Cuestión pública

Dic 1st, 2012 | By | Category: Editoriales

Luis Lauro Carrillo.

HOMENAJE LUCTUOSO A AUSENCIO MATA.

Municipio de Güemez Tamaulipas.- El líder nacional de los citricultores Ausencio “Chencho” Mata Medina recibió un homenaje luctuoso por parte de  la comunidad citrícola del sector social y privado de Tamaulipas, al que concurrió su viuda  Luce Salazar de Mata.

Al interior del Centro de Investigación y Producción Citrícola  “Francisco Villa” en el municipio de Güemez, amigos, familiares, productores citrícolas y servidores públicos, se dieron cita el pasado lunes 26 de noviembre para estar presentes en este homenaje, en el que se destacó  la trayectoria y obra de Chencho Mata.

 En el marco de la semana fitosanitaria   “Todos contra el HLB”, se realizó la develación de la placa de reconocimiento al líder naranjero, colocada en un muro del edificio del Laboratorio Reproductor de Tamarixia, correspondiendo esta distinción  a Roberto Salinas Salinas, Delegado Estatal de la Sagarpa y  a Guillermo González Osuna representante personal del  Secretario de Desarrollo Rural del Gobierno del Estado.

 Acto seguido el destacado dirigente fue recordado con palabras elogiosas por Juan José Rodríguez Flores presidente del Comité Nacional del Sistema Producto Cítricos quien expresó:

“Hoy nos hemos reunido quienes fuimos compañeros productores,  amigos y familiares de Ausencio Mata Medina para rendirle un homenaje póstumo a un hombre gremial, a un líder ejemplar, a un gestor excepcional, a un profesionista brillante, a un gran ser humano”.

 “Hoy recordamos con afecto, con admiración y con respeto a nuestro querido Chencho, un personaje que supo estar a la altura de su generación y de su tiempo, cuyo paso por la vida estuvo siempre guiado por una gran vocación, su calidad humana y entrega entusiasta al servicio la citricultura nacional y estatal”.

“Ausencio mata medina nació en ciudad victoria Tamaulipas el 9 de octubre de 1949, contador público de profesión, fue presidente de la Unión Regional de Citricultores de Tamaulipas, presidente del Comité Estatal de Sanidad Vegetal de Tamaulipas, fue dirigente fundador del consejo citrícola mexicano”.

“También fungió como presidente de la Confederación Nacional de Citricultores, promotor e impulsador de la creación de la Comisión Especial de Citricultura de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión yúltimamente dirigente del Comité Nacional del Sistema Producto Cítricos.

 “Es muy gratificante poder constatar los reconocimientos y homenajes, algunos en vida y otros luctuosos como este, así como en editoriales y comentarios de los periódicos, que se hacen alrededor de la vida y de la obra de este tamaulipeco visionario que trabajó sin descanso por el fortalecimiento y perfeccionamiento de nuestra citricultura”.

 “Enfocando particularmente sus acciones, en la modernización de la actividad citrícola, así como en el desarrollo de las instituciones gremiales de los productores y la lucha por los apoyos gubernamentales en beneficio de los citricultores de las entidades citrícolas del país”.

 “Definitivamente la partida de Chencho nos ha llenado de tristeza y de dolor, que nos deja un hueco francamente insustituible”.

 “Chencho fue un hombre de familia por lo que nos consta, por lo que hemos visto y por lo que hemos escuchado, por lo que vemos todos los dias en sus hijos y su estimada esposa, fue un gran padre y buen esposo y sabemos que no había amor más grande que el que sentía por su familia”.

 “En lo personal también hemos perdido un gran compañero de ruta, a un entrañable amigo, a un buen dirigente, con quien tuvimos la satisfacción de compartir ideales, proyectos y objetivos comunes. Ausencio decía que la actividad citrícola debía realizarse con trabajo, pasión, conocimiento, experiencia y con optimismo”.

 “Así pues lo recordaremos todos como un hombre alegre, un hombre audaz, trabajador, comprometido siempre con su gremio, con su familia, con el desarrollo de la citricultura y las mejores causas de los productores”.

