La compra del voto

Jun 28th, 2012 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- En los últimos procesos electorales se ha hablado bastante del tema “compra de votos”.

Sin embargo nadie ha dicho específicamente quienes están comprando, en donde y cuánto se paga.

Un camarada del columnista comentaba:

-Quiero vender mi voto pero nadie me ha ofrecido.

La inducción del sufragio a través de “una lana” parece ser un mito que se ha ido enriqueciendo en cada proceso electoral.

Rumores van y vienen.

-Allá están pagando mil pesos por credencial…

Las versiones salen de alguna oficina pública o partido político con fines no precisamente sanos, y la imaginación popular las acrecienta y las hace retozar.

Ahora mismo “se habla” que dirigentes de un partido van a pagar mil pesos a todo aquel que lleve una fotografía donde se  cruce el emblema y el nombre de sus candidatos ¿será cierta tanta belleza?.

Unos son los perversos en correr las versiones y otros los inocentes en creer y aceptar que lo que se dice es verdad.

En la práctica, no es posible que un individuo “se tome” por sí solo una gráfica del momento en que vota por cierto partido. Es mas, no es posible ni aunque “se la tomen”.

Para obtener una grabación idónea se necesita cámara de video, lo que difícilmente van a tener cada uno de los electores (encerrados en las mamparas) para ir guardando los momentos en que votan.

Ahora bien, de a mil pesillos por voto ¿cuánto dinero se necesita para comprar cien mil sufragios? Pues varios trailers completos de tepalcates.

Querido lector, solo échele un ojo: En cien votos serían cien mil pesos; en mil sufragios un millón de pesos ¿cuánto en cien mil?.

No hay duda que es una falacia, como esa de “présteme su credencial para votar y le doy un dinerito”.

En la práctica no es algo realizable ¿quién paga tanto dinero? Además de que algo semejante nunca se podría ocultar a la luz de la publicidad.

Como decía el maestro Guillermo Peña García en sus mejores tiempos de operador político: ¡Son onamismos! (y que una reportera le interpretó: “son enanismos” –no sabía lo que era un onanismo).

Sobre el tema, ahora mismo los consejeros electorales, que son unos trinchones (por no decir “chingones” en eso -así lo dicen ellos), acaban de aprobar lo que llaman: “Medidas para evitar la compra, coacción e inducción del voto, así como acciones que generen presión sobre el electorado”.

Suena a tontería decir que el IFE va a evitar la “compra” del voto. Además, si no existe ese término en la Ley ¿para qué recarajos lo mencionan en todas sus letras?.

Son 14 puntos que los millonarios consejeros hicieron circular, que para evitar que la gente se deje “comprar el voto”.

Da risa  querido lector. Si hubiera efectivamente la compra, tenga usted la seguridad que todos recibirían su lanita y nadie presentaría una denuncia ante la FEPADE.

Dice el IFE en su acuerdo: “Se ordena reforzar la difusión de los siguientes enunciados, orientados a prevenir, atacar y, en su caso, contribuir a erradicar las posibles prácticas de compra y coacción del voto”.

Suena a terquedad, pero el columnista busca que ahora mismo le digan en dónde y quién compra votos. Quiero que alguien me diga, que me ofrezcan.

El mito perdurará mientras las autoridades sigan manejando en su léxico ese término.

Una mas del acuerdo del IFE:

– Aceptar los regalos no nos compromete a votar por nadie que no queramos ya que el voto es secreto. Las despensas, dinero, materiales de construcción o cualquier otra cosa que nos ofrezcan durante las campañas, periodo de reflexión y el día de la Jornada Electoral, a cambio de nuestro voto no son un regalo que nos obligue a votar por un partido político o candidato determinado.

Y el remate que casi desmitifica esa “compra”:

– Ninguna persona o institución tiene derecho a comprar, presionar o

condicionar nuestro voto.

Para estas alturas, luego de leer los acuerdos del Instituto, el de la pluma ya duda sobre la inexistencia de la “compra” de sufragios.

En el terreno de la UAT, sigue el proceso de introducción de alumnos de nuevo ingreso para el ciclo agosto diciembre cuyo examen de selección CENEVAL se realizará el próximo 12 de julio.

La universidad tamaulipeca ofrece un total de 71 carreras de licenciatura, todas calificadas y certificadas por organismos nacionales de calidad a partir del rectorado del ingeniero José Ma. Leal Gutiérrez.

Así por ejemplo, la Unidad Académica de Derecho y Ciencias Sociales Victoria ofrece la carrera de licenciado en Turismo, la cual está acreditada por el Consejo Nacional para la Calidad de la Educación Turística.

La invitación es para los egresados de bachillerato que quieran formar parte de la UAT en sus diversas carreras de licenciatura e ingenierías.

Por otro lado, el Instituto Electoral de Tamaulipas y el ayuntamiento victorense que preside Miguel González Salum, realizaron la ceremonia cívica “Un día en el Cabildo” con la participación de niños estudiantes de las primarias de la localidad.

Este evento se realiza por segundo años consecutivo y esta vez participaron 26 estudiantes que ocuparon las regidurías, sindicaturas y la posición de alcalde en una sesión de cabildo.

El objetivo, dijo el presidente del IETAM, Jorge Luis Navarro Cantú, es reconocer el esfuerzo de los alumnos destacados y seguir fomentando la educación cívica y cultura democrática para formar mejores ciudadanos.

Variando de tema, mire que Diana Chavira Martínez sigue apareciendo en la información oficial del IFE como candidata a senadora por la coalición de izquierdas. Lleva como suplente a su hermana María Estela (sin “h”).

Se presume que su registro fue retomado por el Partido del Trabajo, el que la postuló.

Antes de irnos: Todavía no es senador y el pederasta ya programa darse sus “vueltecitas” por el medio rural en busca de carne tierna, esa que lo vuelve loco. Empezará la semana entrante.

www.janambre.com.mx

Leave Comment

*