¿Y los cómplices apá?

Nov 13th, 2011 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Muy saludable, políticamente, que el ex alcalde jaibo, Oscar Pérez Inguanzo, regrese a las celdas para pagar sus pillerías.

Lo lamentable es que los funcionarios de la Procuraduría parecen andar haciendo “fuera del hoyo”.

Digamos que otra vez no lo vuelven a acusar de peculado, o sea por el saqueo de recursos sino por algo que seguramente no aguantará un amparo federal.

Lea usted el decreto LX-61 expedido por el Congreso del Estado con fecha 10 de septiembre del 2008.

-Se autoriza al Ayuntamiento de Tampico, Tamaulipas, a celebrar los contratos de arrendamiento necesarios con la persona moral denominada IMPULSA, Impulsora Mexicana de Obras y Negocios, S.A. de C. V., Sociedad Financiera de Objeto Múltiple, empresa vinculada en negocios con Grupo Financiero Interacciones, a efecto de sustituir luminarias de última tecnología que habrán de ser instaladas en el territorio municipal.

Tal decreto se publicó en el Periódico Oficial de Estado con fecha 16 de septiembre de ese mismo año, con lo cual el pillo hizo los contratos con los particulares el tres de noviembre.

Como jefe del Congreso figuraba Felipe Garza Narváez, y el decreto correspondiente fue firmado por Enrique Blackmore Smer, Norma Alicia Dueñas y Raúl de la Garza Gallegos, como presidente y secretarios, respectivamente, de la mesa directiva del pleno.

Pero más antes, el 18 de agosto del 2008, la llamada Comisión Permanente “tuvo a bien” autorizarle al alcalde porteño la realización de los compromisos.

Era presidente de la permanente el diputado Guadalupe González Galván, llevando como secretarios a Martha Guevara de la Rosa (hoy Secretaria General del CDE del PRI) y la panista Guadalupe Soto Reyes (premiada con un fíat de notaría).

Los diputados, bajo la batuta del hoy Subsecretario General de Gobierno, se sentían orgullosos de la acción de Inguanzo y gustosos aprobaron la petición del ayuntamiento de Tampico.

-La figura del arrendamiento otorga beneficios importantes a la hacienda pública, entre los cuales se citan:

1.-No se considera deuda gubernamental, solamente como un gasto corriente.

2.-Se maximiza el presupuesto del ejercicio debido a la liberación de los flujos para el pago del arrendamiento en el plazo contratado.

3.-Planes de arrendamiento ajustados a los flujos de cada dependencia.

En el Congreso del Estado, nada se autoriza si no lo aprueba el “pastor”, en este caso Garza Narváez, quien seguramente también debe llevar responsabilidad en el caso.

La celebración del contrato con la empresa Impulsora Mexicana de Obras y Negocios no encontró oposición de los diputados del PRI, PAN ni del PRD, y menos del PT.

Al contrario, el dictamen de González Galván dice que le hicieron diversas modificaciones para “dejarlo mas claro”.

Ya sabían que el alcalde iba a contratar la renta de tres mil 597 lámparas para iluminar las principales calles de Tampico, por lo cual pagaría 36 melones de pesillos hasta el 31 de diciembre del 2010.

Ahora lo que puede pasar es que la empresa, Grupo Financiero Interacciones, se puede llevar sus lámparas porque no le cumplieron con el contrato, y entonces el puerto se quedará sin alumbrado público.

¿Por qué le faltan inconsistencias a la Procuraduría? ¿Y a la Auditoría Superior? Quien sabe.

Aparte del Congreso, el señor Pérez también registró la aprobación de su cabildo.

El visto bueno se dio en sesión del ocho de julio del 2008 con una votación de 19 regidores y síndicos a favor, y una abstención. Nadie en contra, ni los panistas.

Saludable que el señor Inguanzo regrese al penal –en Mante o en Altamira-, pero ¿por cuánto tiempo más?.

El historial es muy negro, pero el largo brazo de la Ley no lo le ha podido agarrar los asuntos que lo enviarían varios años a la sombra.

¿Cuánta fianza alcanzará ahora? Porque de seguro tiene derecho.

¡Aguas! Ante la opinión pública, para la siguiente orden de aprehensión,el ex alcalde ya no será el villano sino la víctima.

Por cierto, Pérez Inguanzo también recibió autorización de Felipe Garza Narváez para contratar con la empresa Value Arrendadora, con sede en San Pedro Garza García, N. L., por diversos vehículos y equipo de cómputo.

De esta manera se rentaron 26 patrullas, 25 automóviles para los funcionarios; 20 camiones recolectores de basura y dos barredoras.

Al final, el señor Pérez quedó a deber y amplió el plazo para pagar en 12 meses más, lo cual abarcaría la administración de la panista Magda Pedraza.

En fin, lo que puede pasar es que, si la alcaldesa no paga, Tampico se quedará sin patrullas y sin camones de basura porque la empresa reclamará su lanita.

Se nos hace que los investigadores de la Procuraduría no le han dado al clavo para “guardar” en definitiva al ex presidente.

Su confinación en un penal urge y es saludable como ejemplo para los ahora alcaldes en funciones, además de generar confianza entre la ciudadanía hacia el partido en el poder, el PRI, que fue el que lo postuló.

Antes de irnos, mire el comentario que nos envían: “Es funcionario público, andaba briago, traía un vehículo oficial que fue impactado. No es responsable del accidente pero murieron tres jovencitos ¿es culpable de qué? ¿qué castigo merece?.

Mejor nos retiramos no sin anunciar que para este lunes está previsto que el PRI publique su convocatoria para postular candidato a la Presidencia de la República.

www.janambre.com.mx

Leave Comment

*