Cuestión pública

Ago 31st, 2012 | By | Category: Editoriales

Luis Lauro Carrillo.

TRIBUNAL ELECTORAL  KO A AMLO.

El Tribunal Electoral tal como se esperaba, por unanimidad de votos declaró infundado el juicio de inconformidad 359/2012 promovido por el Movimiento Progresista para invalidar la elección presidencial, por tanto  será calificada de válida la elección y Enrique Peña Nieto será declarado presidente electo.

En efecto los magistrados declararon infundados los nueve agravios hechos valer: adquisición encubierta de tiempo en radio y televisión y medios impresos; excesivo gasto de campaña; financiamiento encubierto; uso de encuestas como medio de propaganda; actos de coacción y presión a los electores; intervención del gobierno federal y local e irregularidades ocurridas durante los cómputos.

Cabe decir que los funcionarios judiciales del TEPJF, sin abandonar sus escritorios, apoltronados en la comodidad de sus asientos, resolvieron la impugnación del ex candidato presidencial de la coalición PRD, PT  y Movimiento ciudadano a la luz del principio procesalista, basado únicamente en las constancias procesales que conformaron el expediente.

Habiendo concluido los magistrados del Tribunal que la coalición de izquierda no acreditó a cada uno los argumentos presentados, al no presentar pruebas “idóneas, suficientes y eficaces” para demostrar las violaciones constitucionales en la campaña del candidato de la coalición Compromiso por México, integrada por el PRI y el Partido Verde.

En suma al decir de los integrantes del TEPJF, la izquierda no demostró violaciones a ningún principio constitucional durante la jornada electoral y que no hubo pruebas suficientes que fundaran los nueve agravios, para justificar que la elección presidencial no fue libre ni auténtica.

Más allá de que el TEPJF, haya resuelto conforme a derecho, los abogados de Andrés Manuel López Obrador, evidenciaron ignorancia, impericia técnica y mediocridad en materia electoral procesal, al no preparar con eficacia el juicio madre de la impugnación, con pruebas idóneas y suficientes. 

Además se incumplieron los plazos necesarios para determinados procedimientos previos, nunca se explicaron las violaciones alegadas de forma precisa –que es lo que se refiere como circunstancias tiempo, lugar y modo,  y se corroboró que nunca se dio un seguimiento oportuno y puntual de las conductas ilícitas en que la coalición Compromiso por México pudo haber incurrido.

Por otro lado el Tribunal Electoral se mostro medroso en el asunto de las encuestas propaganda las que no analizaron minuciosamente, de ahí que haya quedado la sospecha muy arraigada en la sociedad de que, efectivamente, estos instrumentos estadísticos fueron utilizados para favorecer a Enrique Peña Nieto.

Por todo ello no debería culparse al TEPJF aunque lo pareciere, de las carencias procesales de la coalición Movimiento Progresista quien como principal parte interesada debió hacer un eficaz y mejor desempeño jurídico en la defensa de sus intereses políticos y no confiar en que otros le suplieran de oficio la deficiencia de la queja,  en otras palabras le corrigieran la plana.

En definitiva con la sentencia del Tribunal Electoral dio un KO a AMLO al declarar  «infundada la pretensión de invalidación de la elección de presidente de los Estados Unidos Mexicanos, planteada por el PRD, PT y Movimiento Ciudadano, ahora solo resta ver si la dirigencia de la coalición del movimiento progresista cumple con la  amenaza del estallido social.

lucarrso@hotmail.com

Twiter: @luiscarrs

Leave Comment

*