Cuestión pública

Jun 23rd, 2012 | By | Category: Editoriales

Luis Lauro Carrillo.

¿POR QUIÉN VOTAR?

 Más allá de tratarse de un derecho o una obligación, a ocho dias de la jornada electoral, sufragar por los candidatos a la presidencia de la republica, situación que se ha convertido para muchos ciudadanos en un difícil diálogo interior para tomar la decisión sobre por quién votar este 1º  de julio.

Cabe señalar que las propuestas, promesas y compromisos que hicieron Enrique Peña Nieto (Pri, Verde Ecologista), Josefina Vázquez Mota (PAN) y Andrés Manuel López Obrador (PRD, PT y MC), borraron el perfil ideológico de las posiciones de los contendientes y de sus partidos pues expresaron propuestas muy similares y nada revolucionarias, ni innovadoras.

De ahí cabría preguntarse ¿quiénes son en realidad los candidatos presidenciales? ¿Qué proponen?, pero también resulta útil saber ¿quiénes son los electores que ya decidieron su voto?, ¿quiénes son los indecisos, cuáles son sus intereses y qué esperan de los candidatos y sus campañas? La razón es simple: los indecisos podrían ser los que definan el próximo presidente de México. 

Como podrá verse, casi 80 millones de mexicanos tendrán la oportunidad de ocurrir a la casilla electoral que corresponda y decidir a quiénes quiere para que nos gobiernen y representen.

De tal suerte, más de 14 millones de jóvenes mayores de 18 años acudirán a las urnas por primera vez a elegir Presidente de la República; algunos ya votaron en 2009 y para 3.5 millones será la primera experiencia.

Por otro lado dos asuntos preocupan de los candidatos y la candidata: Carencia de una clara y profunda visión de Estado, tan necesaria en los tiempos actuales, y junto con ello la ausencia de una mayor comprensión del cambio de época que está teniendo lugar y de la creciente complejidad en la que estamos viviendo.

Está visto que las propuestas parecerían estar más atadas al pasado que orientadas hacia el futuro. Ahora bien ante la poca profundidad del debate de las ideas, propuestas y proyectos de gobierno,  serán los únicos elementos de juicio con que contarán los electores para  tomar una decisión por quién votar.

Por tanto es de esperarse que un gran número de mexicanos aún estén indecisos y que posiblemente terminen por no acudir a las urnas. Aquí surgen las preguntas ¿quiénes son esos indecisos, cuáles son los temas que más les interesan, cuánta cercanía o lejanía sienten hacia los aspirantes a la Presidencia?

Hay que convenir que muchos mexicanos ven el voto como un instrumento de cambio, pero no todos. El 44 por ciento de los mexicanos manifiesta la creencia de que, como votantes, pueden cambiar las cosas con su voto. Esta creencia es muy importante en una democracia, ya que no solo confirma la convicción de que el voto cuenta.

Por consiguiente del espectro de opciones que el ciudadano cuenta habría que exceptuar a Gabriel Quadri de la Torre por ser el candidato más débil, a pesar de ser un intelectual, académico y buen polemista no tiene posibilidad alguna de triunfo, además representa a una de los peores caciques sindicales de este país.

De conformidad con el descarte anterior solo quedan los tres principales contendientes: Enrique Peña Nieto (PRI y PVEM), Andrés Manuel López Obrador (PRD; PT y MC) y Josefina Vázquez Mota (PAN). En ese contexto tenemos que:

AMLO, de ideología equiparada a la izquierda, apoya el combate a la corrupción, el crecimiento económico, variación parcial del modelo económico, el empleo, combate a la pobreza, aborto, retiro gradual del ejercito de las calles, no a la privatización de Pemex, reducción del precio de gasolinas, gas, diesel, la energía y eliminación del IETU, proyecto similar al populismo de los 60 y setentas.

EPN de ideología es de derecha, apoya el crecimiento económico, el empleo, combate a la pobreza,  seguridad ciudadana, parcialmente a favor del aborto, apertura a la inversión privada de Pemex, universalidad del seguro social, baja de tarifas eléctricas, más educación y salud, clausula de gobernabilidad en el congreso  entre otras.

JVM de ideología de derecha, está en favor del respeto al derecho de la vida desde el momento de la concepción, crecimiento económico de acuerdo con el modelo actual, empleo,  apertura de Pemex a la inversión privada, seguridad social integral, continuar con el combate a la delincuencia organizada, gobierno de coalición etc.    

Así pues, lejos de apelar a la filosofía de ‘votar por el menos peor’ se debería hacer una profunda  reflexión sobre los proyectos de gobierno de cada candidato, y de la conducta de los actores políticos,  en vez de dejarse manipular por la propaganda a favor o en contra de los demás candidatos.

En definitiva, tomar la decisión de votar por algún candidato presidencial, mas allá del análisis de la propuestas debe reflexionarse el comportamiento político de los contendientes: como ha ejercido el poder gobernando, en el trabajo legislativo, en la administración pública, en la sociedad, el respeto por la democracia, cumplimiento de promesas de campañas anteriores, para saber a qué atenerse.

lucarrso@hotmail.com

Twiter: @luiscarrs

Leave Comment

*