Cuestión pública

Ene 6th, 2012 | By | Category: Editoriales

Luis Lauro Carrillo

2012  AÑO ELECTORAL

 En el año que inicia, más allá de las anticientíficas profecías mayas del «fin del mundo», la amenaza de la recesión mundial a la economía nacional, este 2012 en México será un año de definiciones políticas, predominantemente electoral.

De hecho desde diciembre pasado arrancó el año electoral cuando los aspirantes a las candidaturas a la Presidencia y otros cargos de elección popular ya comenzaron sus precampañas.

De tal suerte el próximo 1º de julio se elegirá presidente de la república, 128 senadores, 500 diputados federales, jefe de gobierno del DF, 6 gubernaturas, asamblea del DF, congresos locales y alcadias. Ese día también se pondrá a prueba la incipiente democracia y la  capacidad de las instituciones electorales.

En ese contexto dos partidos políticos ya definieron a sus precandidatos, el PRI a Enrique Peña Nieto; el PRD, PT y MC a Andrés Manuel López Obrador y en el PAN se perfila como precandidata ganadora a Josefina Vázquez mota.

Es así que de acuerdo a las encuestas de principio de año Peña Nieto mantiene una ventaja sustantiva; los priístas hablan de “victoria contundente”. Lo mismo dice López Obrador y los panistas dicen que retendrán la presidencia, lo cierto es que en términos de la real politik  nada está escrito, la moneda está en el aire.

De ahí que se pronostica una competencia electoral ruda y pareja. López Obrador viene por la revancha. Para tal propósito construyó  una amplia base social que se aglutina en el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA).

De ese modo el tabasqueño por estrategia se ha “moderado” y rectificado y busca reinventarse: suspende, por ahora, adjetivos calificativos hacia sus opositores y busca acercarse a las clases altas  y media de la sociedad mexicana, ofreciendo garantizar certidumbre a la clase empresarial.

Por su parte Peña Nieto le apuesta al desgaste de los gobiernos panistas,  a su construcción mediática, a los resultados del gobierno del EDOMEX, a sus alianzas con las televisoras, a la suma de partidos satélites.

En cuanto al  PAN tres aspirantes disputan la candidatura. Participan Santiago Creel, quien perdió frente a Felipe Calderón  hace seis años; Ernesto Cordero, un tecnócrata, sin carisma, cuya única fuerza descansa en el apoyo presidencial, y Josefina Vázquez Mota, ahora llamada “la hija desobediente”  que aventaja a sus compañeros en todos los estudios de opinión.

Al respecto al promediar los diversos resultados de marzo 2010 a noviembre 2011 sobre intención de voto por candidato Consulta Mitofsky, EL UNIVERSAL/Buendía, Reforma, Ipsos, Excélsior/GCG y GEA-ISA, consideran que la  ventaja de Peña Nieto  sobre Vázquez Mota se redujo de 31 a 22 puntos. Por lo cual a dos meses del arranque formal de las campañas, todo puede suceder.

En otro orden de ideas conviene resaltar que en todo año electoral, en 2012 se corre el riesgo de que la inmovilidad sea, la constante en el congreso de la unión y de la administración pública. Todo en nombre de las elecciones, pero que nada se mueva también en nombre de las elecciones.

En ese sentido el 2011que se fue, dejó una sensación de decepción reformas inconclusas, escándalos, estancamiento económico entre otros problemas.

Ahora bien, México actualmente está paralizado porque sigue reproduciendo los mismos modelos, se continúan cometiendo los mismos errores. El interés general está en manos de la partidocracia, mientras que los partidos cocinan los mismos acuerdos en busca de los intereses de siempre, que son los suyos y no los de la sociedad.

Por tanto pareciera que ni la violencia, ni la pobreza, ni el desempleo, ni el rezago educativo, ni la corrupción, ni los escándalos políticos, ni los malos y caros servicios que pagan los ciudadanos a diario, resultan razones suficientes para que los actores políticos detonen el cambio que el país necesita.

En definitiva el 2012 es un año eminentemente electoral donde las elecciones del 1º de julio pondrán a prueba a la democracia en México, siendo responsabilidad de los gobiernos, el IFE y el TEPJF electorales  asegurar y garantizar la imparcialidad, transparencia, libertad y seguridad a los electores para votar.

lucarrso@hotmail.com

Twiter: @luiscarrs

Leave Comment

*