Cuestión pública

Oct 23rd, 2012 | By | Category: Editoriales

Luis Lauro Carrillo.

REELECCION DE GORDILLO Y DESCHAMPS.

Elba Esther Gordillo lideresa de los maestros y Carlos Romero Deschamps  de los petroleros son los dirigentes sindicales más cuestionados de México, ambos  fueron reelegidos democráticamente pero por una decisión antidemocrática de ellos mismos, quienes permanecerán al frente de sus sindicatos hasta el 2018.

No cabe duda que el Contador Privado y La Maestra aventajaron a los Senadores que discuten la aprobación de la reforma laboral, vetando todo aquello que tenga relación con la transparencia, la rendición de cuentas  y la democracia sindical.

Huelga decir que nada importaron  las denuncias de corrupción que pesan sobre ellos, ni que se hayan convertido de facto en líderes vitalicios. La chiapaneca culpó a las  madres que trabajan para sostener a la familia o por lo menos para aligerarle la carga al esposo, de todos los males que padece México particularmente  el educativo.

Así pues Elba Esther Gordillo ex diputada del PRI en 2003 fue expulsada del partido por colaborar con gobiernos del PAN, presume de su gusto por el dinero y no la importa la polémica. Entre sus últimas declaraciones fue criticar la incorporación de la mujer a la vida laboral o calificarse como «sirvienta» del sindicato.

Se ha constatado su conocida generosidad. En el pasado los obsequios habían sido relojes Rolex y hasta camionetas Homers.

En cuanto a Deschamps, senador priísta cercano al presidente electo, Enrique Peña Nieto, a quien acompañó en muchos actos de campaña. En 2003 fue acusado de desviar 1.500 millones de pesos del sindicato a la campaña presidencial del candidato priista Francisco Labastida en las elecciones del 2000.

Tengamos presente que recientemente, el escándalo llegó de su hija, Paulina Romero, que presumía en Facebook de sus viajes a bordo de yates y aviones privados, la renta de habitaciones de lujo y el consumo de botellas de vino valoradas en cientos de dólares cada una.

Por otra parte cabe indicar que tanto Gordillo como Deschamps no tuvieron que enfrentarse a ninguna otra candidatura y sus mandatos coincidirán en el tiempo con el de Enrique Peña Nieto, el político que ha hecho regresar al PRI al poder tras 12 años en la oposición.

Por tanto los dos se oponen tajantemente a las iniciativas del PRD y del PAN incluidas en la reforma laboral  para que haya mayor transparencia sindical con el argumento simplista de que los sindicatos deben ser autónomos.

En consecuencia no es buena señal para la nación, de que en un solo día se haya reelecto a dos de los principales y polémicos líderes sindicales del país. No lo es, no por el simple rechazo a la Gordillo y a Deschamps sino porque su estadía en el gremio magisterial y petrolero del país constituye la vuelta y reactivación del corporativismo como sistema de ejercer el poder político.

Conviene indicar que para los dirigentes sindicales de marras, la crisis económica, el desempleo y el mantenimiento de las corporaciones, constituyo la oportunidad para eternizarse en los cargos; la opacidad en el manejo de las cuotas les permitió aumentar sus riquezas personales.

Sobra decir que la reelección tanto Gordillo como de Deschamps está orientada al rol que jugarán en la próximo gobierno. En el Caso del SNTE para las alianzas políticas en las elecciones locales, intermedia y presidencial 2018, así como la continuidad en la politización del la SEP. En el de los petroleros por la apertura de PEMEX a la inversión privada.

En definitiva Elba Esther Gordillo y Carlos Romero Deschamps constituyen las figuras emblemáticas del charrismo sindical corrupto, de control, de enriquecimiento inexplicable, y ser valladares  para el avance educativo en el caso de la dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, y de la producción petrolera en la figura de, dirigente de los petroleros.

lucarrso@hotmail.com

Twiter: @luiscarrs

Leave Comment

*