Cuestión pública

Sep 28th, 2012 | By | Category: Editoriales

Luis Lauro Carrillo.

LA LINEA DE CALDERON A PEÑA NIETO.

De gira de Trabajo por Washington EEUU, el todavía presidente Felipe Calderón, desde el Consejo de Relaciones Exteriores, tiro linea al presidente electo Enrique Peña Nieto a continuar la lucha contra la delincuencia organizada, otra salida sería «hacerse para atrás» y decirle a los criminales «les gusta este gobierno tómenlo”.

Más allá de que la actitud de calderón pudiera calificarse como advertencia, audacia, intromisión, al panista no le falta razón, además sabe cuál es el punto débil del priismo, su presunta alianza con el narco, sus gobiernos fallidos y sus pactos vergonzantes.

De ahí que Calderón escogió el centro del poder político mundial, realizando una jugada de tres bandas al comprometer al gobierno de Peña Nieto a continuar la batalla contra  la delincuencia organizada. Con otra estrategia. Con otros vectores. Con diferentes hombres. Pero seguir la línea del ataque a la delincuencia.

Está visto que Peña Nieto no tiene mucho margen de maniobra. Podrá decidir revisar las estrategias. Cambiar de hombres.  Cambiar operativos. Finalmente surgiendo el dilema o se mantiene la lucha anticrimen o se doblan las manos.

De ello se desprende que Calderón supo apretar, donde le duele al PRI. Por consecuencia lanza desde Washington su temeraria apuesta: o continúan la ruta trazada o confirman que pactan con el narco, seguramente los priistas se enojaran por las palabras de Calderón, a quien crucificarán, pero gústenos o no la realidad respalda al Presidente.

Estas últimas declaraciones de  Calderón Hinojosa, vertidas en el extranjero,  sin escrúpulo alguno le trazo la directriz política su sucesor, Enrique Peña Nieto en el tema de seguridad pública, que hereda, sin tomar en cuenta que su tiempo ya se acabó, con un lenguaje de poder que nunca se había escuchado en tiempos sucesorios.

Un rasgo característico de FCH, es aceptar las órdenes de la gran potencia del norte, cuyos altos funcionarios también han mandado mensajes en el sentido de favorecer la actual política de enfrentamiento que ha dejado un saldo terrible de vidas humanas en el país, no en el suyo.

Un sexenio que no deja cimientos firmes en seguridad, economía, empleo, en pobreza  no se ha logrado que las familias vivan cada vez «mejor», que tengan acceso a vivienda, salud, educación, lo que ha convertido al país, dijo, en una nación de clase media, en el que siguen existiendo problemas de pobreza.

En definitiva sin ningún escrúpulo ni pudor político Felipe Calderón Hinojosa pretende arrinconar a su sucesor Enrique Peña Nieto, al tirarle linea desde Washington, para continuar  la lucha contra el narcotráfico y contra la delincuencia organizada, cuando su tiempo como presidente prácticamente ya feneció.

lucarrso@hotmail.com

                                                                                  Twiter: @luiscarrs

Leave Comment

*