Cuestión pública

Nov 24th, 2011 | By | Category: Editoriales

Luis Lauro Carrillo

LA DECLINACION DE BELTRONES

La decisión de Manlio Fabio Beltrones de no participar en el proceso interno por la candidatura presidencial del PRI, anunciada en un desplegado de prensa, mediante el cual de una manera inteligente hace una severa crítica a su partido.

En un ejercicio aproximado de hermenéutica política, hemos retomados algunos párrafos de del texto Unidad ¿para qué? Manlio Fabio Beltrones para tratar de interpretarlos: Expresó Beltrones: “He decidido no participar en el proceso interno por la candidatura presidencial, optando por ser un hombre útil al interés de mi país y de mi partido”.

De aquí se desprende que Manlio Fabio actuó con habilidad, decorosamente  se excluye del proceso interno en el que no tenía ninguna posibilidad de ganar y que de haber continuado sólo desgastaría su imagen.

En otro párrafo dijo: «No tengo obsesiones personales y mucho menos abrigo conductas mezquinas». “la unidad se construye con una idea común, con reglas claras, con transparencia, con equidad y sin exclusiones”.

En estas frases se infiere de Beltrones un reproche a Humberto Moreira por la modificación de la convocatoria para el registro de aspirantes a la Presidencia, encuadra en lo que Manlio Fabio define como conducta mezquina, además ese hecho contribuyó como una razón más para salir de la contienda, por inequitativa y mañosa.

En otros párrafos del texto indicó «La simulación y la ingratitud son los peores venenos de la política y nos han hecho mucho daño. Siempre he sabido que la militancia es superior a la dirigencia y, por ello, nuestro partido ha resistido las grandes derrotas y se ha levantado. Hoy no será la excepción. La unidad es un medio para cambiar, no para seguir igual».

Aquí lo que Manlio quiso decir es que Humberto Moreira encarna al viejo PRI, disfrazado de nuevo PRI. Que tiene los mismos vicios.

Contundente afirma  “Que su mejor aporte a esa unidad y al triunfo del PRI es retirar sus ambiciones presidenciales ya que, asegura, al PRI y al país se puede servir de muchas otras formas, no sólo mediante una candidatura presidencial”.

En lenguaje encriptado, Beltrones formula una de las más fuertes críticas que se hayan hecho a Peña Nieto y a su equipo, a quienes señala palabras más, palabras menos, como ambiciosos sin límite.

Beltrones afirmó que “no habrá fractura en el PRI. No podemos permitirnos la división”. Queda claro que en el texto se evita formalmente la ruptura, pero la declinación no hace sino manifestar su existencia.

Cerrando con un, rotundo. «No tengo más que ofrecer a mi partido que mi militancia, lealtad y convicción política de que sí es posible recuperar el rumbo. Sé que puedo continuar mi lucha por las reformas desde cualquier trinchera política. Mañana empiezo otra vez.

En el desplegado Manlio Fabio Beltrones no mencionó el nombre de Enrique Peña Nieto. No declinó a su favor, no le resaltó alguna virtud alguna, ni le confirió ningún elogio. Simplemente solo dijo que se iba para privilegiar la unidad de su partido y, acto seguido, cuestionó: “Unidad, ¿para qué?”.

La declinación de Manlio Fabio Beltrones políticamente afecta a Enrique Peña Nieto, al convertirlo en candidato único que, por lo mismo, no podrá hacer precampaña de diciembre a febrero, ni aprovechar los tiempos de radio y televisión. Los patiños ya quedaron descartados así que  los que podrán hacer promocionales de su precandidatos solo lo podrán hacer los partidos políticos.

En definitiva Manlio Fabio Beltrones en su carta, con inteligencia hizo una fuerte crítica al PRI, anunciando su retiro cuando advirtió que ya no le era redituable seguir en la contienda presidencial y se marchó cuando más le convino, cuando surgió, la tranza de Humberto Moreira de cambiar a modo la convocatoria y el leonino convenio suscrito con el PVEM y el Panal.

carrsot_l@hotmail.com

Twiter: @luiscarrs

Leave Comment

*