¡Aquí estamos!

Mar 12th, 2013 | By | Category: Editoriales
Spread the love

¡Ya inicio el Cónclave…!

Lic. Francisco Javier Álvarez de la Fuente

alvarezfj.2@gmail.com

El martes 12, con la celebración en la basílica de San Pedro de la Santa Misa «Pro eligendo Romano Pontífice», y posteriormente a las 15:45 hs., los cardenales se desplazarán de la  Domus Sanctae Marthae a la Capilla Paulina y de ahí a las 16.30 irán en procesión desde la Capilla Paulina a la Sixtina. A las 16.45 pronunciarán el juramento solemne de secreto, después del cual se pronuncia el «extra omnes» y se cierra la Sixtina.           Los purpurados escucharán la meditación del cardenal Prosper Grech y después procederán a la primera votación. A las 19.00 rezarán las vísperas y a las 19.30 regresarán a la Casa de Santa Marta. A partir del 13, se trasladarán a las 7.45 de la Casa de Santa Marta hasta la Capilla Paulina, donde, a las 8.15 celebrarán la Misa para ingresar en la Capilla Sixtina a las 9.30. Allí rezarán la Hora media y procederán a la votación. A las 12-12.30 regresarán a la Casa Santa Marta y después de almorzar volverán a las 16 a la Sixtina, rezarán brevemente y reanudarán la votación hasta las 19.00 horas.
Las «fumatas» se producen con la quema de las papeletas de la votación final de la mañana o de la tarde, es decir alrededor de las 12 en el primer caso y de las 19,00 en el segundo. Si la elección se produjese en una votación intermedia, la fumata saldría a mitad de la mañana o de la tarde.
El mecanismo de las votaciones, en el caso de que los cardenales no llegasen a la elección del pontífice en los cuatro primeros días de votación, especificando que el quinto día habrá una pausa de oración y libre coloquio de cardenales. Los escrutinios procederán del mismo modo durante los dos días siguientes, intercalando siempre una pausa para la oración, hasta llegar al undécimo día y el 34 escrutinio. Para que sea válida la elección debe contar con dos tercios de los votos. En ese caso se aplica el nuevo art. 75 de la Constitución Apostólica «Universi Dominici Gregis» modificado por Benedicto XVI con el reciente «Motu Proprio» que establece que «también en estas votaciones para la validez de la elección se requiere la mayoría cualificada de al menos dos tercios de los sufragios de los Cardenales presentes y votantes. En estas votaciones los dos nombres que tienen voz pasiva carecen de voz activa». Es decir, los dos candidatos con el mayor número de votos tienen que ser votados pero no pueden votar.
Hasta la vigente Constitución Apostólica Universi Dominici Gregis, el Cónclave tenía un carácter de retiro espiritual físico, una verdadera clausura. La Constitución Apostólica Romano Pontifici Eligendo, en su artículo 53 y 54, regulaba con detalle la clausura del Cónclave. Actualmente, por el contrario, está previsto el traslado de los Cardenales de la Domus Sanctae Marthae al Palacio Apostólico. Y los artículos 43 párrafo 2º y 45 de la vigente Constitución Apostólica Universi Dominici Gregis dan normas para el caso de que un extraño al Cónclave accidentalmente se cruce en su camino con los Cardenales electores: esta eventualidad era impensable hasta la presente normativa.

El Cónclave sigue siendo un retiro, sin embargo. Y lo forman los Cardenales electores, pero la diferencia es que ahora no se delimita por unas estancias cerradas al mundo exterior, sino por la actitud de los Cardenales electores que tienen prohibido el contacto con el mundo exterior.

El caso es que dentro de ese retiro espiritual, procederán a elegir con la inspiración del Espíritu Santo a quien vaya a ser el próximo Papa y mientras tanto digámos “…Jesús, Camino, Verdad y Vida, junto con María, Madre de la Iglesia, te imploramos: Envía tu Espíritu Santo, sobre los pastores reunidos junto a la tumba del Apóstol Pedro. Manifiesta a ellos tu voluntad, para que elijan, con sabiduría y esperanza, a quien tú quieres por Obispo de Roma y pastor común de tu Iglesia…”

Y para hacer lo que nos corresponde en este momento como miembros de la Iglesia… ¡Aquí estamos!

Leave Comment

*

code