Cuestión pública

Feb 12th, 2013 | By | Category: Editoriales

Luis Lauro Carrillo.

LA RENUNCIA DE BENEDICTO XVI.

La renuncia sorpresiva de Benedicto XVI al pontificado para el próximo 28 de Febrero de 2013, causó conmoción, que generó una serie de especulaciones en todo el mundo en torno a los motivos de su dimisión, relacionados con los antagonismos y diferencias al interior del a iglesia católica, mas allá de los de la edad avanzada y falta de vigor físico.

De ahí que el pontificado del Cardenal Joseph Ratzinger  fue muy difícil, sujeto a múltiples presiones mismas que pudieron afectar su salud, algunos hablan de que en algunos momentos padeció depresión debido a las situaciones de por si complicadas y medios de comunicación agresivos.

Cabe subrayar que Max Seckler teólogo alemán y amigo de Benedicto XVI, afirmó que el pontífice se vio muy afectado por las “Intrigas que hay en Roma” “Sufrió mucho por ciertas cosas que conlleva este cargo”.

Del mismo modo, prelados de la Iglesia de San Pedro pretendieron conservar un ambiente  de tranquilidad  y confianza en el liderazgo de la institución, sin embargo la decisión de Ratzinger habría dado paso a la incertidumbre e inestabilidad al interior de un ente religioso sitiado por los escándalos y  sobre todo por la pérdida en todo el mundo de fieles creyentes.

Como podrá verse durante los casi ocho años del papado de Benedicto XVI, la Iglesia Católica  se ha visto envuelta en affaires que han sacudido al Vaticano, como el caso de los dos funcionarios bancarios de mayor rango de la Santa Sede que estuvieron bajo escrutinio en una investigación por lavado de dinero que causó el decomiso de millones de euros de una cuenta bancaria del Vaticano.

De igual manera el pontificado de Ratzinger la Iglesia se vio remecido por escándalos de pederastia cometidos por clérigos que abusaron  sexualmente de niños. En México el Sacerdote Marcial Maciel  abusó sexualmente de seminaristas. Sin que Benedicto entregara a la justicia a los pederastas, ni sancionara  a los lidere de la iglesia  que mantuvieron en sus puestos  a sacerdotes culpables  de abuso sexual u ocultaron acusaciones. Solo  disculpas.

Se dijo también que en septiembre de 2006, Benedicto hizo enojar al mundo musulmán con un discurso en Ratisbona, Alemania, en el que citó a un emperador bizantino que consideró «perversas e inhumanas» algunas de las enseñanzas del profeta Mahoma, sobre todo «su orden de propagar la fe mediante la espada».

Se dice igualmente que causó enojo a la comunidad judía cuando revocó la excomunión a un obispo británico tradicionalista que negaba la existencia del Holocausto y por la promoción a la canonización del papa Pio XII quien fue obispo de Roma durante la II guerra mundial, quien fue acusado de prestar servicios a Hitler y no condenar el holocausto.

Tengamos presente que Ratzinger formó parte de las Juventudes Hitlerianas durante la Segunda Guerra Mundial, cuando se argumentó que la participación era obligatoria.
Se comprenderá que el Papa Benedicto XVI, conocido por su doctrina conservadora, restauró la tradición de la celebración de las misas en latín, reafirmó el rechazo al aborto y a los matrimonios entre personas del mismo sexo, mantuvo la resistencia de la institución a la posibilidad de que las mujeres sean ordenadas en sacerdocio, prohibición del uso del condón y criticó las investigaciones con células madres embrionarias.
 
Conviene observar que de acuerdo con el especialista en religiones Bernardo Barranco, durante el papado de Benedicto, el catolicismo a nivel mundial registró una caída contundente: Brasil cayó al 68% y México ha caído el 83%, lo que significa que 25 millones no son católicos, el tema de la pederastia que le ha restado autoridad moral.
 
Ahora bien respecto a la sucesión de Ratzinger conforme a lo revelado por los Vatileanks al interior de la Iglesia Católica hay dos hay dos grandes corrientes: predominan la vieja guardia de Juan Pablo II que encabeza Ángelo Sodano, decano de los Cardenales y la otra que encabeza Tarcizo Bertone, quien sería como la continuidad de Benedicto XVI.
 
Por tanto expertos en el tema del vaticano consideran que si continúa el choque entre estas corrientes, entonces sí podría haber la posibilidad de un papa latinoamericano que daría una transición y el compromiso de dirimir las diferencias. Entonces sí se podría hablar de Brasil, que es la iglesia más grande o Argentina y Honduras.
Por otro lado Nick Davis, representante de las víctimas de abusos sexuales realizados en el seno de la Iglesia Católica en Australia, celebraron el anuncio de la renuncia del Papa Benedicto XVI “saludamos la renuncia de un funcionario de la Iglesia con un inmenso poder quien ha hecho muy poco por detener el reino del terror creado por sacerdotes y otros religiosos violadores de niños".
 En definitiva a partir del 28 de febrero con la renuncia de Benedicto XVI la Santa Sede quedará vacante, en un conclave se elegirá al papa sucesor, y en esa lógica será un italiano el nuevo pontífice del Vaticano, de darse una confrontación entre las corrientes podría nominarse a un cardenal latinoamericano. Al tiempo sabremos si la dimisión de Ratzinger obedeció a intrigas palaciegas o a las presiones derivadas de los  errores y escándalos.

lucarrso@hotmail.com

Twitter: @luiscarrs

Leave Comment

*