Cuestión pública

Mar 12th, 2013 | By | Category: Editoriales

/Luis Lauro Carrillo.

PRIMEROS 100 DIAS DE GOBIERNO DE EPN.

Es una práctica de la administración pública estadounidense y de otros países, hacer un balance de los primeros cien días de Gobierno, considerándolos una pauta, una señal de lo que será el gobierno en el periodo a gobernar. De cierta manera, valoran actitudes y pulso que el nuevo Gobierno imprima a su mandato.

Viene a cuento lo anterior por los cien primeros dias del gobierno del  presidente Enrique Peña Nieto, que tomando en cuenta el 59 por ciento de aprobación en  las encuestas, indican que el nuevo Presidente ha aprobado con la mínima esta corta evaluación. Las mejores calificaciones no son por lo que hizo, sino por lo que se espera de él.

Conocedor de esta costumbre en el mundo político el ex gobernador del EDOMEX, convoco a su gabinete e invitados especiales al palacio nacional, con la ausencia de líderes partidistas, gobernadores y mayoría de los legisladores,  para rendir un mini informe de los avances en estos primeros tres meses de gobierno.

Está visto que el PRI con Enrique Peña Nieto, regresó al poder con lecciones aprendidas; de ahí que durante este periodo de tiempo, el gobierno priista entendió su papel de jefe de Estado, el retorno de la política, maniobró bien la firma del Pacto por México, dejó expreso su convencimiento para las reformas y dejando la responsabilidad de lo acordado en manos de los opositores.

Dicho en otras palabras, un testimonio de los nuevos tiempos, donde el PRI ya no puede gobernar como en el pasado, ni imponer su programa de gobierno, por lo que en el actual pluralismo político, ha optando por convocar a la oposición a intervenir directamente con sus propios planteamientos.

Por tanto la idea central del Pacto es alcanzar los acuerdos necesarios entre las fuerzas políticas antes de presentar las iniciativas de reformas estructurales, para que lleguen con el mayor consenso posible al Congreso de la Unión.

Por otro lado los presidentes también suelen ser evaluados por sus colaboradores, en este rubro se puede afirmar que Peña Nieto está acompañado por los dinosaurios priistas, lo que para muchos politólogos y comentocratas es una prueba de la restauración del viejo régimen.

Cabe señalar que la reforma educativa, es el primer fruto del Pacto por México, que va en la dirección correcta. Es decir lograr el gran avance que obligue a la profesionalización docente para una educación de calidad. Falta desde luego ver cómo aterriza en la Ley General de Educación, pues es ahí donde se verá su exacta dimensión y el verdadero potencial transformador.

Sobra decir que el encarcelamiento de Elba Esther Gordillo fue muy festejado por amplios sectores de la sociedad mexicana, pero también recibida con muchas reservas. Para otros tantos es la reedición de un viejo mecanismo priísta para dar al presidente mayor legitimidad, fuerza, popularidad, margen de negociación y respetabilidad entre propios y extraños.

Dicha acción al constituir un hecho aislado no se convierte en el detonador del combate a la corrupción ni la impunidad, interpretándose más como una vendetta política no generando efectos disuasivos a futuro. Si el “Gordillazo” es el comienzo de otras medidas similares, entonces  podría explicarse como el inicio de un programa a erradicar estos flagelos.

En cuanto a la inseguridad sigue siendo una asignatura pendiente, pues aun cuando existe nueva estrategia de mayor inteligencia; respecto a los derechos humanos, prevención del delito y anuncio de una gendarmería nacional, las cifras delictivas no ceden. El único cambio que ha hecho en esta materia es bajarle el volumen al discurso sobre violencia y la delincuencia organizada.

La clase trabajadora, los marginados, los pobres aún no perciben ningún provecho con el nuevo gobierno. La cruzada contra el hambre de entrada acusa burocratismo, pues en los últimos tres meses la entrega de los apoyos a dádiva a adultos mayores no llega a la mayoría de la entidades federativas.

En suma estos tres meses de gobierno de EPN se trata más de expectativas, de buenas señales, de intenciones en la dirección correcta, pero que no pueden todavía evaluarse plenamente sino hasta que aterricen más plenamente con resultados concretos.

En definitiva los primeros cien dias del gobierno del presidente Peña Nieto constituyen el producto estratégico de la comunicación, presentado como informe, discurso u acto conmemorativo, es decir cien oportunidades para comunicar  forman es el momento clave para llegar a los ciudadanos.

lucarrso@hotmail.com

Twitter: @luiscarrs

Leave Comment

*