Cuestión pública

Abr 27th, 2012 | By | Category: Editoriales

Luis Lauro Carrillo

PEÑA SE MANTIENE, JOSEFINA y AMLO EMPATAN

A sesenta y cuatro dias de la elección presidencial, Enrique Peña Nieto se mantiene firme en el primer lugar, en tanto Josefina Vázquez Mota  y Andrés Manuel López Obrador registran un empate técnico en el segundo lugar.

Las encuestas no modifican la realidad, sólo fotografían el momento, un instante, y expresan el sentir o la opinión de un segmento de la sociedad sobre un tema o un personaje específico sobre el que se aplica el estudio demoscópico. Si bien es cierto que una encuesta no genera votos, también es cierto que crea percepciones que pueden imponerse como temas fundamentales en el electorado.

De ahí que  la disputa por imponer las encuestas como objetivos políticos y de poder, ha llevado a partidos y candidatos a las llamadas encuestas de de inserción o de empuje que tienen por objetivo «empujar» a los votantes lejos de un candidato para acercarlos a otro.

Un hecho relevante que no pasa inadvertido es que la mayor parte de la ciudadanía del país tiende a dejarse impresionar por la contundencia de unas matemáticas que no entiende ni comprende, lo que se traduce en  la fórmula de la mentira perfecta para dejar sembrada la semilla de la percepción.

Quien lee los resultados de las encuestas, en el ciudadano se produce una reacción similar de tipo místico-religioso, como el tarot: si me gustan les creo, si me perjudican las pongo en duda. No se pregunta por la metodología, tamaño de muestra, su estratificación, el margen de error, la tasa de rechazo, la experiencia de la encuestadora para valorar la credibilidad, y confiabilidad de la  encuesta.

Como los candidatos no pueden responder y la técnica de la encuestadora está fuera de duda, entonces el efecto político del sondeo deja en el imaginario colectivo la percepción de que la competencia presidencial está resuelta a favor de Peña Nieto y que Josefina y AMLO se alejan de cualquier posibilidad de competitividad.

Las encuestas se formulan con metodología pero ocultan intencionalidad. La manipulación política con la que envían el mensaje en unas, que con Enrique Peña Nieto ya nada hay que hacer, una ventaja así no hay ni como remontarla; en otras la disminución de la ventaja de EPN y el emparejamiento de la panista Josefina Vázquez Mota y con Andrés Manuel de López Obrador en segundo lugar.

De ahí que las cuatro encuestas presidenciales dadas a conocer por Demoscopia María De las Heras y Parametría dan un empate técnico entre Josefina Vázquez Mota y Andrés Manuel López Obrador, mientras que GEA/ISA y BGC los distancian por 10 puntos que benefician a la candidata presidencial del PAN.

De acuerdo con Parametría, Peña Nieto tiene 39% de la intención de voto; Vázquez Mota 20% y López Obrador 18%. La encuesta de María de las Heras dice que Peña Nieto tiene 38.9 de aceptación, y que Josefina el 29.2% y Andrés Manuel el 30.6%, empatados en segundo lugar muy cerca del candidato del PRI a la presidencia de México.

Las cuatro encuestas, sin embargo, dan una victoria contundente al candidato priista, Enrique Peña Nieto. Los datos contrastan dramáticamente de acuerdo al retrato electoral que proporciona BGC-Excélsior. Según esta encuesta, el candidato presidencial del PRI alcanza el 50% de las preferencias efectivas.

Coincide con la de GEA/ISA en Milenio: EPN 52%, Josefina 28.5%, AMLO 18.0% y Quadri 1.

En definitiva el liderazgo de la contienda presidencial en relación a la intención del voto, lo mantiene Enrique Peña Nieto, el priista en este momento ganaría la elección de Presidente de la República con una ventaja de un dígito, sin embargo en la recta final de las campañas electorales la elección podría cerrarse entre los tres principales candidatos y los indecisos serán los que decida dan la elección.

Leave Comment

*