La maquinaria tricolor

Nov 8th, 2012 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- En los últimos 24 años –ocho trienios- el PRI en Tamaulipas ha registrado un ascenso permanente en las votaciones a su favor por alcaldías y diputaciones, además de gubernatura.

Sus problemas están en los comicios federales, y no precisamente en los intermedios sino en los presidenciales, o sea cada seis años.

Es por eso que, para los comicios del próximo julio, no se esperan muchas “novedades” en este sentido (aunque siempre hay una primera vez).

Sin embargo el jerarca estatal tricolor, Ramiro Ramos Salinas, se ha puesto muy bien “las pilas” y la camiseta partidista y no se confía de la suerte.

Cuando llegó al cargo, no pocos lo calificaban de inexperto, “muy verde” o de poca estatura para dialogar con la estructura que tiene muy diversos matices (por no decir que una jauría de líderes ).

En los primeros meses de su dirigencia, el neolaredense ha demostrado habilidad para conducir al partido mayoritario en Tamaulipas. Ha sabido renovar líderes locales en algunos de los principales municipios y también la poderosa Confederación Nacional de Organizaciones Populares.

Es claro que no está dispuesto a pasar a la historia como el dirigente tricolor que registró el más grande descalabro electoral.

Ya surgieron voces que sienten la superioridad tricolor en la lucha –cuando ni ha empezado- como la diputada Beatriz Collado Lara o el operador político de Oportunidades, César Guerra Montalvo.

Sin duda una de las acciones más importantes que acaba de anunciar Ramos es el programa de Credencialización para el Ahorro Familiar, el que ha provocado la formación de largas filas en los módulos autorizados para obtener su documento.

Dicho procedimiento no es novedad (en su tiempo “El Negro” Gamundi Rosas lo puso en operación), mas ya se vislumbra que los partidos contrarios lo verán como algo “raro” y pondrán el grito en el cielo.

Son 300 empresas aglutinadas en el Instituto Político Empresarial dispuestas a ofrecer descuentos de un 20 por ciento en la compra de artículos  electrodomésticos, enseres para el hogar y prendas de vestir.

Cuando rindió su protesta, Ramiro dijo que quería “un partido cercano a la gente, de puertas abiertas, sensible a las necesidades de la gente”, algo que inicialmente no le creyeron las mismas bases.

Parece que va caminando. Todavía no cumple los primeros tres meses y su actuación ya provocó el recelo de las oposiciones.

Sin duda los tricolores no van a construir triunfos, los van a refrendar.

Además, en esta ocasión no se ven los “garbanzos de a libra” que significaron los Hernández Correa en Madero, o los Guajardo Anzaldúa en Río Bravo, por señalar ejemplos.

Solo en el municipio de Aldama el alcalde panista Ismael Hervert Bautista quiere dejar como sucesor a un hermano suyo ¿se lo permitirá el partido?.

Por cierto, este jueves la consejera del IETAM, Juana de Jesús Alvarez Moncada, difundió a la prensa un sombrío panorama de la participación ciudadana en las últimas cinco elecciones.

En lugar de infundir expectativas, la mujer señaló que el porcentaje de votaciones ha disminuido en un promedio del 20 por ciento entre 1995 y el 2010 (63.10 y 44.42 por ciento respectivamente).

Y le tira al enmascarado cuando dice que inició una investigación para saber “las causales del abstencionismo”.

No se duda que, por tanto esfuerzo intelectual, al rato la consejera va a dar el “costalazo”.

Volviendo con el tema, este mismo jueves la CNOP extendió ocho nombramientos a elementos que tienen largos años en la operación política como Félix Orozco Jasso, el mismo que se la partió desde los tiempos de Rodolfo Torre Cantú.

Según los resultados de los últimos comicios, los tricolores van en caballo de hacienda y no tendrían motivo de preocuparse.

Después de todo, en la elección federal del 2006 perdieron posiciones pero en el 2009 no le dejaron a sus contrincantes ni una sola curul.

Más antes, en el 2000, pasó lo mismo y se recuperaron tres años después.

En cambio, en las locales es diferente, aun en contra de la opinión de la señora Alvarez Moncada.

Desde 1989 (y antes), el Revolucionario en Tamaulipas ha obtenido arriba del 50 por ciento de los votos emitidos por las alcaldías y diputaciones (excepción de 1995 cuando bajó al 48 por ciento).

En 1989 el PRI se llevó una clientela de 219 mil votos que representaron el 60.5 por ciento de los emitidos.

Para el 2007 subió a 624 mil, que significaron el 55 por ciento (aumenta el padrón y la emisión de sufragios).

Así pues, se antoja que el siete de julio no habrá sorpresas. El PRI solo dejará ir unos cuantos municipios, como el escenario actual.

Sin embargo los jerarcas no se confían y tienen las pilas bien puestas, no quieren dejar ir ni un ayuntamiento. Saben que ya está en juego el siguiente proceso que incluye gubernatura y otra vez Congreso.

Los primeros “entres” PRI-PAN se están dando por algo sin importancia: La militancia partidista del titular de la CNOP Alfredo Treviño Salinas, de si es tricolor o azul.

Pero el señor no quiere saber nada del panismo, como lo manifestó la tarde del miércoles en rueda de prensa.

-Nunca he militado en otro partido que no sea el Revolucionario Institucional, que he defendido, defiendo y defenderé siempre.

Esto nos recuerda que al ex alcalde capitalino, Arturo Díez Gutiérrez, siempre se le mencionó ser panista e incluso aparecía en la lista de adherentes del PAN, pero él decía que era tricolor.

P.D.- El columnista pide permiso para ausentarse este sábado y domingo. Con la representación de Tamaulipas, los integrantes del Club Venados de Ciudad Victoria vamos a ponerle un susto a los kenianos en la carrera de los 42 kilómetros de San Antonio Texas.

www.janambre.com.mx

Leave Comment

*