Entre comillas

Ene 6th, 2013 | By | Category: Editoriales

Por;  José Luis Ávila.

«RUQUITA» SE AFERRA AL PODER

1.- Si bien es cierto hemos dejado atrás un año bastante complicado lleno de hechos jamás imaginados pero que sin embargo también nos dio la oportunidad de volver a vivir  la época de la navidad, una de las mas bellas; y con ello no se pude dejar pasar desapercibido los buenos deseos acompañados de las doce uvas, las lentejas, la vuelta con maleta en mano, el dinero dentro de los zapatos y la ropa interior de color rojo.

Todo ello para lograr obtener un escudo ante los embates y los desafíos que se habrán de presentar en este  2013,  mismos que habremos de enfrentar haciendo a un lado los obstáculos que como sociedad son definitivos e inevitables de prevenir.

De tal manera entre esos retos indiscutibles de enfrentar y calificado como uno de los mas importantes son precisamente las elecciones que vivirá Tamaulipas, donde estarán en juego las 43 Presidencias municipales y el Congreso Local, es decir será un año netamente político, que mas de un aspirante habrán de refugiarse en amuletos, talismanes y demás herramientas para atraer la buena suerte y alejar la energía negativa y destructiva que vaya siempre en contra de sus buenos deseos.

Así en este inicio de año los comentarios se vienen centrando y escuchando sobre este proceso político que invariablemente a la voz de ya los partidos están trabajando para tratar de concertar los hombres y nombres idóneos que estarán enfrentando estos comicios con miras a lograr el triunfo.

Y por lo pronto la gente integrante del Partido Acción Nacional-PAN-, sobre todo aquellos quienes solamente luchan para su propio beneficio ya se están moviendo, y mas por aquello que en elecciones pasadas Tamaulipas literalmente se pinto de azul.

Por ello presumen que   Acción Nacional se ha logrado posicionar  como la primera fuerza política del Estado, para así dirigir los destinos de más del 80 por ciento de la población Tamaulipeca.

Donde definitivamente se toparan con duro y macizo es en la figura del Congreso del Estado pues ahí existe un pleno  equilibrio, además las fuerzas políticas del PRI sentimos que no permitirán un descalabro con la perdida del poder legislativo.

Analizando la situación, no porque los panistas sientan que Tamaulipas se encuentra pintada de azul deben pensar que tienen un  panorama benévolo para obtener y dirigir las principales alcaldías del estado, sentimos que están equivocados, sobre todo porque el electorado vio y sintió como el ex Presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa, ya con bajos niveles de popularidad, dejo a  un país en medio de una crisis económica, y todo ello se quiera o no derrumba los deseos de los panistas de pretender llegar al triunfo, porque al pueblo le llega y este no olvida.

Además no se pueden dejar a un lado las disputas al interior del PAN por la  búsqueda de los puestos de elección popular, y  la terquedad de sus integrantes de heredar los puestos públicos sin dejar a un lado su marcada lejanía con la sociedad.

Después de todo ahora es de pensarse  como es posible que luego de haber obtenido tan halagadores resultados en el proceso pasado,  ahora  el PAN en el estado de Tamaulipas haya pasado a representar una mínima fuerza de oposición para el partido gobernante.

El PAN hoy se queja de la falta de representatividad de diferentes opciones políticas y de que el Congreso del Estado se ha convertido en un firmante de los requerimientos esenciales de la máxima autoridad, ¿pero que  ha hecho el PAN para evitar esto?, sencillamente nada pues sus representantes precisamente han caído en eso “en la nada”.

Por ello reitero que el PAN en Tamaulipas  entró en  debacle por las ambiciones particulares de sus líderes y representantes de antaño, quienes no han sido capaces de renovar sus cuadros y dar oportunidades a nuevas opciones políticas que brindaran a la ciudanía alternativas diferentes de elección. Se obsesionaron con el poder y consiguieron convertirse en un partido de luchas internas.

Y un ejemplo de ello es Rosa María Uribe Mora, quien continua aferrada a la Dirección de DICONSA, pues ahora resulta que ella también pretende ser candidata por el PAN a la Presidencia Municipal de esta capital tamaulipeca, cuando en realidad es una persona que se distingue por su recia manera de tratar al personal de este dependencia, ruda, prepotente, racista es su característica.

Es una persona con un patrimonio principal de ocho residencias, cinco en esta capital y el resto en los estados vecinos como Nuevo León; ¿que necesita rosita?, como así le dicen, nada, pues hizo y tiene dinero mas que los nuevos políticos del PAN a costillas claro de esa organización política.

Mientras tanto  el PRI sigue  aferrado a su viejo estilo,  y pretende lanzar cartuchos quemados al ruedo, aun y con ello mientras el PAN continúe en plena desorganización les será difícil llegar a importantes acuerdos a pesar de que Acción Nacional sea un excelente partido de oposición mas no un partido gobernante. Queda en el tintero y para la otra el evento de la UPD en Altamira. Sale y Vale.

Correo electrónico; joseluis_avila_2@hotmail.com

Leave Comment

*