dos por ciento.

Y la acusación no la hizo cualquier hijo de vecino sino la presidenta de la Comisión de Turismo del Congreso del Estado, en ese tiempo Norma Cordero González.

¿Será el motivo por el que Gilda Cavazos anda sobre los huesos alcoholizados de Javo? Se desconoce hasta el momento.

Lo cierto es que hay mucha tela de donde cortar, como eso de los adeudos millonarios que dejó con los medios de comunicación –con facturas al parecer sí pagadas- por concepto de promocionales ¿por eso lo investigan?.

Tampoco fue un secreto que Javier Jr. utilizó los recursos oficiales para viajar en avión en plan de vacaciones junto con sus colaboradores y familiares.

Ahí están los testimonios de que pagó boletos de avión para países a donde nada tenía que hacer porque no tienen que ver con Tamaulipas, como Cuba, Brasil, Puerto Rico y España, entre otros ¿por eso lo investiga Doña Gilda?.

Ojalá y no solo quede en llamarada de petate, porque mire usted, siguen vigentes las acusaciones de que él y su jefe administrativo, Cuauhtémoc Navarro Becerra, se sirvieron con la cuchara grande en eso de los viajes de placer.

Por ahí está la versión de que Javo y compañía se fueron con gastos oficiales a una boda realizada en Cancún a finales del sexenio, y nadie le dijo nada.

También las acusaciones de los hoteleros sobre el uso –sin autorización- de la lana del impuesto del dos por ciento, para pagar viajes particulares de avión especial por diversos lugares del estado y el país.

Toda una fichita el individuo, sin escapar las trácalas a las agencias de viajes a las que quedó a deber miles.

Tan bien que estaba el muchacho en el extranjero, solito y calladito.

Ahora que, si los investigadores le escarban de cuando fue jefe estatal del Transporte, o alcalde de El Mante, saltaría tanta mugre para salpicar desde la capital cueruda a la urbe cañera.

Cuando fue presidente municipal, “desapareció” hasta la camioneta Durango asignada al alcalde y se llevó (él o su gente) los muebles de la sala de espera de la alcaldía.

Dos camiones de volteo del municipio aparecieron meses después en uno de los ranchos de la familia Villarreal.

Pero mejor dejemos este tema y que sea la contralora la que en su momento diga en que sentido avanzan las auditorías sobre el sector turismo de la administración anterior.

Por lo pronto no está mal eso de afirmar que, después de Pérez Inguanzo, el brazo de la Ley va sobre “El Robalo” de El Mante.

En otro tema, y para que los dirigentes (¿líderes?) de los partidos políticos le vayan tanteando el agua a los camotes, hay que ver las últimas publicaciones del diario El Universal respecto a preferencias electorales.

Por lo que hace a Tamaulipas, interesantes las respuestas a la pregunta: Si  hoy fueran las elecciones, ¿por quien votaría? (candidato partido).

La respuesta es que un 27 por ciento por el PRI; el 23 por el PAN y el ocho por ciento por los amarillos.

De si conocen a han oído hablar de los precandidatos, se confirma que en primer lugar va Andrés Manuel López Obrador con un 90 por ciento y en seguido Enrique Peña Nieto con el 80.

Como decíamos en colaboración anterior, el menos conocido es Ernesto Cordero Arroyo con el 47 por ciento.

Sin embargo, en Tamaulipas no es el señor López el mejor favorecido con una “buena” opinión de los ciudadanos, pues el primer lugar lo ocupa Peña Nieto.

Si hoy fueran las elecciones de Presidente, no hay lugar a dudas que el Revolucionario Institucional ganaría y con más alto porcentaje si el candidato es Peña.

Dice El Universal que la encuesta cubrió mil entrevistas directas en toda la entidad.

Seguramente quienes gozan de una franquicia estatal de los partidos, ya tienen en su archivo los documentos publicado por el cotidiano.

Ahora, querido lector, otra preguntilla ¿qué le parece Juan Genaro de la Portilla como candidato a diputado federal por el Partido del Trabajo?.

No se descarta que así sea ¡y que gane!.

Después de salir del penal de Tampico, otra vez (ya había sido) fue diputado local y alcalde.

En ese tenor (escenario, como dicen los políticos), ni tantito se duda que dentro de dos años el señor Pérez Inguanzo sea candidato a una diputación o la alcaldía de Tampico ¿el pueblo no tiene memoria?.

Antes de irnos, mire que en el sector salud de Tamaulipas se da como un hecho que el secretario Norberto Treviño García se irá en diciembre, volverá al Distrito Federal.

Se irá de vacaciones de fin de año para no regresar por estas tierras; que por eso no compró ni casa en la localidad.

Pero si su salida se da como un hecho, entre el personal de la dependencia ahora las adivinanzas están en quien será el sucesor, lo que determinará que continúe el mismo equipo de colaboradores.

Usted sabe, todos tratan de seguir en la nómina por el resto del sexenio … Y más.

Mejor nos vamos.

http://www.janambre.com.mx

Leave Comment

*