Holganza en los partidos políticos

Mar 26th, 2012 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Los partidos políticos ya tienen  (casi) al ciento por ciento sus candidatos a senadores y diputados por Tamaulipas ¿y qué es lo que sigue?.

Ahí es donde está el pero, donde la marrana va a torcer el rabo –como dicen los rancheros-. Deben nombrar a sus representantes generales y de partido ante las casillas a instalar el día de la elección ¿y los tienen?.

Que se sepa, fuera del PRI, nadie tiene el mínimo avance. Los dirigentes andan en la grilla, persiguiendo el billete, y se olvidan de ese trabajo fundamental para que se realicen las elecciones.

Es más, se duda que PAN, PRD, PT, PANAL y Convergencia vayan a reunir el número suficiente de elementos para que los representen.

Claro, una cosa es que acrediten un listado de ciudadanos y otra que existan realmente y se presenten el día de los comicios.

Por los antecedentes del 2009 y anteriores, se sabe que miles de hombres y mujeres fueron “enlistados” por los partidos para acudir ante las casillas, pero ¡ni les avisaron y menos les pidieron opinión!.

Sería interesante que el IFE determinara qué personas están en la lista y quienes acuden el día de la elección. Solo como aportación cultural.

El dato dice que en nuestra tierra, el próximo uno de julio, se instalarán cuatro mil 426 casillas en las cuales cada partido necesita tres representantes, dos propietarios y un suplente ¿los podrán reunir?. Lo más probable es que tomen el padrón electoral, o el padrón suyo, y manden la relación al IFE y se acabó el problema.

En base al COFIPE, cada partido necesita mas de 12 mil “casilleros” vigilantes de que todo marche en orden ¿ya los tienen?.

La experiencia también dice que, en cada proceso, los organismos electorales llegan a realizar hasta un 40 por ciento de sustituciones de gente que no se le “avisó”, o ya estaba en otro partido o como miembros de la mesa directiva de casilla.

Pero también están los representantes generales de partido, en razón de uno por cada diez casillas urbanas y cinco rurales.

En el 2009 en Tamaulipas los partidos acreditaron (otra cosa es que hayan asistido) un total de 46 mil 326 representantes casilleros y tres mil 170 generales, y no alcanzaron a cubrir el ciento por ciento que señala la Ley.

A nivel nacional, las autoridades electorales reportaron que el PAN “cubrió” el 94.38 por ciento, pero esa cifra en Tamaulipas apenas llegó al 80 por ciento.

En todo el país, el PRI reportó haber designado el 97.5 por ciento y el PRD el 81.0 por ciento, mientras el Verde el 13 y el PT el 35 por ciento ¿será verdad tanta belleza?.

El dato resalta que el PANAL logró cubrir en ese año el 43 por ciento de las mesas instaladas ¿por los profesores? ¿les avisaron que iban en la lista? ¿acudieron ese día? Quien sabe, lo más probable es que no.

Se antoja que esto mismo pasará en el proceso eleccionario del 2012 cuando los miembros del SNTE serán enviados como “vigilantes”  de la clientela en favor de sus candidatos.

Se recuerda todavía que, hace dos trienios, en Guemes se armó un problema grande cuando el PT registró una planilla de candidatos al ayuntamiento, sin haberles siquiera avisado.

¿No podría suceder esto con los representantes de casilla? Claro que sí, con mayor facilidad y la mano en la cintura.

No está de más señalar que  solo un bajo porcentaje de “casilleros” de los partidos minoritarios acuden a cumplir con la chamba que les asignan sus dirigentes, y muchos ni siquiera lo saben.

Es más, aparecen en listas de partidos de los que no son militantes.

Tales cifras, que deben aportar los partidos, no tienen nada que ver con los casi 30 mil funcionarios que necesita el IFE en Tamaulipas para sacar adelante la elección. Requiere de cuatro propietarios y tres suplentes por cada casilla.

El otro “chistecito” está en que no debe haber duplicidad, no se puede ser funcionario ni representante de partido al mismo tiempo.

El más grave problema para conseguir representantes es que los dirigentes no quieren aportar ningún estímulo, todo lo quieren de gorra, no obstante que reciben subsidio para ello.

Aparte de la pizcacha, cada organización tiene la obligación de dar de almorzar, comer y cenar a sus representantes, y en eso no van a querer gastar por ejemplo, Alberto López Fonseca, Jorge Valdez Vargas y Rafael Méndez Salas (bueno, aquí los recursos del SNTE podrían servir para eso).

De acuerdo con la Ley (Código), las listas deben presentarse 13 días antes de los comicios, y la gente ya tiene que estar capacitada para ejercer la función que va a desempeñar ¿lo están haciendo los partidos?.

Hay tanto atraso en el PAN, por ejemplo, que  Eugenio Peña Peña no sabe todavía si será el candidato de mayoría por el distrito V, Victoria, por aquello de la “equidad de género”.

A los miembros del comité estatal del PAN les importa menos que un comino si los candidatos nombran o no representantes. Si ganan, son ellos los que van a cobrar.

Tampoco a los amarillos les interesa formar equipo de trabajo y representación. A ellos con que les llegue la lana del subsidio.

Acción Nacional tampoco tiene coordinador de campaña de Josefina Vázquez Mota en Tamaulipas, ni oficinas, y menos las tienen los aspirantes al senado o las diputaciones.

Tan mal andan las cosas, que no saben Francisco García y Maki Ortiz Domínguez, quien de ellos irá en el primer lugar de las fórmulas y por tanto con posibilidades de llegar al senado por la primera minoría.

En tema aparte, hay que decir que el Museo Regional de Historia, ubicado en 22 Bravo y Allende, tiene actividad este miércoles 28 dentro de la serie “Los Caminos de la Historia” que organiza el historiador Francisco Ramos Aguirre.

El tema es “Respuestas Indígenas al Proceso Colonizador del Nuevo Santander” y el exponente es Fernando Olvera Charles.

www.janambre.com.mx

Leave Comment

*