Un día un tanque de carburo me vació los intestinos: Chiprut el soldador

Mar 14th, 2012 | By | Category: Articulos Destacados

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Roberto Chiprut Jiménez se emociona: El magnesio es todo un espectáculo.

Y va y lo demuestra con una varilla.

-Cuando enciende… se autodestruye; al final solo queda una ceniza, comenta.

En efecto así es. Después de la luz intensa, sobre la plancha solo quedó una pequeña línea de cenizas.

Chiprut es soldador, el único que puede trabajar magnesio en la ciudad capital, aunque también maneja el antimonio, bronce, aluminio y por supuesto que los fierros.

No duda en manifestar que el metal más difícil es el magnesio.

-Si a uno se le pasa la mano, el metal se autodestruye.

-¿Qué piezas llevan este material?

-Los motores de volkswagen y las bases de dirección de la Ford.

Tiene más de medio siglo de soldador, desde que entró a la Escuela Supertécnica Náutica, en Veracruz.

Pero además de soldador, es campeón nacional y mundial de tiro al blanco con pistola y rifle.

Por último, es aficionado de hueso colorado a la pesca y caza, donde también se ha llevado varios primeros lugares.

Como tirador figura en el salón al Mérito Deportivo de los deportistas tamaulipecos.

EN SAN JUAN DE ULUA

Nació el 23 de julio de 1932 en Tampico y es contemporáneo de muchos otros deportistas.

En 1947 ingresó a la Escuela Náutica donde egresó en 1950 como técnico en Fundición de Metales.

De ahí fue contratado en el dique seco de San Juan de Ulúa (ese que fue penal en tiempos de Don Porfirio Díaz), donde soldaba planchas metálicas para los barcos.

-Ahí agarré la práctica.

Durante la entrevista surge la pregunta.

-Y ¿Cómo llegó a ciudad Victoria.

-En ese tiempo iban a construir el oleoducto Madero-Monterrey; empecé a trabajar como soldador en la Compañía México.

Pero también, cuando ya se encontraba en esta capital, se vino el huracán Hilda y las obras quedaron paralizadas.

Entonces instaló su taller de soldadura por la calle Carrera Torres.

Un tiempo estuvo en Yucatán.

-Fui a desbaratar un muelle bajo el agua. Me contrató el ingeniero Rodríguez Mejía.

Luego regresó a Victoria a seguir trabajando en su negocio.

Aquí se casó y tuvo y vio crecer a sus hijos.

-Aquí me casé, por eso me quedé en Victoria!.

En su trabajo como soldador, Chiprut le dio mantenimiento a los ductos de Petróleos Mexicanos por espacio de 40 años.

-¿Peligroso?

-Difícil, porque está pasando gasolina y uno soldado.

Es más, comenta, el sindicato petrolero jamás permitió que sus miembros hicieran ese tipo de trabajos, por lo peligroso que resultaba. Lo hacía personal de empresas o contratistas.

Cada que había fugas en la región, Roberto era llamado para entrar en acción y se llevaba su máquina ”portátil” que desarrolla en base a un motor de combustión interna.

Y surge la siguiente pregunta obligada.

-¿Accidentes?

-Los he tenido. En una ocasión un tanque de carburo me vació los intestinos.

Al tiempo muestra las cicatrices en su vientre, en su cuerpo entero, pues en el brazo derecho trae lo mismo.

En otra ocasión una astilla de fierro se le clavó en uno de sus ojos.

Lleva una más en la palma de la mano derecha.

-Un fierro me trituró los huesos. Pensé que ya no iba a poder disparar (su arma).

Comenta que el traumatólogo Arturo González Sepúlveda le dio tratamiento, le hizo varias cirugías que le volvieron el movimiento y pudo seguir practicando su deporte favorito: El tiro  con pistola.

-Me volvió a conectar los nervios.

RECOMIENDA NO FUMAR NI TOMAR

A nuestro entrevistado le dicen El Bimbo.

También queremos saber el por qué para trasmitirlo a nuestros lectores.

Y lo explica en estos términos.

-Cuando el pan Bimbo llegó a ciudad Victoria, la concesión la tenía Pan rey. Estaba de novedad el osito blanco con una gorrita, y yo traía la gorrita de marinero y el uniforme blanco y entonces dijeron: Mira, el osito bimbo!.

Desde entonces, cuando llegó a la capital de Tamaulipas, así se le quedó.

Ahora el tema deportivo.

-¿Qué se necesita para ser tirador?

-Más que nada la condición física y que de veras te guste el deporte; no fumar, ni tomar, no desvelarte y la práctica constante.

-¿Buena condición física para disparar?

-Sí, porque a veces uno termina con dolores en los brazos, en los hombros.

Y es que Chiprut es experto en pistola, pero tiene un récord en calibre .45 que nadie le ha igualado desde hace muchos años.

El tiro olímpico consiste en disparar inclusive a 300 metros (pistola) y dar en el blanco.

El hecho es que Roberto jamás ha fumado ni tomado y casi a los 80 de edad luce con mucha salud, no tiene enfermedades, su vista es magnífica.

Pero el espacio se termina y el tema deportivo se nos ha ido, así que concertaremos otra cita con Roberto para que nos hable también de sus hazañas en la pesca.

www.janambre.com.mx

Leave Comment

*