¡Aquí estamos!

Dic 31st, 2012 | By | Category: Editoriales

«¿Vandalismo=luchadores sociales…?»

Lic. francisco Javier Álvarez de la fuente

alvarezfj.2@gmail.com

La publicación de la reforma al artículo 362 del Código Penal del Distrito Federal en la Gaceta Oficial fue la llave que permitió acelerar el proceso de excarcelación bajo caución de los acusados, quienes enfrentarán el juicio en libertad.

Los diputados federales del PRD, Roberto López Suárez y José Luis Muñoz Soria, aportaron cerca de 150 mil pesos para cubrir las pólizas de los 14 detenidos, según confirmaron el abogado David Peña y la diputada local Dinorah Pizano.

La historia empezó en la mañana del jueves cuando el gobierno capitalino publicó en la Gaceta Oficial número 1510 la reforma al artículo 362, luego de que fuera aprobada por mayoría de votos por el pleno de la Asamblea Legislativa (ALDF).

La Gaceta de este jueves reproduce el texto aprobado con 50 votos de los legisladores locales: “Se les impondrán de dos a siete años de prisión y suspensión de derechos políticos hasta por diez años, a los que mediante la utilización de sustancias tóxicas, por incendio, por inundación o violencia, realicen actos en contra de las personas, de los bienes públicos o privados o servicios públicos que perturben la paz pública. La reincidencia se estará a lo que establezca este Código”.

En su artículo tercero transitorio se establece que la reforma al artículo 362 entrará en vigor y surtirá efectos el mismo día de su publicación, por lo que hoy mismo los abogados de la Liga de Abogados Primero de Diciembre iniciaron los trámites para solicitar a los jueces 47 y 11 la aplicación de la modificación.

A diferencia de los primeros 56 liberados del Reclusorio Norte por los disturbios del pasado 1 de diciembre, los 14 de este jueves mostraron otra cara. Y es que, al abandonar la prisión, lanzaron consignas contra el presidente Peña Nieto y el jefe de Gobierno del Distrito Federal, mientras que los otros solo se refugiaron en su familia sin hacer comentarios.

Los liberados el jueves, sin embargo, salieron envalentonados, porque no solo los esperaban sus familiares, sino el grupo rijoso que aprovechó el momento para golpear al camarógrafo de MILENIO Televisión. Y creyendo sin bases, además, que ahora seguía la presión para que la fiscalía se desistiera, acción improcedente, porque ya se les dictó formal prisión.

David Peña destacó que a la par del proceso judicial, habrá movilizaciones para exigir el castigo a los responsables de los abusos policiacos cometidos en el contexto de la toma de posesión de Enrique Peña Nieto.

“Hasta ahora no hay un solo detenido por los destrozos y saqueos, porque los que están detenidos son inocentes”.

Por otra parte, nos encontramos otros hechos como los de Michoacán, donde la seguridad y tranquilidad de los michoacanos cuesta 10 mil pesos y ocho días tras las rejas…

Al menos eso se concluye luego de la liberación de los ocho normalistas detenidos el 17 de octubre después que ellos –y muchos otros– pusieron de cabeza a las autoridades del estado.

Como seguramente algunos recuerdan, un puñado de supuestos estudiantes de tres normales rurales en Michoacán se inconformó ante la propuesta de incluir clases de inglés e informática en su currícula.

Estos bárbaros expusieron su malestar a través de la quema de autobuses, la toma de casetas y enfrentamientos a piedras y palos contra las fuerzas del orden de Michoacán.

Y como castigo, ocho de ellos pasaron una semana en la cárcel y recuperaron su libertad a cambio de 10 mil pesos.

Es decir, que algún juez –queriendo o sin querer– cedió a las exigencias de los que pedían la liberación de los normalistas y en una jugada que parece más política que justa, colocó cuatro ceros junto a la libertad de estos manifestantes que más bien parecen vándalos.

Hoy más que nunca parece evidente que la justicia y la libertad, por más grave que sea la falta, tienen precio.

Y si secuestrar autos, quemar autobuses y apedrear a la policía no es una falta grave, ¿entonces qué es? «¿Vandalismo=luchadores sociales…?».

La autoridad no debe ceder terreno a hechos delictuosos, cométalos quien los cometa, sino ésta deja de tener vigencia, y retrocederemos en el tiempo donde la ley la aplica quien más fuerza tiene, o recursos para doblegar a otros, y para seguir denunciando esto hechos contrarios a la autoridad y al bien común… ¡Aquí estamos!

Leave Comment

*