Entre comillas

Abr 10th, 2012 | By | Category: Editoriales

POR.-  José Luis Ávila.

Cabalga la figura de Zapata

1.-  Ahora si se debe reconocer que el 10 de abril no paso desapercibido como en muchas ocasiones cuando hemos sido testigos de los eventos dedicados al General Emiliano Zapata, al recordar un aniversario mas de su asesinato, hoy la nación vivió aquel hecho envuelto en sangre transcurrido en aquella famosa hacienda de Chinameca, Morelos pero en el año de 1919 y que dio vuelta por todo el mundo.

Y no pretendemos hojear de nueva cuenta los libros de historia que se encuentran tapizados sobre la vida de quien, según algunos escritores, lo consideran uno de los héroes más conocidos de nuestro México reciente.

Y lo definen de esta forma pues un ejemplo de su penetración y personalidad como revolucionario han sido las exaltaciones, las fiestas y ceremonias oficiales, las letras de oro que se encuentran en la Cámara de Diputados.

Los murales de RIVERA y SIQUEIROS, hablan mucho de ello

pues delinean al verdadero revolucionario, a quien con esta actitud hasta lo alejan de la realidad aquella de carne y hueso.

Por ello digo que ahora si las autoridades estatales y organizaciones campesinas dieron fe y buen tributo a  quien fuera un gran revolucionario, pues ya son 93 años de su asesinato y la historia y su gente, la gente de México, no puede ni debe olvidarlo o dejar pasar desapercibido hechos de esta naturaleza, porque si bien es cierto que hasta Salvador Toscano grabo todo el funeral de Zapata, claro enviado en aquel entonces por Venustiano Carranza.

Dicho material fílmico del maestro, Salvador Toscano, fue exhibido en Madrid, España; pero fue restaurado por técnicos de la Filmoteca de la UNAM, donde se muestran escenas, hasta en ese entonces inéditas de este funeral.

Esta película fue conservada por Carmen Toscano, quien inicio la restauración en 1942, utilizando fragmentos de estas escenas en la película Memorias de un Mexicano.

Sin embargo la mayor parte de la filmación del entierro de Zapata se conservo en las bodegas de la Quinta “Los Barandales”, que alberga el archivo Toscano.

El film presenta diversas tomas del “Caudillo del Sur”; el velorio, sobre el momento cuando sellan el ataúd, el cortejo hasta el panteón y el entierro; aquí solo un comentario de introducción. Después de la emboscada que sufrió el revolucionario, Venustiano Carranza  de inmediato le ordena a su amigo y colaborador Salvador Toscano se trasladara a Cuautla, Morelos; para que filmara dichos funerales, pues tenía que estar seguro sobre la muerte de su acérrimo enemigo, pues había muchos rumores por todas partes pero en sentido contrario.

Y como no habría de estar intranquilo el Presidente de México, pues los rumores que le llegaron fueron que Zapata no había muerto, sino que sé “chispo”, se fue a un lugar muy lejano y que habrá de regresar de vez en cuando.

La duda de Venustiano Carranza inicio cuando los propios campesinos y algunos revolucionarios empezaron a correr la voz en el sentido de que al “Caudillo del Sur”, lo vieron un poco más gordo en el ataúd; que a este le faltaba el dedo meñique (el cual perdió en una charreada), mientras que el muerto los tenía completos; que también Zapata tenía una cicatriz de una cornada y un lunar “en forma de manita”, mientras que el cadáver ahí expuesto no tenía nada.

Sabedor de la astucia y la inteligencia del revolucionario sé tenia la duda que si este había caído o no en la trampa que les prepararon los traidores de Pablo González y Jesús Guajardo; pues la misma gente dijo; que Zapata no fue quien entro a la hacienda de Chinameca ese fatídico 10 de abril, sino que su compadre quien se le parecía en su físico y que era como su caricatura.

Para ese entonces los propios revolucionarios decían que su jefe se había chispado con su compadre el árabe, quien se lo llevo a su tierra, y donde lo trataron como un rey.

A pesar de todo ello los jefes principales del zapatismo aceptaron la muerte del caudillo, tanto en la parte oficial rebelde como en el manifiesto del 15 de abril de 1919. Esto demuestra lo interesante de la vida revolucionaria del General Emiliano Zapata quien este martes fuera bien recordado por las autoridades estatales en este caso en representación del Gobernador del Estado, Jorge Reyes Moreno, Secretario de Desarrollo Rural; a quien por cierto se le vio con un brazo lesionado; asimismo por la CNC encabezada por su dirigente Juan Báez Rodríguez; el Presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado, Gustavo Torres Salinas; asimismo Diodoro Guerra, titular de la Secretaria de Educación en Tamaulipas; Morelos Jaime Canseco Gómez, Secretario General de Gobierno y un buen numero de alcaldes y ex alcaldes del sector campesino, así como funcionarios de primer y segundo nivel. Ya veremos los resultados. Correo electrónico; joseluis_avila_2@Hotmail.com

Leave Comment

*