La masacre que viene

Jun 26th, 2012 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Pues mire que se cierra el ciclo de las campañas políticas. Los ciudadanos descansaremos por fin de tanto mugrero que nos llegó  a través de los medios electrónicos.

Después de tres meses dejaremos de percibir el olor del lodo que día a día se lanzaron los candidatos y llenaron de estiércol a no pocos tamaulipecos.

El proselitismo debe terminar este miércoles y las elecciones son el domingo, con lo cual seguramente llegará la tranquilidad a decenas de políticos cuerudos acosados por la PGR, ahora convertida en brazo ejecutor del PAN.

El arroz ya se había cocinado y las encuestas pronostican que el domingo habrá una masacre electoral en que las víctimas serán los panistas, perredistas y panaleros.

Los sondeos dan como favorito a Enrique Peña Nieto, el priísta del Estado de México. Algunos lo colocan con más y otras con menos porcentaje, pero siempre arriba.

En esos tres meses ha mantenido casi los mismos niveles de popularidad pese a los despiadados ataques de la guerra sucia de sus adversarios y las dependencias del gobierno federal.

Si continuamos con el tema, hay que decir que el mismo uno de julio habrá elecciones no solo por la presidencia del país, senadurías y diputaciones, sino en 14 estados más, seis de ellos por la gubernatura, y el Distrito Federal.

El último sondeo, el de María de las Heras, señala que Peña registra un 40.01 por ciento; Obrador el 32.4 y Josefina Vázquez un lejano 22.9 por ciento.

Luego entonces la señora quedaría en tercer lugar de la clientela electoral, junto con su partido (que ahora está en el primero).

Si le hacemos caso a quienes pronostican la intención del sufragio, hemos de decir que después de 12 años el PRI recuperará la Presidencia, o Los Pinos, como se dice. Volverá a ser gobierno y tratará de mantenerlo como cualquier partido.

En su momento los azules fueron la esperanza de millones de mexicas que creyeron en Vicente Fox, y luego este utilizó el poder presidencial para heredar el trono a Felipe Calderón.

Uno recibió el mando y el otro lo entregó a sus acérrimos enemigos. Así pasarán a la historia, a la historia de la alternancia, como le llama el propio PAN. Se confiaron.

En esa masacre que viene, el Revolucionario Institucional recuperará tres gubernaturas y cientos de alcaldías y diputaciones.

Para entenderlo mejor, hay que decir que de esas seis entidades, tres son gobernadas por el PAN, dos por el PRI y una es del PRD y socios.

Si los técnicos en análisis demoscópicos no fallan, el tricolor recuperará para los suyos Morelos y Jalisco, ahora en manos del PAN, y Chiapas que regentea el PRD.

De paso, los priístas se quedarán por seis años más con Yucatán y Tabasco.

Claro, sobra decir que los tricolores chuparán faros en el Distrito Federal, que tiene 15 años en manos de los amarillos.

Los datos señalan que los azules refrendarán Guanajuato, una entidad que ya tienen varios sexenios dominando y que representa uno de los bastiones más conservadores del país.

Además habrá elecciones para alcaldes y diputados locales en Sonora, Nuevo León, Colima, Estado de México, Querétaro, Campeche, San Luís Potosí y Querétaro.

De las gubernaturas, seguramente la diferencia más grande que existe entre candidatos se da en Chiapas, donde el priísta alcanza una intención del sufragio del 71 por ciento, y la aspirante de las izquierdas, María Elena Orantes, anda en un 19.6 por ciento.

No hay duda que será una masacre electoral donde a la vez las encuestadoras, como Mitofsky, pronostican que el PRI se quedará con una mayoría en el Congreso de la Unión, con lo cual no tendrá necesidad de hacer alianzas o concertacesiones con sus adversarios.

Si las votaciones resultan comos de pronostican, el proyecto de nación de los siguientes seis años será únicamente de Enrique Peña y sus colaboradores, de nadie más.

A partir de la media noche del miércoles los mexicanos dejaremos de escuchar tonteras como el “cuchi-cuchi” que ya nos tenían hasta la mother, o el “soy más de 132” que ya tenía la intención de manejar por su cuenta el proceso electoral.

El señor López Obrador volverá a postularse dentro de seis años y tal vez entonces “la pegue”.

Bien dicen que no hay mal que dure seis años ni pueblo que lo aguante…

Por otra parte, pero también relacionado con el asunto de las elecciones, mire que este martes el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación emitió una resolución un tanto “extraña”.

Muy rara también con la velocidad en que los magistrados trataron el asunto.

Con fecha 22 de junio once tamaulipecos del distrito de Madero, Arturo Morán López, Juan Rafael Padrón, Eulalia Lucas Batista, Irma Zapata Domínguez, Magnolia Ambriz Gutiérrez, Omar Sánchez Bonilla, Víctor Arzate Rodríguez, Mario Alberto Buenrostro y Gabriela Davenport, solicitaron juicio de protección de sus derechos civiles.

Resulta que la Junta Distrital del VII distrito les negó la reposición de sus credenciales para votar, que habían extraviado.

Los del IFE las habían negado porque el ciclo de veda de trámite del documento comenzó el 29 de febrero y deberá prolongarse hasta después de los comicios.

Sin embargo los magistrados determinaron que esos ciudadanos tienen derecho a votar y acordaron que cada uno, al presentarse a la casilla respectiva, deben llevar una copia certificada de la resolución judicial para que los dejen emitir su voto.

También condenaron a los del IFE a entregar la credencial 20 días después de las elecciones.

Muy raro ¿quién reunió a los  aludidos y los invitó a presentar el juicio para la protección de sus derechos en contra del Instituto Federal Electoral? ¿lo hicieron por su propia iniciativa? Seguramente que no.

www.janambre.com.mx

Leave Comment

*