La rudeza del diputado Murillo

Abr 24th, 2012 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Sin miramientos, sin ponerse la mano en el corazón, puso a temblar a sus colegas diputados que no encontraban qué yerba hervir para salir del atolladero.

En la sesión de este martes del Congreso del Estado, el diputado panista Maglio Murillo Sánchez cimbró con sus palabras la moderna estructura del Palacio Legislativo.

Utilizó rudeza innecesaria y no echó reversa a su propósito hasta que una dama, Rosa María Alvarado Monroy, de Nuevo Laredo, fue a rogarle para que retirara sus actitudes de crueldad.

Se discutía en lo general el dictamen de reformas a los códigos Penal y de Procedimientos Penales para endurecer las penas para los ladrones de bodegas y contenedores en los puertos de Tamaulipas, delito que además se le dio la categoría de grave (no salir bajo fianza).

Amenazó el plurinominal del PAN:

-Mi voto ¡será en contra!.

Su actitud provocó la tembladera entre los dirigentes del Congreso. En cada fracción empezó el cuchicheo de qué harían para sacar adelante el proyecto sin contar con el voto del legislador victorense.

Decía que no podían elevar de la noche a la mañana las penas por los delitos de robo en los puertos. Elevarlas de doce a 15 años (la iniciativa venía de ocho).

Después de la temblorina ocurrió la brillante idea: Enviarle un emisario conciliador al señor Murillo para pedirle, rogarle, implorarle que votara a favor.

Con manos y labios temblorosos, la diputada Alvarado Monroy subió a la tribuna y le explicó al panista que el proyecto no se elaboró sobre las rodillas, que hay pillos que se vuelan las materias primas destinadas a la industria y por eso las líneas de producción pueden quedar paralizadas, con la consiguiente desocupación de operadores, de gente.

Casi lloró cuando dijo:

-Le ruego de favor al señor diputado que reconsidere su voto.

Ella bajó de la máxima tribuna de Tamaulipas rogando al Señor de los Cielos y esperando haberlo convencido con sus argumentos, con sus ruegos.

Fue entonces que Murillo volvió a pedir la palabra.

Y otra vez la desesperación por la actitud que pudiera tomar, por sus reacciones al favor que se le había pedido. Lo peor que se pensaba es que el decreto no sería aprobado.

La inquietud y el miedo desbordaban lo mismo a los del PRI que a los del PAN, de tal forma que la pastora azul, Beatriz Collado Lara, tuvo que  “apuntarse” para subir a la tribuna y tratar de convencerlo a su manera.

El suspenso. La tembladera. Manglio toma el micrófono y pronuncia sus primeras palabras que afortunadamente son conciliadoras.

Los 30 diputados y diputadas escucharon de sus labios:

-Comprendo lo que me acaba de decir la diputada. Señor diputado presidente (de la legislatura, Adolfo Víctor García), mi voto lo cambio ¡a  favor!.

De inmediato se dejó escuchar el estruendo por las curules, en las butacas de “gayola”, entre los muchachos de la Sala de Prensa, y la noticia llegó hasta los policías estatales que vigilan el estacionamiento: ¡Manglio había cambiado su voto a favor de la iniciativa!

Gustavo Torres Salinas, Antonio Martínez Torres, Beatriz Collado y otros del grupo de mando del legislativo dejaron de comerse las uñas. Habían convencido al señor que retirara su  negativa porque de lo contrario el decreto no se aprobaría.

Y los periodistas revisando sus archivos: Es la primera vez que Murillo utiliza el procedimiento terrorista de amenazar con no emitir su voto a favor de los dictámenes elaborados por sus compañeros.

Reporteros y corresponsales accionan sus máquinas a todo vapor. Se olvidan un poco de las galletitas y el café y envían su material a las redacciones. Los que tienen portal lo subieron de inmediato. Otros mandan parar las ediciones noticiosas de mediodía en la televisión.

Condescendiente, el vocero de Josefina Vázquez Mota en Tamaulipas abandonó su otro yo de fiera y fue así como el decreto que endurece las penas en contra de los ladrones de mercancías en los puertos, fue aprobado ¡por unanimidad!.

Sus colegas no dejan de aplaudir su triunfo cuando reciben una llamada de atención del presidente de la directiva, García Jiménez, quien los insta a continuar con la orden del día en asuntos generales.

Aunque la hazaña ha sido de Rosa María Alvarado Monroy. otros quieren atribuirse el triunfo sobre la rudeza del diputado más pesado de la 61 legislatura.

Ya la historia recogerá el acto heroico de la neolaredense.

Si cambiamos de canal y para no recibir alguna rudeza de Murillo Sánchez, hay que decir que a las diez de la mañana de este mismo martes se reunió el cabildo victorense para tocar un solo punto: La autorización de un panteón en el ejido Altas Cumbres con capacidad de hasta 243 tumbas.

Los ejidatarios recibirán muertos de otras latitudes y cobrarán su buena lanita. Se trata de un “fraccionamiento” tipo panteón.

Y bueno, solo comentar que sería bueno que otros ejidos abrieran sus propios negocitos. Para no pocas familias ir a visitar a sus muertos en fin de semana al medio rural,  será como un “día de campo”.

Solo una pregunta ¿de quien es el negocio? Parece que no del comisariado Florencio Mejía Martínez sino de otros vivales que son ejidatarios “nylon”.

Por el rumbo de las campañas, Doña Lupita Flores Valdez, quien busca una senaduría por el PRI, se reunió en Reynosa con los empresarios de la industria maquiladora ante quienes se pronunció por eliminar el impuesto llamado IETU.

Dijo: Esta medida daría mayor certeza y confianza a las empresas maquiladoras para que sigan invirtiendo y generando empleos en el país.

Mientras tanto el Rector de la UAT, José Ma. Leal Gutiérrez, como prominente miembro de la ANUIES, asistirá ese jueves y viernes al encuentro que los rectores del país sostendrán con los candidatos a la Presidencia de la República, en que sostendrán un intercambio de opiniones respecto a la educación superior del país.

El Rector Leal preside el Consejo de Rectores y el Consejo de Universidades Públicas dentro de un conglomerado de 160 instituciones de educación superior en el país.

www.janambre.com.mx

Leave Comment

*