2013, año político

Ene 1st, 2013 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Brincamos las predicciones mayas del fin del mundo y salvamos el 2012. Luego entonces hay que seguir la marcha de la vida y desear a nuestros amigos y lectores, y no lectores, los parabienes por el año que comienza.

En este 2013 habrá mucho trabajo. Es un año electoral y las instancias de gobierno y partidos políticos vivirán una jornada intensa que culminará el domingo siete de julio.

Habrán de renovarse los 43 ayuntamientos y los 22 escaños en el Congreso, más los plurinominales –que no tienen distrito pero sus beneficiarios cobran lo mismo.

El partido en el poder, el PRI,  tratará de demostrar que es la opción correcta en tanto que los panistas, engolosinados con los triunfos del pasado julio, aseguran que gozan del favor popular.

Los demás partidos en juego, como el PRD, PT y el Verde Ecologista, solo están en manos de parásitos vividores del sistema y a lo mismo se encaminan los del PANAL.

Y bueno, esos partidos y los remedos tienen hasta el diez de enero para informarle al  Instituto Electoral si se presentan solos o en coalición, si van de socios o se las arreglan solos.

También el diez –debe ser antes del diez- tienen que presentar a registro la plataforma electoral, o sea el proyecto de gobierno que se proponen realizar, lo que también es una vil “jalada” si nadie cumple lo que promete.

No hay nada nuevo en eso de la plataforma, no lo habrá. Los partidos solo vacían lo que son su declaración de principios y su programa de acción a que los obliga el Instituto Electoral para existir  como organización.

En Tamaulipas tienen presencia siete partidos. Cada vez la “pizcacha” que les otorga el gobierno es menos porque se prorratea, se divide: Entre más burros menos olotes.

Dentro de seis años podrían ser más los clientes del “pastel” pues ahí viene el MORENA del señor López. En los primeros días de enero deberán presentar su documentación ante el IFE, para que este sepa que andan integrando un nuevo partido.

A partir de entonces, el Movimiento de Regeneración Nacional deberá informarle al Instituto Electoral, cada mes, de dónde consigue recursos y cuanto gasta en su operación.

Allá por el 2017, el Movimiento necesita presentar su solicitud de registro para participar en las elecciones del año siguiente, o sea en el 2018.

Luego entonces, por lo pronto en Tamaulipas nos hemos librado de una “boca” más que mantener. Pero esto se va a acabar en el 2019 cuando las huestes del pintoresco Peje vendrán por las alcaldías, diputaciones y gubernatura (suena a novela pero así será)

Con mucha actividad pues arrancarán el año los partidos. Además de presentar sus acuerdos de alianza y plataforma, deben seleccionar a sus candidatos, lo que siempre ha sido un proceso bastante tormentoso.

Por cierto, el que registró una tremenda desbandada de militantes es el PAN. Con el refrendo de padrón que culminó el 14 de diciembre, apenas le han quedado cuatro mil 200 activos en todos Tamaulipas.

Nos dicen que no está en riesgo de pierder su registro. Los requisitos para ser partido son una bicoca: Apenas dos mil 400 militantes en Tamaulipas y 40 mil a nivel México.

En tierras cuerudas, antes del refrendo había nueve mil 320 panistas; quedó menos de la mitad.

Después de perder la Presidencia de la República, el PAN vuelve a los “niveles” de siempre; ya no tiene chambas que ofrecer ni canonjías que repartir.

Sobre el mismo tema de los comicios ¿en qué quedó el proyecto de “empatar” las elecciones locales con las federales? Sería un gran beneficio no solo para los partidos sino las arcas públicas y la ciudadanía.

Acabamos de salir de un proceso federal y viene ahora el local ¿por qué no al mismo tiempo, el mismo día? Así lo hacen ya varias entidades.

Por su parte el gobierno de Peña Nieto amenaza con arrancar desde enero su ejercicio presupuestal dedicado a recuperar la confianza ciudadana hacia el Partido Revolucionario Institucional.

Es así que el decreto correspondiente señala que son municipios de atención prioritaria: Bustamante, Casas, Miquihuana y San Nicolás, que son los que disfrutan de pobreza extrema.

Ahí ellos se canalizará la andanada de recursos federales como desde hace más de medio siglo.

Pero además, las paladas de lana se aplicarán en 927 colonias de las zonas urbanas de 15 municipios.

Presuntamente en la capital de Tamaulipas hay 86 colonias donde campea la pobreza extrema y hacia ellas se irá la lana.

La jodencia mayor parece ubicarse en Matamoros y Reynosa don 161 y 152 colonias, respectivamente.

Extraña que se incluyan nueve sectores de Miguel Alemán y ocho de Aldama, donde se presupone que no hay pobreza.

Pero bueno, la SEDESOL y otras instancias del gobierno basan sus programas en los resultados de los censos del otrora INEGI.

Aparte, mire que la Comisión Permanente del Congreso del Estado se reúne el sábado (otra vez en fin de semana) para tratar una agenda que todavía no se da a conocer, pero bien podría ser la entrada de las reformas constitucionales sobre educación (la minuta le llaman).

Los diputados deberán regresar a su chamba -pleno- el 15 de enero. No hay necesidad de convocar a sesión extraordinaria.

Comenzó el año nuevo pero los días de asueto de las dependencias oficiales no ha terminado. La burocracia deberá regresar hasta el lunes, lo mismo que las labores del sistema educativo.

www.janambre.com.mx

Leave Comment

*