 “Por tanto afirmamos que la citricultura tamaulipeca ha perdido con él a uno sus hijos más destacados, aunque él se haya ido, ha dejado una huella imborrable con su ejemplo y su fructífera trayectoria en los diversos campos donde se desempeñó”.

 “Lo mismo Chencho prodigó su talento en la gestión gremial, en la producción de cítricos y en la contabilidad, por todo ello lo recordamos como un eficaz dirigente, un gestionador nato y con su liderazgo se constituyo en el factor de unidad de todos los citricultores de México, garantizando la solidez del organismo cúpula de la citricultura”.

 “Chencho fue un hombre coherente en el pensar y en el hacer, en el convergían principios y valores, a la vez eficacia y visión estratégica y tuvo siempre la valiosa virtud de llevar sus acciones a la altura de sus ideales y sus metas”.

 “Chencho fijo líneas estratégicas para alcanzar a mediano y largo plazo la reconstrucción y modernización de la citricultura del país, siempre fuera de los reflectores, al margen del oportunismo, luchó invariablemente por las causas de los productores de cítricos”.

 “Esperamos y deseamos fervientemente que donde quiera que esté Chencho, este  bien y en paz y cuide de nosotros, pero sobre todo en el inmenso dolor que nos deja su ausencia, hemos aprendido de los amigos que se van, que estos nos dejan como tarea, aprender de manera apremiante la importante lección que con su muerte nos dejan de la vida”.

 “Como lo es a aprender a recordar, reconocer y agradecer que tengamos muchos amigos, seres que nos quieren y a los que queremos”.

 “Ausencio nos dejó como lección vivir la vida intensamente como la vivió el, nos deja la lección de aferrarnos a la vida como lo hizo el, de vivir cada momento de ella, sonreír  cada vez que se pueda o en las pocas ocasiones en que sea posible como él lo hacía, vivir intensamente y florecer como el floreció”.

“Así pues amigas  y amigos llevémonos de Chencho todo lo que él quiso dejarnos, su alegría,  su inteligencia, sus ideales, sus proyectos, sus conocimientos, su experiencia, su gestión, su construcción de consensos, sus exigencias y demandas de apoyos gubernamentales, sus lances en pos de un sistema de planeación citrícola que tanto falta”.

 “Nos llevamos eso y también el recuerdo de las discusiones sobre temas políticos, económicos, sociales, agrícolas. Llevémonos también las tardes cuando hablábamos con emoción del futbol,  del dominó y de  los viajes al extranjero”.

 “Llevémonos con nosotros lo que Chencho quiso dejarnos y continuemos la lucha por la causa de los productores  y por el futuro de nuestra actividad citrícola que el amó. Llevémonos a Chencho sembrémoslo y florezcamos donde quiera que nosotros hayamos sido plantados”.

  Concluyó “Descanse en paz, querido camarada Ausencio, te extrañamos. Finalmente, no te decimos adiós amigo Chencho sino hasta luego, porque solo te nos adelantaste en ese viaje sin retorno al que todos iremos”.

En el evento también estuvieron presentes las señoras Flavia Vite de Salazar y Flavia Salazar Vite madre política y cuñada del dirigente homenajeado, Miguel Rivera Arias,    Enrique López, Rodrigo Canales, Ricardo Sepúlveda Cantù, Francisco Javier Ibarra Echartea,  Luis Lauro Carrillo, Álvaro Jiménez, Javier Salazar Martínez, Humberto Vázquez, Sostenes Varela Fuentes, Inocente Moran Trejo, Ricardo Álvarez  y numerosos comisariados ejidales entre otros que por razón de espacio no se mencionan.

Por último, Ricardo Sepúlveda Cantù presidente del Comité Estatal de Sanidad Vegetal dijo  a los presentes que el amigo Chencho físicamente ya no estará con nosotros pero su recuerdo vivirá permanentemente en la mente y corazón de los productores de cítricos de México.

lucarrso@hotmail.com

Twitter: @luiscarrs

Leave Comment

*