Cuestión pública

Feb 27th, 2012 | By | Category: Editoriales

Luis Lauro Carrillo

LOS CUATRO PUNTOS DE CALDERON.

En el periodo de intercampaña donde la Ley electoral amordaza a los candidatos presidenciales, pero no puede hacer callar al Presidente Felipe Calderón, quien sin tapujos salió a echarle porras a Josefina Vázquez Mota, diciendo que según encuestas de Los Pinos, «Chepina» está sólo a cuatro puntos de Enrique Peña Nieto.

Lo anterior no tendría nada de particular si no fuera porque el Presidente de la República en pleno periodo de silencio comicial, violentó impunemente la Ley confiado en que simplemente no existe sanción aplicable.

En efecto el presidente Calderón ante 700 consejeros de Grupo Financiero Banamex, presentó una lámina en formato Powerpoint de una encuesta en la que JVM se encontraba apenas abajo cuatro puntos del candidato presidencial del PRI, Enrique Peña Nieto.

Cabe subrayar que el consejero Eustaquio Tomás de Nicolás Gutiérrez reveló que el presidente Felipe Calderón prefiguró un “empate técnico” en la carrera a Los Pinos, pues el puntero sólo tiene una ventaja de 4 puntos sobre el segundo lugar.

Posteriormente en un comunicado de Los Pinos se desmintió la afirmación presidencial, reconociendo que Calderón dijo que la elección presidencial “será muy reñida”, pero rechazó que “en ningún momento” (sic) hubiera mencionado a los contendientes, a los partidos políticos o a sus propuestas programáticas.

Sobra decir que se trató de un comunicado inapropiado y sin elegancia donde cómodamente se niega,  lo que 700 empresarios escucharon y vieron. En México lamentablemente ya no da vergüenza mentir, ni tan siquiera en los textos oficiales, de tal forma que hasta Pinocho parece más sincero comparado con tanta mentira.

Empero cabe señalar que lo acontecido en la reunión plenaria de Banamex no fue un accidente o descuido. Fue una acción calculada, motivada por un interés evidentemente electoral, el Presidente logró, con la lámina exhibida ante los consejeros de Banamex, que la opinión pública pusiera los ojos en la cuestionada encuesta de Lauro Mercader proveedor demoscópico del PAN.

De tal suerte que todo parece indicar que el presidente Calderón logro su objetivo, de manipular políticamente la percepción que podría terminar finalmente por convertirse en realidad.

En otras palabras el presidente sembró la noción de una competencia pareja y reñida para que así sea  y como consecuencia posicionar a Vázquez Mota como la rival de Peña Nieto, por lo que  después del laminazo presidencial previo al dia de la Bandera, los albiazules podrán darse por bien servidos.

Como podrá verse el golpe está dado, en términos de costo beneficio el Presidente se salió con la suya, pese al costo político que le ha significado, ante la clase política y medios  de comunicación, al poner en la opinión pública y en los electores  la precepción de que JVM ya está en el segundo lugar de la contienda electoral y AMLO rezagado en el tercer lugar.

FCH con su actitud violentó el principio de contienda justa. Una vez más se dirá que el presidente infringió la ley, sin importar que  esto ocurra en pleno proceso electoral y, especialmente, durante el periodo de veda electoral, el tema remite a la legalidad de los comicios.

Con viene recordar que existe el precedente del Tribunal Electoral emitido en los días previos a la elección federal intermedia pasada, donde declaró que el Presidente violó la ley, pero  sin ser objeto de sanción alguna, porque al presidente solo se le pude acusar de delitos graves.

Por tanto está claro que Calderón  perdió ante la clase política pues su intervencionismo en temas electorales le ha ganado fuertes cuestionamientos, confirmando con su actitud  la noción de un presidente más inclinado al típico comportamiento de político faccioso y de gran elector que al de un jefe de Estado.

Tengamos presente que al final, el país seguirá padeciendo la triste historia de vivir una democracia sin demócratas, como la que se empeña en exhibir el presidente Calderón con el laminazo de Banamex mediante el cual pretende imponer a Josefina como el segundo lugar en la carrera presidencial.

En definitiva el presidente Felipe Calderón aprovechó la celebración del Día de la Bandera para hacer su mea culpa por el tropezón frente a los consejeros de Banamex, positiva la actitud, pero no alcanza garantizar equidad e imparcialidad del proceso electoral, particularmente por la falsedad del comunicado, por lo que los adversarios políticos tienen derecho a dudar de la presidencia panista.

lucarrso@hotmail.com

Twiter: @luiscarrs

Leave Comment

*