¡Aquí estamos!

Feb 13th, 2012 | By | Category: Editoriales

¿“ilegal” oponerse al aborto…?

Lic. francisco Javier Álvarez de la fuente

alvarezfj.2@gmail.com

Hay quienes piensan que la ilegalización del aborto va contra el respeto a las democracias, al ir contra lo aprobado por parlamentos que reflejan los deseos de los ciudadanos.

Otros afirman que tal ilegalización sería un auténtico atentado a los “derechos humanos” de la mujer, que es la única persona que “decide” sobre lo que ocurre dentro de su cuerpo.

Decir lo anterior supone declarar que la defensa de la vida de los seres humanos no nacidos sería algo ilegal y, por lo tanto, injusto y equivocado.

Porque, según algunos, algo se convierte automáticamente en “legal” y “justo” por el simple hecho de ser aprobado por mayorías parlamentarias, por gobiernos o por referéndum.

Sabemos, sin embargo, que ha habido, hay y habrá leyes injustas, leyes que visten de legalidad hechos y actuaciones que dañan o destruyen los bienes o la vida de seres humanos inocentes.

Necesitamos recordar que existe una ley superior, una justicia profunda, que está por encima de las leyes humanas, impuestas a fuerza de votaciones por grupos de poder que hoy, como en el pasado, buscan intereses particulares por encima del respeto de los verdaderos derechos de todos.

Por eso es urgente, hoy como ayer, reconocer que son y serán siempre injustas las leyes que permitan eliminar vidas humanas no nacidas.

Suprimir leyes que permiten el aborto será una señal de progreso cultural y ético, será un signo de coherencia y valor entre quienes combaten contra las discriminaciones basadas en la fuerza de algunos que desean asesinar a los más débiles e indefensos entre los seres humanos: los embriones y fetos.

Son justas sólo aquellas leyes que defienden a los hombres, no las que permiten eliminarlos.

No hay legalidad, ni democracia verdadera, ni justicia, allí donde sea permitida cualquier forma de aborto.

Los derechos humanos se hacen realidad cuando el “no” al aborto se convierte en un “sí” decidido para ayudar a toda mujer que ha empezado a ser madre, de forma que pueda acoger y cuidar al hijo que lleva en el seno de sus entrañas.

Sólo entonces las leyes cumplen su función de promover y proteger la justicia, para empezar a vivir en una sociedad más humana y más digna.

Ojalá que todos aquellos que en las próximas elecciones, van a acudir a sufragar lo hagan en conciencia y lo hagan por aquellos candidatos que promueven y respetan la vida y no por aquellos que promueven la cultura de la muerte por nuestra parte lo haremos y seguiremos luchando en pro de la vida, puesto que para ello… ¡aquí estamos

Leave Comment

*